Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis blanquiazules, dueños de su destino

Seis jugadore del Tenerife podrán negociar con otros equipos a partir del lunes, con vistas a la temporada 23/24, al entrar en el año de finalización de sus contratos con el club insular

Enric Gallego. Andrés Gutiérrez

Seis de los jugadores de la primera plantilla del CD Tenerife podrán negociar libremente con otros equipos a partir del lunes con vistas a la temporada 23/24. Son los que tienen contrato con el club blanquiazul hasta el 30 de junio de 2023 y no llegaron cedidos en verano. Están los dos más veteranos, Aitor Sanz y Carlos Ruiz; los dos máximos goleadores de la temporada anterior y también de la que está en curso, Enric Gallego y Elady Zorrilla; el que aporta el factor diferencial –cuando puede participar-, Samuel Shashoua; y una incorporación del presente ejercicio que ha tenido poco protagonismo, Andoni López. Casos diferentes y más de uno sobre la mesa de los dirigentes del club.

El relevo en la presidencia y la inminente salida del club del director deportivo Juan Carlos Cordero no han dejado aparcados estos asuntos. No es que sean tan prioritarios como la necesaria mejora del plantel en el mercado de enero, pero sí han dado pie a conversaciones entre las partes. Ha sido el nuevo máximo accionista del Tenerife, José Miguel Garrido, el que ha tomado la iniciativa, ahora con el respaldo de los consejeros que entraron en el club de su mano, Santiago Pozas y Juan Guerrero, el primero como director general y el segundo con mando en el área deportiva. Por ejemplo, el empresario madrileño tuvo un contacto con Shashoua a mediados de diciembre. Le trasladó su deseo de que continúe ligado al Tenerife. Si el londinense va en la misma línea, podría ampliar la duración de su contrato por tres años más. Pero Sam maneja otras opciones. En su momento rechazó una oferta que le planteó Cordero.

En principio, también se cuenta con Enric Gallego y Elady Zorrilla. Habría que ver si se mantiene esa voluntad cuando se confirme la salida de Cordero y se proceda al nombramiento de un sustituto. El segundo fue noticia recientemente por la puerta que se le ha abierto en un equipo griego, el AEK de Atenas. La propuesta es económicamente tentadora, pero se trata de un futbolista del que no querría desprenderse Luis Miguel Ramis. A corto plazo no se espera una ruptura con el punta jienense.

En el caso de los dos capitanes entra en juego el factor de la edad. Ambos están cerca de la retirada. Aitor cumplió 38 años en septiembre y Carlos llegará a los 40 el próximo verano. De los dos, el centrocampista es fijo en los planes de Ramis, mientras que el defensa siempre cumple y sigue siendo una pieza básica en el vestuario.

La decisión se tomará más adelante, pero tanto Sanz como Ruiz serán tenidos en cuenta por el nuevo Tenerife cuando decidan colgar las botas, como en su día pasó con Ricardo León, Cristo Marrero o Suso Santana. Garrido también se ha reunido con ellos.

Como pasa con Shashoua, Gallego, Elady, Aitor y Carlos, el compromiso laboral de Andoni López con el Tenerife es por solo seis meses más. Pero su situación es diferente. Firmó con el club por un año a finales de agosto. Y dada su escasa presencia en la competición, todo indica que no renovará. Es más, tampoco se descarta que López cambie de equipo en enero.

Los demás blanquiazules comprometidos hasta junio son los que pertenecen a otros clubes y están cedidos en el representativo: Avin Appiah, cuya desvinculación se da por segura en los próximos días, Iván Romero, Borja Garcés y Dauda. El extremo ghanés, prestado por el RSC Anderlecht, sí podría repetir como blanquiazul, pero en propiedad, ya que el Tenerife cuenta con una opción para hacerse con sus servicios.

Compartir el artículo

stats