Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Laguna pide alternativas para las familias que se quedarán sin sus casas por el nuevo tramo de la TF-5

Santiago Pérez defiende que la mayor importancia del nuevo tramo de la autopista del Norte es que permitirá que la ciudad crezca hacia el sur y no en dirección a La Vega

Santiago Pérez, durante la rueda de prensa. E. D.

El concejal de Ordenación del Territorio del Ayuntamiento de La Laguna, Santiago Pérez (PSOE y Avante), apuntó ayer que una de las alegaciones que el Consistorio ha dirigido al Gobierno de Canarias sobre el nuevo tramo de la autopista del Norte –el denominado desdoblamiento, variante o baipás– busca que las familias que se quedarán sin casa tengan una solución habitacional cuando la vivienda demolida sea «de primera necesidad». «No se trata solo de activar un procedimiento expropiatorio, sino de que las familias que usan viviendas que van a estar afectadas tengan de inmediato una alternativa», afirmó.

Pérez se expresó en esos término durante una rueda de prensa celebrada en la Gerencia de Urbanismo y que seguía a las críticas recibidas por el proyecto, incluso de Unidas se Puede, socio de gobierno del Partido Socialista (PSOE) y Avante en el Gobierno lagunero. «En las últimas semanas se han realizado muchas aseveraciones carentes de fundamento», rebatió el veterano edil, que empezó su comparecencia ante los medios dispuesto a «minimizar los eslóganes y profundizar en los argumentos».

Futuro de La Laguna. Santiago Pérez insistió en que, más allá de la movilidad, el nuevo tramo de la autopista del Norte (TF-5) es importante para el «desarrollo futuro de La Laguna». Sostuvo que Coalición Canaria (CC) ha intentado que la ciudad crezca hacia la zona de La Vega Lagunera y defendió, en sentido contrario, que esa expansión se debe producir hacia el sur. «¿Lo que se está discutiendo ahora es un asunto relativo a la movilidad insular? Entiendo que no», expuso, y añadió que tampoco cree que la solución al problema del tráfico sea la construcción de infraestructuras viarias «una detrás de otra». «La Laguna tiene que crecer hacia el sur y hay que respetar al máximo el patrimonio de suelo agrario de nuestro municipio», expresó.

El máximo responsable del urbanismo lagunero se detuvo también en que la variante de la TF-5 es el remedio para que La Laguna deje de estar atravesada por la autopista del Norte, «una especie de dique infranqueable». Más adelante, indicó que la obra necesaria para soterrar la TF-5 a su paso por la Ciudad de los Adelantados –y crear el espacio que años atrás fue bautizado como avenida del Quinto Centenario– es «imposible hacerla con la Isla funcionando» y sin otra alternativa viaria que los vehículos puedan utilizar.

Idea de Pérez. «Antes de este milenio, un servidor planteó que se desdoblara, con un recorrido lo más ceñido posible a la pista del aeropuerto, para afectar lo mínimo al suelo agrario», manifestó Santiago Pérez sobre los orígenes de la idea que ahora ha sido desempolvada. A continuación, el concejal lagunero hizo énfasis en disociar la variante de la Vía Exterior. Y es que, en los últimos años, insiste CC en que se trata de una misma cosa, frente a la postura de Pérez. Este último aseguró que los nacionalista intentaron convertir en 2006 la variante en la primera fase de la Vía Exterior, que iba a destruir «más de 900.000 metros cuadrados de suelo agrario» en Los Baldíos. «Con la Vía Exterior lo que se ha intentado es hacer algo parecido a lo que se hizo en su día con la autovía TF-2 entre Las Chumberas y Santa María del Mar, pero con un recorrido y una afectación al territorio mucho más amplia, de 14 kilómetros», aseguró el edil.

Según Santiago Pérez, esa conexión entre las autopista del Norte y del Sur (TF-1) que es la TF-2 fue una inversión pública «que sirvió de soporte a una operación inmobiliaria espectacular, que fue la que terminó con la ejecución del Polígono de Los Majuelos, zona de grandes superficies». Y prosiguió en la misma línea: «Lo que convirtió esos terrenos en accesibles y los revalorizó hasta el infinito fue la construcción de una gran vía con dinero público. Pues lo que se pretendía básicamente con esto es repetir esa operación, pero con mucho más calado». Y fue más allá: «Todo el mundo sabía que desde principios de este milenio había algunos grandes operadores económicos comprando tierras, suelo rústico, a mansalva en la zona de Llano del Moro».

