Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cd tenerife

El club activa la opción Castel y sigue esperando por Loren

El madrileño ha dejado la disciplina del Ibiza, pero el club aún posee sus derechos federativos l> El traspaso sería a coste cero

Sergio Castel, durante un partido de esta temporada con el Ibiza UD. | | E.D.

El CD Tenerife ha activado en las últimas horas el plan Castel para reforzar su delantera. El futbolista recientemente desvinculado de la disciplina deportiva del Ibiza –aunque el club balear aún posee sus derechos federativos– podría apuntalar el ataque blanquiazul en cuestión de días, si prospera la oferta por el ariete madrileño que ha presentado la comisión deportiva del club. Hay alta competencia por este jugador, al que también siguen con lupa otros equipos de la categoría como Albacete, Cartagena o Mirandés.

El delantero representado por Luis Alonso (de la empresa Stellar, la misma que pilota la situación profesional de Samuel Shashoua) cuenta con varias proposiciones del extranjero que superan ostensiblemente los emolumentos que percibiría en la Isla. Pero es decisión suya si quiere probar fortuna fuera (ya lo hizo en India) o asentarse en Segunda División. Si se atiende a las últimas gestiones realizadas por su entorno profesional, todo apunta a que estaría más cerca de esta segunda posibilidad.

La operación Castel no descarta el fichaje de Loren Morón, para el cual el Tenerife sigue bien posicionado. Pero sí daría nuevas soluciones a Luis Miguel Ramis y acercaría a su salida a Borja Garcés, cuyo agente tiene ya un acuerdo cerrado para su reubicación en el Real Oviedo. Para que se dé esta última transacción, antes sería necesario que el conjunto blanquiazul firme dos atacantes y no solo uno.

Sergio Castel Martínez (Las Rozas, 1997) es un delantero espigado –de 1,88 metros de estatura– y de condiciones semejantes a las de Enric Gallego. Justamente su fichaje se haría para elevar y animar la competencia en el puesto de delantero centro, que ocupó el madrileño primero en el Tudelano y a continuación en el Lealtad de Villaviciosa, en el San Sebastián de los Reyes y por último en el Ibiza UD, club con el que firmó un ascenso a Segunda División y se estrenó así en el balompié profesional.

El consejero Juan Guerrero viaja a Sevilla para avanzar en la contratación del pretendido Morón

decoration

La gran temporada de Castel fue la 2021/22, cuando firmó una tarjeta goleadora deslumbrante, con nueve tantos en su primera experiencia en Segunda en 32 partidos disputados. No obstante, el hombre pretendido por el Tenerife pasó de su curso más brillante al más aciago. En el presente ejercicio no vio portería en ninguno de los 16 partidos ligueros en los que participó; y llegó a caer a la suplencia antes de dar portazo al Ibiza con la intención de emprender una nueva etapa a partir del mercado de invierno.

La fórmula que maneja el Tenerife para suscribir su fichaje ante LaLiga es un traspaso a coste cero, pero con determinadas plusvalías para el conjunto ibicenco, que podrían definirse por objetivos o partidos jugados. De este modo, apenas habría repercusión en el tope salarial de los blanquiazules, donde hay margen para un número que oscila entre los dos y los cuatro fichajes.

Así pues, no cambia el paisaje en cuanto a Loren Morón, que sigue siendo la prioridad para el representativo. El club quiere hacer valer el acuerdo alcanzado con el Real Betis para la llegada del marbellí en propiedad. También hay gestiones muy avanzadas con su agencia de representación, a la que el consejero Juan Guerrero visitó la pasada semana en Sevilla; pero falta aún que Betis y Loren se pongan de acuerdo para la condonación de cifras pendientes de pago para el delantero.

El Tenerife también ansía un lateral izquierdo, demarcación para la que se complica el fichaje de Andrija Vukcevic; y un mediocampista, posición en la que espera a que el jugador deseado le libere de su equipo de Segunda.

Compartir el artículo

stats