Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los carburantes siguen en escalada y suman 10 céntimos más en quince días

Llenar el depósito aún con la aplicación del descuento cuesta ahora cinco euros más que a principios de junio - La subida se come un 75% de la bonificación

Un conductor reposta su vehículo en una gasolinera del Archipiélago. E.D.

Suma y sigue. La escalada del precio de los combustibles parece no tener fin. En apenas quince días el coste de cada litro de carburante se ha incrementado diez céntimos en Canarias. Un alza que unida a las subidas que se han registrado en los últimos meses no solo hacen casi imperceptible el descuento de 20 céntimos por litro establecido por el Estado, sino que ahogan cada día más a familias, transportistas y empresas. 

La gasolina 95 y el diésel son los que han registrado un mayor aumento en los últimos días. De media, el litro de la primera se paga ya a 1,6 euros, sin incluir la bonificación del Gobierno, mientras que el gasoil se ha incrementado hasta los 1,57. La 98 ha subido algo menos, nueve céntimos y el precio marcado en los surtidores es de 1,71 euros, según el portal especializado dieselygasolina.com.

+16

Céntimos desde el 1 de abril

  • Desde el inicio de la aplicación del descuento el precio de cada litro de gasolina 95 se ha encarecido 16 céntimos. Por lo que la subida se ha comido ya un 75% de la ayuda.


Céntimos que suponen una importante diferencia a la hora de llenar el depósito. Repostar por completo un vehículo con un tanque de 50 litros con gasolina 95 cuesta ahora 70 euros, si se le aplica la ayuda estatal, mientras que a principios de junio esta misma operación se podía llevar a cabo por cinco euros menos. Lo mismo les ocurre a aquellos conductores que adquieran gasolina 98 o diésel, ya que deberán desembolsar de media cinco euros más por cada depósito.  

Una escalada que unida a la que se ha producido desde el pasado 1 de abril, cuando entró en vigor la bonificación del Gobierno, ha dejado prácticamente sin efecto esta medida. Su objetivo era compensar a los conductores por el incremento de los precios del carburante, que se habían desbocado tras el estallido de la guerra en Ucrania. Sin embargo, desde el inicio de su aplicación la subida de los combustibles no ha aminorado. El alza se ha comido ya un 75% del descuento de 20 céntimos por litro, ya que de media, la gasolina y el diésel se han encarecido 15 céntimos desde que arrancó esta ayuda estatal. 

El diésel ha subido un 60% en el último año y la 95 se ha encarecido un 52% en el Archipiélago

decoration

Una pérdida de efecto que no ha impedido que el Gobierno de Pedro Sánchez la amplíe al menos otros tres meses más, pero todavía no se ha aclarado si habrá alguna modificación en la renovación del decreto. Aunque algunos ministros del Gobierno de Sánchez han abierto la posibilidad de que pueda incrementarse la bonificación. 

Lo cierto es que esta ayuda no ha servido para devolver los precios de los carburantes a los niveles previos a la invasión de Ucrania. El 23 de febrero, un día antes de que los tanques rusos entraran en territorio ucraniano, los conductores canarios pagaban la gasolina 95 a 1,22 euros el litro. La 98 a 1,34 y el gasoil a 1,16 euros. Desde ese momento se han encarecido un 31% en el caso de la 95, un 27% la 98 y un 35% el diésel. ¿Qué supone este incremento? Que a pesar de la bonificación de 20 céntimos por litro, los canarios tengan que abonar entre 16 y 20 céntimos más caros por cada litro que antes del conflicto. 

+37

Céntimos desde la guerra

  • Los conductores canarios pagan ahora 37 céntimos más por cada litro de gasolina que antes del estallido del conflicto. Lo que supone que la bonificación se queda corta. 

De esta manera, si en febrero llenar el depósito de un coche con gasolina 95 costaba en el Archipiélago 61 euros, ayer para realizar la misma operación se debía desembolsar 70, lo que supone que aún con el descuento los isleños pagan hasta nueve euros más por llenar el tanque. 

Lo mismo ocurre en aquellos vehículos que necesitan diésel, cuyo repostaje cuesta hasta once euros más si se llena el depósito. Esto solo si hablamos de un vehículo particular ya que en el caso de los transportistas la situación es mucho más dramática. Al llenar el depósito de un camión el sobrecoste se multiplica y cada céntimo de más se convierte en una loza que resta beneficio a su trabajo. Tanto es así, que la Plataforma del Transporte, que organizó el pasado mes de marzo los paros que casi paralización la distribución del país ha amenazado con reactivarlos en julio.

+54

Céntimos desde hace 1 año

  • La escalada del precio de la gasolina 95 se inició desde antes del conflicto. Hace un año el litro de gasolina 95 costaba en Canarias 54 céntimos menos que ahora.

Porque aunque el descalabro de los precios se agudizó desde el arranque de la guerra, la subida se había iniciado meses atrás. De hecho, si se compara lo que pagaban los conductores canarios hace un año por cada litro de combustible el alza es mucho mayor. El diésel, el carburante más utilizado por los transportistas, se pagó ayer de media 64 céntimos más caro que ese mismo día de hace un año. Lo que supone que en doce meses el precio se ha incrementado un 60%. El incremento ha sido también muy importante en la gasolina 95, del 52% en el Archipiélago. De manera que por cada litro hay que abonar 54 céntimos más. La 98 ha visto aumentado su precio en 53 céntimos. Lo peor es que nada parece pronosticar que esta escalada haya llegado a la cima y se esperan más subidas a lo largo del verano.

«Tendremos que elegir entre repostar o comer»


Medio día en una estación de servicio del Archipiélago. En la cola para abonar la cuenta que ha arrojado el surtidor, los conductores se quejan de los altos precios de la gasolina. «Como siga así tendremos que elegir entre repostar o comer», se lamenta una mujer, antes de dirigirse a su trabajo en una gran superficie. «No nos queda nada», le contesta el empleado antes de pasar la tarjeta, «parece que va a seguir subiendo». La continua escalada del precio de los carburantes ahoga cada vez más a las familias del Archipiélago que ven como el dinero que deben destinar a llenar el depósito se come semana a semana un mayor porcentaje de su salario. «Aunque intentes buscar el sitio más barato no sirve para nada», se queja otro conductor mientras espera a ser atendido. El descuento de 20 céntimos aportado por el Gobierno central «ni se nota» pero a muchos no les queda otra que resignarse y rascarse en bolsillo porque sí o sí tienen que seguir usando el vehículo. Como demuestra la cola de coches que se forma en el acceso a la gasolinera. | D. G.

Compartir el artículo

stats