Ya ha llegado el momento de retirar las terrazas exprés de las calles de Santa Cruz. Así lo ha anunciado a EL DÍA el alcalde, José Manuel Bermúdez (CC), quien explica que la permanencia de mesas y sillas en las aceras y calzadas del municipio ya no se justifica, pues «no se prevé el cierre de los aforos interiores» de los bares, restaurantes y cafeterías. En concreto, los locales cuyas terrazas hayan sido instaladas con permisos exprés deberán retirarlas en octubre. Bermúdez señala que en breve el Ayuntamiento fijará «una fecha máxima, dentro del próximo mes», a partir de la cual estas mesas y sillas ya no podrán ocupar la calle.

El regidor matiza que tan solo podrán quedarse aquellas terrazas para las que sus responsable hayan tramitado una licencia definitiva, de ocupación permanente, y esta haya sido concedida por el Consistorio, a través del área de Servicios Públicos, que dirige el edil Guillermo Díaz Guerra (PP).

En la actualidad, de las 217 terrazas exprés que se instalaron en su momento, 103 han solicitado la licencia, de las que 56 ya están autorizadas y otras 47 se encuentran en fase de trámite. Un total de 81 ocupan plazas de aparcamientos y 22 están en las aceras.

Esto significa que el resto, 114 locales de la capital, deberán retirar sus mesas y sillas de la calle en octubre. En este caso, 98 terrazas están ocupando plazas de estacionamiento y 16 se encuentran en las aceras. El edil de Servicios Públicos comenta que estos establecimientos han tenido tiempo suficiente, «unos nueves meses», para solicitar la licencia de ocupación permanente y no lo han hecho.

Según explica el alcalde, el Ayuntamiento ha tomado esta decisión a raíz del decreto ley anticovid del Gobierno canario, publicado en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) el 6 de septiembre, el cual «en ningún caso prevé el cierre total de los interiores de los negocios, que fue lo que llevó a esta Corporación a autorizar las terrazas exprés». Asimismo, apunta, «se ha detectado que se están utilizando, no para sustituir aforos, sino para ampliarlos».

En diciembre de 2020, y debido a las restricciones establecidas en aquel entonces por el Gobierno canario en el interior de los locales para evitar los contagios por coronavirus Covid 19, que implicaban que muchos negocios no pudiesen atender a sus clientes por no contar con terrazas, el Consistorio chicharrero acordó conceder permisos exprés para que los bares, cafeterías y restaurantes del municipio, de los cinco distritos, pudieran ocupar la vía pública, aceras o calzadas, con mesas y sillas, siempre y cuando la instalación no implicase un riesgo para la ciudadanía ni para el tráfico.

La Corporación local estableció que dicho permiso excepcional se mantendría hasta el 9 de mayo, día en el que el Gobierno central pondría fin al estado de alarma. Sin embargo, sucedido esto, el Ayuntamiento decidió alargar el plazo de la medida, pues en Tenerife se mantuvieron las restricciones relacionadas con el sector de la restauración. Hoy, la situación es otra y, por ello, «ha llegado el momento de retirar las terrazas».