Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Juan de Dios abre un espacio para atender la salud mental de los mayores

El Cabildo crea nuevos recursos para la discapacidad intelectual | El centro contará con 20 plazas de envejecimiento activo y 11 en dos viviendas

La consejera del Cabildo Marián Franquet durante su visita, ayer, al Centro Psicopedagógico San Juan de Dios. | | E.D.

El Cabildo crea nuevos recursos para mejorar la calidad de vida de los mayores con discapacidad intelectual, que serán gestionados por San Juan de Dios. Un servicio especializado permitirá impulsar el envejecimiento activo de 31 personas. De ellas, 20 estarán en una unidad específica y otras 11 en dos viviendas habilitadas. El Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) destina una financiación anual de 1,7 millones de euros, con el Gobierno de Canarias, en la prestación de un servicios para dependientes que contempla la gestión total de 71 plazas. La consejera de Acción Social, Marián Franquet, y el gerente del Centro Psicopedagógico de la Orden Hospitalaria ubicado en Vistabella, Juan Manuel de León, visitaron las instalaciones.

La unidad de envejecimiento activo, con capacidad para unas 20 plazas, dota a las personas con discapacidad de más edad de nuevas posibilidades para una vida activa, saludable y en continua interacción con su entorno y con la sociedad, según explica María de la Rosa, la directora psicopedagógica del centro. De manera paralela, para aquellas personas más independientes, el centro hospitalario habilita dos viviendas con apoyo, de 5 y 6 plazas respectivamente, en las que conviven y donde realizan tareas diarias que les ayudan a entrenarse en las habilidades y a adquirir el máximo grado de desarrollo.

1,7

Millones de euros

La financiación anual que Acción Social, a través del IASS, aporta al Centro Psicopedagógico de San Juan de Dios asciende a 1,7 millones de euros.  

Marián Franquet destaca «una iniciativa novedosa con la que se atiende a un nuevo perfil, como es el de mayores con discapacidad y trastorno conductual, que antes no existía porque la esperanza de vida de este colectivo era menor».

Los nuevos recursos se ponen en marcha para garantizar la calidad de vida de las personas mayores con discapacidad intelectual o problemas de conducta, y también de aquellas que, aun siendo más jóvenes, han iniciado un proceso de deterioro y envejecimiento prematuro.

Franquet añade que «nuestro propósito es darles el apoyo necesario para que, sin salir de su entorno y dentro de sus posibilidades de autonomía y capacidad de decisión, puedan tener una vida lo más normalizada posible».

María de la Rosa explicó que la idea es «acompañar a las personas con discapacidad intelectual en las distintas etapas de la vida y poner a su disposición aquellos instrumentos que les permitan hacerlo con las máximas cotas de bienestar, salud e integración».

"Este es un nuevo perfil de mayores que surge por el aumento de la esperanza de vida"

Marián Franquet - Consejera de Acción Social

decoration

En la visita participaron también la gerente del IASS, Yazmina León Martínez y la responsable de la unidad del Dependencia del Instituto, Beatriz Durán.

El Centro Psicopedagógico San Juan de Dios empieza a funcionar el 1 de octubre de 2009 y tiene una superficie de 3.413 metros cuadrados construidos.

Desde enero del 2018, el Centro cuenta con una unidad para personas con Trastorno de Espectro Autismo (TEA), donde se atiende a 12 usuarios. Este proyecto que cuenta con la colaboración del Cabildo a través de la Unidad de Atención a la Dependencia del IASS). En 2012 se abrió la primera vivienda con apoyo como pilotaje para la preparación de vida independiente. En 2020 llegó la segunda y este año arranca la tercera experiencia práctica.

71 usuarios que piden apoyo

El Hospital y Centro Psicopedagógico de San Juan de Dios se encarga de un total de 71 usuarios. Gestiona 9 plazas de atención diurna y 62 de atención residencial. De ellas, 12 son para personas con trastorno de espectro autismo (TEA). Todos esos usuarios presentan grandes necesidades de apoyo, ya que tienen una discapacidad intelectual y trastornos de conducta asociado. Por ello, ahora se ha aprovechado parte de las infraestructuras ya existentes en San Juan de Dios para crear nuevos servicios, financiados por el IASS, que atiendan de manera especializada las distintas necesidades. Ahora se centran en los mayores con discapacidad intelectual. El objetivo principal de esta iniciativa de ahora es promover e impulsar el envejecimiento activo de este colectivo a través de diversos servicios, siempre en función de la experiencia vital y teniendo en cuenta el grado de independencia de cada persona. | J.D.M.

Compartir el artículo

stats