Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iván Rodríguez de Azero Presidente de Alisios Norte

«El mayor problema que tiene la isla de Tenerife son los atascos»

«Nos preocupa que en 30 años no se haya hecho nada y creemos que esto tiene que acabar», dice el presidente de Alisios Norte

El presidente de la Asociación Alisios Norte, Iván Rodríguez de Azero. María Pisaca

Un grupo de empresarios, profesionales y ciudadanos del norte de Tenerife, liderados por Iván Rodríguez de Azero, impulsó a finales de 2019 la creación de Alisios Norte, una asociación sin ánimo de lucro que trabaja para dar una voz común al Norte, capaz de canalizar las demandas más consensuadas de la sociedad civil de la comarca, «sin afinidades políticas ni en defensa de intereses particulares».


¿Ayudar a acabar con las colas de la TF-5 es uno de los grandes objetivos de Alisios Norte?

Sí, aunque nuestro objetivo principal siempre ha sido que el Norte tenga una voz que represente los intereses de la ciudadanía. Algo que sí tiene el Sur y que nosotros, lamentablemente, no hemos tenido. Ante esa carencia, dimos un paso al frente. Ya movemos a mucha gente y cada vez son más los que nos ven como una posible vía para comunicar o hacer llegar algunos de los problemas que nos acucian.

¿Cómo surge la asociación sin ánimo de lucro Alisios Norte?

Pues precisamente por esa carencia. Asistíamos a encuentros y reuniones en el Sur de otras asociaciones, por cuestiones de trabajo, y allí nos decían que en el Norte no teníamos nada para presionar y que ocurrieran cosas buenas en esta zona de la isla. Nos pincharon y hablando un día con amigos, compañeros y conocidos, decidimos dar un paso al frente para intentar montar esta asociación vinculada a la sociedad civil, ya que no es para nada una asociación empresarial. Estamos abiertos a cualquiera que tenga interés y quiera pelear y colaborar por el bien del Norte. Porque detrás de todo esto hay mucho trabajo y poco presupuesto. Poco a poco se ha corrido la voz, la gente se va sumando y ahora tenemos un grupo con mucha gente, que participa a través de un chat y de reuniones en las que comentamos problemas, planteamos estrategias de comunicación y proponemos soluciones. Siempre en un tono constructivo y de una manera totalmente apolítica. No tenemos ninguna vinculación partidista y en la asociación hay personas de todas las tendencias.

¿Cuántas personas participan de forma activa en Alisios Norte?

Pues en la actualidad somos unas 130 personas participando de forma activa, y muchos más que nos siguen.

Y la TF-5 es uno de sus caballos de batalla en la actualidad...

Nosotros teníamos muchísimas cuestiones que queríamos abordar como temas sociales, culturales y de desarrollo económico y medioambiental... pero la realidad es que en este momento, los atascos de la TF-5 se han convertido en una cuestión absolutamente prioritaria. Al menos contribuir a paliarlos. Nos preocupa que en los últimos 30 años no se haya hecho nada y creemos que esto tiene que acabar. ¿Por qué no se ha hecho? Lo desconocemos. Sabemos que no hay soluciones sencillas, pero estamos exactamente igual. El otro día compartíamos una noticia de Antena 3 de hace 22 años que hablaba de los atascos de la TF-5 exactamente como ahora. No ha cambiado nada. Bueno, sí; hemos cambiado a peor.

Recientemente presentaron un manifiesto con propuestas para acabar con los atascos de la TF-5, ¿qué proponen?

