Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intereses bancarios

El interés de los depósitos no subirá más allá del 2% en dos años

El Banco de España, el sector financiero y los expertos prevén un alza contenida de la remuneración del ahorro a plazo

Símbolo del euro.

Pese al incremento de los tipos de interés de referencia del Banco Central Europeo (BCE), los bancos españoles apenas han subido la remuneración de los depósitos en lo que va de año. Las entidades admiten que tendrán que empezar a retribuir los ahorros a plazo antes o después, pero el momento de empezar a hacerlo no deja de retrasarse (lo que aumenta sus beneficios, ya que los intereses del crédito sí que están al alza). Además, los hogares no deben esperar tipos deslumbrantes. El interés medio de los depósitos no irá mucho más allá del 2% en un plazo de entre uno y dos años, e incluso podría quedarse por debajo, según apuntan diversas fuentes financieras. Comparado con una inflación que se prevé más alta, ello implica que la pérdida de poder adquisitivo de las familias continuará a medio plazo.

Los bancos españoles, así, han subido los tipos de los depósitos 2,5 veces menos que la media europea en el último año. Según los últimos datos del BCE publicados el viernes, los nuevos depósitos a plazo a los particulares contratados en octubre tuvieron un tipo medio en la zona euro del 0,98%, 0,74 puntos porcentuales más que en el mismo mes del año pasado. En España, en cambio, el tipo medio fue del 0,34%, con un incremento interanual de 0,29 puntos porcentuales. Puede no parecer una gran diferencia, pero implica que la banca europea ha subido la remuneración del pasivo un 155% más que la española y hasta un nivel casi tres veces superior. Por ponerlo en perspectiva, el BCE ha subido tipos en dos puntos porcentuales.

Hasta el 2%

En su reciente informe de estabilidad financiera, el Banco de España constataba que la traslación de la subida del euribor al tipo de los depósitos está siendo "muy reducida e inferior a la observada en el pasado", si bien puntualizaba que "podría intensificarse en los próximos meses". A partir de la experiencia histórica, el supervisor ha realizado un análisis econométrico del que se desprende que las entidades podrían trasladar a los depósitos de los hogares el 66% de la subida del euribor entre diciembre de 2021 y el mismo mes de 2024. Sobre la base de que este subiría hasta en torno al 3%, ello llevaría el tipo medio de los depósitos a rondar el 2%, si bien con la cautela de que las condiciones macrofinancieras pueden acabar siendo diferentes que en episodios de tensión pasados.  

También Juan Carrasco, socio asociado de la consultora Bain & Company, comparte que "no es ilógico pensar que el tipo medio de los depósitos en España pueda situarse en el 2% o ligeramente por encima en 2023". La remuneración de estos productos, expone, depende fundamentalmente de los tipos del BCE (que a su juicio podrían seguir subiendo desde el 2% hasta el 3,5-4%), así como de la prima de liquidez de los bancos (que estima que se puede incrementar por la mayor probabilidad de impago de los clientes ante el deterioro económico y la retirada de liquidez por parte del BCE). 

"En el período 2000-2008, los tipos de interés se situaban en el rango del 3-4% y la remuneración ofrecida por depósitos a un año se encontraba en torno al 2,5%. Además, es importante señalar que hay algunos bancos europeos, como Banca Progetto (Italia) y Younited (Francia), que están ofreciendo ya rentabilidades superiores al 2% en depósitos a 12 meses", destaca Carrasco.

Pendientes del euribor

Hay expertos, en cambio, que prevén que el interés de los depósitos no llegará al 2%. "Parece una remuneración muy alta viendo como están ahora mismo, pero no es descartable ver valores cercanos a ese nivel a finales del 2023 si el precio del dinero está en el entorno del 3-3,5%", apunta Alberto Valle, director en la consultora Accuracy. El exceso de liquidez de los bancos, argumenta, hace que no tengan "ningún incentivo" para subir el tipo del pasivo. "Creemos que el punto de inflexión para empezar a ver remuneraciones de los depósitos por encima del 0,5% será cuando los préstamos TLTRO del BCE a las entidades venzan entre marzo y junio de 2023, momento en el la banca pueda necesitar liquidez", señala.

Desde una entidad financiera se comparte que el tipo de los depósitos podría llegar a rondar el 2%, pero se advierte de que dependerá de la evolución del euribor. El mercado, efectivamente, está reduciendo estos días sus previsiones al respecto ante los mensajes de los banqueros centrales de que podrían suavizar las próximas subidas de tipos. Así, ahora se espera que el euribor esté por debajo del 3% a finales de 2023 y por debajo del 2,5% al cierre de 2024, con lo que la remuneración de los depósitos podría ser más baja, si bien las expectativas de los mercados son muy cambiantes

Más depósitos que créditos

Un analista del sector también ve los depósitos por debajo del 2%. "La traslación a su tipo medio de la subida del euribor va a ser menor que históricamente. Las guerras por captar pasivo con tipos altos se dieron cuando el capital de las entidades era bajo y además tenían necesidad de liquidez, cuando ahora tienen exceso: los créditos son menores que los depósitos (suponen el 90% de estos), al contrario que en la crisis anterior (170%). Además, en los últimos años han derivado dinero de los depósitos a fondos de inversión y parte se mantendrá ahí. Siempre puede haber un gran banco que rompa el mercado de depósitos para captar clientes, pero parece poco probable. Y siendo así, es difícil que un cliente enfadado se vaya a otra entidad, porque tampoco le va a ofrecer un interés mucho mayor", señala.

Desde el sector financiero también se apunta que el crecimiento contenido del crédito, tanto actual como previsto, es un argumento más para no esperar un alza pronunciada del interés del ahorro a plazo: cuanto menos suben los préstamos, menos necesidad hay de financiarlos con depósitos. Curiosamente, una derivada del escaso incremento de su retribución es que los tipos del crédito están subiendo pero menos que en el pasado y que en Europa, como ha señalado el Banco de España. Es decir, que si finalmente la remuneración de los depósitos crece de forma contenida, es posible que también lo haga -aunque en menor medida- la del nuevo crédito. Ello beneficia a quien se quiere endeudar a costa de los ahorradores y choca con la política monetaria restrictiva impulsada por el BCE para combatir la inflación.

Compartir el artículo

stats