Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis asesinadas desde el 22 de diciembre

Tres crímenes machistas en 24 horas: ¿qué está pasando esta Navidad?

En la última semana, han sido asesinadas seis mujeres, dos de ellas aún en investigación, y una hijastra | La concentración de homicidios en estas fiestas empaña el que hasta noviembre era el mejor año contra la violencia machista

Concentración feminista en Madrid. EFE

En las últimas 24 horas, una mujer de 32 años a la que apenas quedaba una semana para dar a luz ha sido asesinada a puñaladas en Escalona, Toledo, por su expareja, delante de los hijos de ambos, de 13 y 14 años. Estaba embarazada de una nueva relación, pero el agresor ha truncado para siempre su vida, la del bebé y la de sus hijos. Pocas horas después, un vecino de Benidorm (Alicante) ha sido detenido, acusado de matar a su pareja, que ha caído desde un sexto piso. Y un hombre ha asesinado en Vallecas (Madrid) a la hija de su expareja, de 20 años, y ha intentado suicidarse.

Un patrón macabro que se repite, una y otra vez, desde el 22 de diciembre. En solo una semana, precisamente la de las fiestas navideñas, la Delegación del Gobierno contra la violencia de género ha registrado cuatro asesinatos, a los que hay que podrían sumarse otros dos casos que aún se están investigando. A la funesta relación hay que añadir el crimen vicario de Vallecas. Ante este repunte, decenas de mujeres se concentraron ayer ante el Ministerio de Justicia reclamando medidas urgentes.

Navidad negra

De hecho, más allá de esta Navidad negra, el recuento de víctimas es igualmente atroz. Durante todo el mes de diciembre, se han registrado 10 asesinatos machistas, lo que supone el peor registro mensual de 2022 -de hecho, es uno de los peores meses de la historia-, y da al traste con las buenas noticias que había traído consigo este año: hasta el comienzo de la Navidad, este año era el ejercicio con menos víctimas mortales de toda la serie histórica, que comenzó a contabilizarse en 2003.

De momento, el Gobierno ha computado en todo este 2022 48 víctimas, el mismo número que en 2021, aunque el registro podría aumentar si se confirma alguno de los asesinatos en investigación (uno ocurrido este mismo jueves en Benidorm y otro el día 24 en Soria) o hay alguna muerte más antes de que termine el año.

La reacción

La situación es tan grave que las administraciones han reaccionado convocando, por primera vez, una reunión del comité de crisis formado por los ministerios de Igualdad, Justicia, Interior y las comunidades. El miércoles, al termino del encuentro, el Gobierno reconoció que se han podido cometer "errores" o "grietas" en la protección a las víctimas, dado que casi la mitad de las fallecidas en diciembre han denunciado y, aun así, no se las ha podido salvar, y que se analizará caso por caso para ver qué ha fallado. Las alarmas también han saltado en Interior. El titular de la cartera, Fernando Grande-Marlaska, ha ordenado este jueves a las fuerzas de seguridad que extremen la vigilancia sobre los maltratadores reincidentes, dado que aún queda buena parte de la Navidad por delante. Y ha brindado una cifra estremecedora: 723 mujeres se hallan en situación de riesgo alto y extremo.

¿Qué está pasando? ¿Por qué los crímenes repuntan precisamente en estas fechas? ¿Existe algún patrón? Los expertos atribuyen la acumulación de asesinatos en un solo mes y, especialmente en el periodo navideño, a varios factores. En primer lugar, al "factor individual", que está relacionado con que en estas fechas se incrementa la convivencia entre las parejas y, a consecuencia de la ruptura con la rutina, las vacaciones escolares y las comidas familiares pueden aumentar las discusiones y agudizarse el maltrato.

No es casual que diciembre y enero sean meses donde suele producirse, en cada uno de ellos, una media de 4,7 asesinatos. Situación parecida ocurre en verano, con 5,5 crímenes de media. De hecho, el 75% de los asesinatos en diciembre han tenido lugar los fines de semana y los días festivos.

La convivencia

"Son épocas de mayor convivencia, de conflictos alrededor de temas familiares y los agresores perciben que no han conseguido su objetivo de aislar a la víctima de su familia y ven cuestionada su autoridad. Y si no hay convivencia, como son épocas donde se sale más, el agresor siente que pierde el control sobre su expareja", explica Miguel Lorente, forense y experto en violencia machista. Además, estas navidades han sido las primeras en dos años sin restricciones debido al covid, por lo que se han incrementado las interacciones familiares y sociales.

El segundo factor que puede contribuir al encadenamiento de asesinatos, según Lorente, tiene que ver con "que los agresores que tienen pensado matar a su pareja, cuando ven que se ha producido otro homicidio, ven reforzada su idea, es lo que coloquialmente se denomina 'efecto llamada', aunque no es la causa principal del asesinato, porque el maltrato ya existe, aunque puede influir".

Y, como tercer factor, Lorente cita el efecto social: "El machismo sigue presente y se ve alimentado por el negacionismo, que a través de Vox ya está en las instituciones y refuerza a los agresores".

Negacionismo

Coincide con este último análisis Susana Gisbert, fiscal especializada en violencia de género, quien aprecia que la sociedad está "normalizando" las agresiones machistas debido a que el "discurso negacionista" de las denuncias falsas, de minimizar el problema y de que las mujeres también agreden "está calando, sobre todo en los jóvenes", como han puesto de manifiesto varias encuestas.

A su juicio, en la concatenación de tantos asesinatos puede haber influido, precisamente, que este año el balance haya sido bueno y, en consecuencia, el terror machista no haya tenido tanto protagonismo en los medios de comunicación o las redes sociales. "La gente piensa que no es para tanto y las víctimas, ante la normalización del problema, no denuncian porque piensan que no se las va a creer".

Ahora falta por ver cómo serán los próximos días de las navidades y el futuro inmediato. Según Lorente, los asesinatos no tienen por qué continuar a este ritmo infernal por una cuestión básica, se ha reducido el pequeño número de hombres que están dispuestos a matar a sus parejas dado que 10 ya lo han hecho en el último mes. Y además las medidas puestas en marcha y que han provocado el descenso de víctimas mortales "siguen funcionando", aunque estos días se haya producido un repunte que, según revela la estadística, suele producirse casi todas las navidades.

Compartir el artículo

stats