Cincuenta viviendas. El nuevo tramo de la TF-5 se prolonga desde Guamasa hasta la Vía de Ronda bordeando el aeropuerto de Los Rodeos por el lateral de la carretera de La Esperanza. Según los datos que ya había aportado Santiago Pérez durante el último pleno del Ayuntamiento de La Laguna, afectará a 50 viviendas. Ayer señaló que, gracias a que se prevé que la infraestructura esté parcialmente soterrada, la cifra es de medio centenar en lugar de 300. En ese punto, comentó que ser subterránea también permite que la afección al suelo agrario sea «mínima» y que, en paralelo, no constituya un «obstáculo» urbano como es ahora la TF-5.

«En eso tendrá que consistir el análisis de las alegaciones al Gobierno de Canarias», respondió al ser preguntado por si ve margen para que menos vecinos se queden sin hogar. Además de poner por delante las «viviendas de primera necesidad», Pérez dijo que en las alegaciones dirigidas por el Consistorio al Ejecutivo canario le han pedido que los «inmuebles con valor histórico» sean tomados en consideración. «El Gobierno de La Laguna hará valer los intereses generales del municipio y su autonomía para ordenar el territorio sin más condicionantes que los que vengan demandados por el interés insular», detalló.

A la espera del Gobierno de Canarias. Pérez se mostró partidario de que el Gobierno de Canarias amplíe el plazo para la presentación de alegaciones, y anunció que el Ejecutivo regional «se ha comprometido a montar una oficina de información». Precisamente el período para presentar escritos, por un lado, y la falta de información a los afectados, por otro, han sido dos de los grandes focos de crítica durante las últimas semanas. Tanto Coalición Canaria como Unidas se Puede han pedido más tiempo para las alegaciones, mientras que los nacionalistas han lamentado el trato que han recibido los vecinos. «Me parece gravísimo que el Ayuntamiento no se haya reunido con ellos, que no les haya explicado con todos los datos en la mano lo que va a suceder, pese a que se lo han solicitado», indicó en fechas recientes el portavoz de CC en el municipio, Jonathan Domínguez, que también elevó hasta «más de dos centenares de propiedades, entre casas, fincas y solares» que se ven afectadas.

«En los últimos días he oído muchas tonterías al respecto», lamentó Santiago Pérez sobre las manifestaciones recientes sobre el desdoblamiento de la autopista del Norte. «Quienes han sido los grandes promotores de todo este enredo, CC, intentan hacerse los nuevos. Ellos nunca van a tener credibilidad», agregó.

Unidas y el pacto. Preguntado por el rechazo de Unidas se Puede al proyecto, el responsable de Urbanismo se remitió a un acuerdo plenario en el que esa formación política respaldó la obra. El líder de Unidas, Rubens Ascanio, lo ve de otra forma: «Este proyecto redactado lo tenemos hace poco más de un mes; ese proyecto tal y como está no tiene el apoyo total del equipo de gobierno. Ningún partido del pacto lo ha estudiado a fondo en este tiempo y el estudio preliminar indica una seria afección al entorno y a las políticas de movilidad en Tenerife». Y añadió: «Creo que va en una dirección equivocada y que traslada la cola de la TF-5 más al sur. Vamos a seguir reclamando que la prioridad sea el carril bus-VAO».

Ascanio continuó: «Un dato del impacto: la extracción de sustrato de la obra equivale a 2,5 millones de metros cúbicos, equivalente a quince pares de torres de 35 metros de alto». Y lanzó una advertencia: «Si se sigue con este proyecto, sin escuchar a la ciudadanía y a las entidades que tienen algo que decir, sin organizar la movilidad en la Isla, sin priorizar otras alternativas más sostenibles, tendríamos que activar una escucha a las bases y a la ciudadanía para tomar una decisión». El también primer teniente de alcalde lagunero destacó que «este modelo de movilidad lo proyectaron y planearon los que ahora, afortunadamente, están en la oposición en muchas instituciones». Y completó: «Sigo confiando en que la Consejería de Obras Públicas frenará esta obra y escuchará las alegaciones que se planteen».

El nuevo tramo

La propuesta del nuevo tramo de la TF-5 fue planteada desde hace años. Quedó después en un segundo plano. Con el nuevo mandato fue desempolvada. Une Guamasa y la Vía de Ronda bordeando el aeropuerto.

Ben Magec y Sí se Puede

No solo Unidas y CC han pedido la ampliación del plazo de alegaciones. También el grupo ecologista Ben Magec y el partido Sí se Puede solicitaron a Obras Públicas del Gobierno de Canarias una ampliación del período de exposición y alegaciones frente al proyecto «hasta el máximo legal permitido».

Tranvía y La Gorgolana

«El transporte colectivo no debe sustentarse en un medio tan caro como el tranviario. Es mucho más asequible e igual de práctica la creación de carriles bus», expresó ayer Santiago Pérez durante la rueda de prensa. En ella también se refirió al túnel de La Gorgolana, planteado para evitar el cruce de Las Canteras para la circulación de la Comarca Nordeste: «Es una vía de mínima afección territorial».

Compartir el artículo

stats