Son necesarias las obras de infraestructura, como el carril Bus Vao o los trenes, pero no podemos esperar a que se ejecuten. El otro día el vicepresidente insular Enrique Arriaga hablaba de empezar a ver resultados en 2028. Y eso causó un desasosiego tremendo entre la gente que sufre estas colas. No podemos esperar seis o siete años más en esta situación. Por eso entendimos que debíamos intervenir para plantear propuestas y tocar pequeñas teclas que ayuden a mejorar la situación. La primera, sencilla si hay voluntad e imaginación, sería cambiar horarios de instituciones como la Universidad de La Laguna (ULL). Ya nos reunimos con la rectora. Sabemos que no es sencillo, pero habría que estudiarlo bien porque, sin ser la ULL la responsable de las colas, sí podría ayudar a resolver en gran parte este problema. Bastaría con implantar unas primeras horas de clases on line. Siendo creativos se pueden conseguir soluciones. La segunda propuesta, si los técnicos lo estiman, sería habilitar un carril Bus Vao reversible en la TF-5, aprovechando uno de los dos carriles en sentido Norte. Arriaga comentó que no es viable y sabemos que se hizo una prueba fallida hace doce años. Sin embargo, creemos que con una buena comunicación y planificación, podría ayudar a que cambiara la perspectiva y la gente optara por compartir coche o por el transporte público.

¿Hay que cambiar la forma de moverse en la isla?

Hace falta cambiar nuestra cultura de la movilidad porque estamos acostumbrados a trasladarnos en el coche solos. Cuando yo estudiaba en la Universidad de La Laguna, todo el mundo compartía coche cada día. Ahora no sucede así. El 85% de los coches que pasan por la TF-5 van con un único ocupante. Y eso no puede ser. Hay que concienciar a la gente.

¿Qué otras propuestas plantean en su manifiesto?

La creación de una mesa de movilidad insular donde estén representados todos los actores implicados y donde se aborden, con luz y taquígrafos, las obras y soluciones. O la mejora del transporte público, que debe ser más eficiente y contar con más frecuencias. Ahora a primera hora de la mañana la gente va de pie en la guagua e, incluso, en ocasiones se quedan fuera. El precio no es lo determinante; ayuda, pero la clave está en tener un servicio de calidad. Otra de las propuestas es descentralizar servicios y evitar desplazamientos al Hospital Universitario de Canarias cuando existe un Hospital del Norte infrautilizado. Sanidad también podría mover equipos en el sentido contrario a los atascos para reducir los desplazamientos. Son pequeñas medidas que pueden ayudar a resolver el problema, como el incremento de los medios humanos y materiales de la Guardia Civil de Tráfico, para que la intervención ante accidentes se agilice. Nuestro manifiesto está abierto a adhesiones de entidades públicas y privadas, y continuamos con la recogida de firmas a través de Change.org para visibilizar el problema de las colas en la TF-5.

¿La política cortoplacista ha sido un obstáculo en la resolución del problema del tráfico?

Pues puede ser. Entiendo que hay quien piense que ejecutar estas obras puede tener un coste político, pero sigo sin comprender por qué no se ha hecho antes sabiendo que era algo crucial. Ahora mismo el mayor problema que tiene la isla de Tenerife son los atascos, en la TF-5 y también en la TF-1. Es un problema que afecta a los ciudadanos y también a las empresas, que pierden competitividad porque tienen a sus trabajadores y vehículos parados en la autopista, con el coste para el medio ambiente que eso también supone.

¿En qué otros asuntos trabaja su asociación?

El otro día participamos en un encuentro de Fepeco con los alcaldes del Noroeste de la isla y allí quedaron patentes las enormes carencias que sufren los municipios ubicados entre San Juan de la Rambla y Buenavista del Norte. Tienen problemas brutales de suministro de agua, de saneamiento y también de tráfico... Y creemos que Alisios puede servir para ayudar a dar solución a todos estos problemas del Noroeste, donde también tenemos representantes. Además, apostamos por la defensa del desarrollo sostenible y del paisaje; por la mejora de la red de comunicaciones viarias; una mejor gestión del agua potable y de riego; el saneamiento y la depuración de aguas residuales; la seguridad; la cultura, o la educación, ya que creemos que el bilingüismo es algo absolutamente fundamental para una isla como Tenerife.

Compartir el artículo

stats