La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, en base a la predicción meteorológica y en aplicación del plan de emergencias de la comunidad autónoma, ha desactivado la alerta por lluvias en las islas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

No obstante, se mantiene en vigor la alerta por vientos del este y sureste moderado fuerte generalizado en costa, medianías y cumbres, con velocidades medias de entre 30 y 60 kilómetros por hora o superiores en las cumbres, con probables rachas muy fuertes, superiores a los 70 y 90 kilómetros por hora.

De forma puntual, precisan desde el Gobierno, no son descartables rachas huracanadas (superiores a 120 kilómetros por hora) por aceleraciones a sotavento.

Las rachas de viento más intensas afectarán a las vertientes norte y oeste de las islas y a La Graciosa.

El Gobierno de Canarias también mantiene la alerta por calima.

La alerta comenzó el pasado 25 de diciembre a las 21 horas y las lluvias caídas provocaron incidencias en varias islas, sobre todo en Tenerife, con casas inundadas, carreteras cortadas y coches atrapados por la nieve.