Los ganaderos y ganaderas de Tenerife están exentos de pagar las tasas y costes de transporte por el uso del Matadero Insular desde el pasado 1 de enero. Esto anunció ayer el presidente del Cabildo. Pedro Martín subrayó «la culminación de un procedimiento de gran dificultad jurídica y administrativa que permitirá que la ganadería de Tenerife tenga un menor coste en su proceso productivo». La suspensión de tarifas por un año supondrá un ahorro estimado de 1,1 millones de euros para el sector.

El Gobierno insular de PSOE y Ciudadanos ha aprobado en comisión plenaria, además, que la suspensión de tasas se prorrogue al menos un año más, «porque sabemos que la situación del sector es complicada y que el escenario actual, con una guerra en Ucrania y una inflación que afecta a las economías de toda Europa, nos obliga a poner en marcha medidas y procedimientos extraordinarios que contribuyan a reducir la incertidumbre», detalló Pedro Martín.

El consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, incidió por su parte en que esta medida «facilitará el impulso y el crecimiento de la confianza empresarial, fortaleciendo la productividad futura del sector». Parrilla recordó asimismo que para que los ganaderos y ganaderas puedan acogerse a esta suspensión de tarifas deberán ostentar un contrato de compraventa para la comercialización de la carne dentro de la Ley de Cadena Alimentaria.

El responsable insular del sector primario tinerfeño hace hincapié en que «desde el comienzo del mandato esta Corporación ha estado al lado del sector, con partidas económicas, medidas y actuaciones que nunca antes se habían puesto sobre la mesa, y seguiremos estándolo». En lo que respecta a la situación del sector, Javier Parrilla recuerda que entre 2014 y 2019, la cabaña ganadera de la Isla cayó en más de un 16 por ciento y que casi un tercio de las explotaciones ganaderas desaparecieron. En concreto, las cabezas de ganado caprino descendieron un 16 por ciento, las de ovino un 11 por ciento, las de porcino un 20 por ciento y las de bovino un 11 por ciento.

No obstante, las medidas planteadas desde el comienzo del mandato, centradas en actuar sobre los costes de producción, han conseguido frenar la caída en el número de explotaciones y que la cabaña ganadera de la isla se haya incrementado en un 9,5 por ciento, concluye el consejero.