Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puertos de Tenerife | La comunicación marítima en las Islas Occidentales

Román Rodríguez espera unidad en el Gobierno de Canarias para aparcar Fonsalía

El vicepresidente apuesta como salida al caos del Puerto de Los Cristianos por actuar para facilitar la carga y descarga, y hacer obras en la red viaria para la conexión con la autopista

14

Román Rodríguez visita el Puerto de Los Cristianos Carsten W. Lauritsen

Román Rodríguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias, espera consenso en el Ejecutivo para determinar que el Puerto de Los Cristianos es la solución al problema de conectividad marítima de las Islas Occidentales y, por tanto, para dejar de impulsar la construcción del proyecto de Fonsalía. En su visita al muelle aronero, ayer reclamó un esfuerzo a la Autoridad Portuaria, Ayuntamiento, Cabildo y Gobierno regional para acordar, definir, diseñar y ejecutar las reordenación del puerto, las rutas marítimas y la solución viaria que lo conecte con la autopista del Sur (TF-1).

Este planteamiento está en sintonía con lo expresado por el alcalde de Arona, José Julián Mena. «Tenemos un problema de congestión, que no es nuevo, y se precisa actuar ya para dar respuesta a los dos millones de personas que pasan por estas instalaciones a lo largo del año», señaló. Las soluciones han de ser «financiables, sostenibles y rápidas», a lo que contribuirá en su condición de vicepresidente del Gobierno y de responsable de la hacienda canaria.

Rodríguez fue insistente en expresar su rechazo al Puerto de Fonsalía, «una operación que ha paralizado las respuestas operativas que necesita Los Cristianos». En este punto, dijo alegrarse de que «fuerzas políticas y dirigentes que han peleado por la solución de Fonsalía, hoy reconozcan que aquello no va a salir», alineándose así con «la posición del alcalde y con la que algunos hemos definido este verano».

El vicepresidente abogó por buscar consensos políticos, sociales y ciudadanos en torno a esta propuesta de mejora de Los Cristianos para que la respuesta sea lo más rápida y eficaz posible. También para apuntalar a Arona como cabeza de comarca.

La clave es Chayofita

Mena subrayó la importancia de modernizar la trama puerto-ciudad y la operativa de la instalación e insistió en soterrar la avenida Chayofita desde el entorno portuario hasta el plan parcial El Mojón, salvando la rotonda que da inicio a la avenida Juan Carlos I. Aseguró que esta solución tendría un coste aproximado de 40 millones de euros, cantidad muy inferior a los 200 millones que requiere construir el Puerto de Fonsalía.

La presencia de Román Rodríguez ayer en Arona tuvo carácter institucional. Durante la misma comprometió la construcción de un nuevo centro de salud en Las Galletas (podría estar en el antiguo edificio del BBVA), para sustituir las «obsoletas» instalaciones al uso. Le recordaron las de hace 30 años, aclaró. También anunció que acelerará el proceso para edificar el centro de salud de Los Cristianos en unos terrenos que el Ayuntamiento de Arona cedió para ello hace 13 años. Se trata de que el Servicio Canario de la Salud licite el nuevo proyecto este año.

Fepeco lamenta el veto de NC a la Isla

Óscar Izquierdo, presidente de la patronal provincial de la construcción, asegura no sorprenderle que Román Rodríguez y su partido político, Nueva Canarias, «se muestren contrarios al Puerto de Fonsalía, porque entra en su estrategia estorbadora para frenar o ralentizar el crecimiento económico y el desarrollo social de nuestra Isla». A su juicio, «no les interesa la potencialidad y liderazgo que pueda tener en el futuro, cuando disfrute de las infraestructuras viarias y aeroportuarias oportunas y con ellas Tenerife pueda permanecer en el liderazgo regional, que en estos momentos se le está intentando vetar». Izquierdo pide al vicepresidente del Gobierno canario que aprenda del presidente del Cabildo, Pedro Martín, y del consejero regional de Obras Públicas, Sebastián Franquis, «que han puesto cordura, sensatez, altura de miras y servicio público por encima de la demagogia, electoralismo y populismo».

A los «censores totalitarios» que califican a Fepeco de «insularistas», les recuerda que «existe un insularismo, disfrazado de regionalismo, del cual el líder de Nueva Canarias es uno de sus máximos representantes». En esa línea, atribuye a Rodríguez que mientras habla de «canarismo», trata de «perpetuar el desequilibrio interinsular». Al decir que el Puerto de Fonsalía es «muy revisable» aduciendo razones ambientales, de coste, de tiempo y de oportunidad «se retrata en sus posicionamientos negacionistas contra nuestra Isla, porque su único objetivo es engrandecer a Gran Canaria, donde el partido político que representa tiene su caladero de votos, que se les niegan sistemáticamente en Tenerife, donde su representación es testimonial».

Óscar Izquierdo niega el rechazo de la ciudadanía del que habla Román Rodríguez. Asegura que «la inmensa mayoría de la sociedad tinerfeña, de El Hierro, La Gomera y La Palma quieren el Puerto de Fonsalía. Solo una minoría ideologizada, representante del totalitario pensamiento único, compuesta y teledirigida por funcionarios en activo, en excedencia o jubilados, son los que se muestran contrarios».

Nueva Canarias coquetea con Mena

El presidente de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, ha planteado al alcalde de Arona, José Julián Mena, su incorporación a la formación canarista progresista, según se define. Es un movimiento más en la política de expansión de NC en Tenerife, Isla en la que su representación institucional es residual. Esta propuesta no formó parte de la visita institucional de ayer al municipio en su calidad de vicepresidente del Gobierno canario. De momento, Mena opta por mantener silencio ante la inminencia del juicio que le enfrenta al PSOE, tras la suspensión cautelar de su expulsión del partido para el que obtuvo la mayoría absoluta en 2019. El próximo martes tendrá lugar esa vista.

Compartir el artículo

stats