El Lenovo Tenerife, un bloque más que consolidado

Hasta seis jugadores del plantel canarista cumplirán en la 23/24 al menos su quinta temporada como aurinegros, una familiaridad que solo iguala en toda la ACB el Real Madrid

Huertas, Doornekamp (21), Salin y Guerra dialogan durante un partido

Huertas, Doornekamp (21), Salin y Guerra dialogan durante un partido / Carsten W. Lauritsen

Amigo de no realizar más retoques de los necesarios, al CB Canarias no le ha ido mal en los últimos tiempos dando continuidad a un bloque prácticamente idéntico. Una confianza que se redobla aún más para el ejercicio 23/24, en el que hasta seis jugadores acumularán ya, como mínimo, un lustro dentro del conjunto isleño.

Como si existiera un cierto miedo a experimentar con lo desconocido, el CB Canarias no suele acometer grandes revoluciones en sus plantillas de un curso para otro. Pensamiento quizá algo conservador, pero también procedimiento sustentado tanto en el acierto en las contrataciones previas como en el bienestar con el que se topan los jugadores durante su estancia en la Isla. Una fórmula no muy usual en el deporte profesional de élite pero que a la nave aurinegra le viene reportando importantes dividendos en forma de rendimientos y resultados sobresalientes.

Ahora, la entidad presidida por Félix Hernández no solo mantiene intacta dicha filosofía, sino que la refuerza renovando la confianza en buena parte de su plantel. Algunos porque ya tenían contrato asegurado desde hace tiempo para el ejercicio venidero, y otros porque se ha firmado con ellos una extensión de la vinculación con el cuadro lagunero. Así, son 10 los jugadores que repetirán respecto a la pasada campaña.

La última ocasión en la que Aniano Cabrera -como difrector deportivo- y Txus Vidorreta -como técnico- se liaron la manta a la cabeza fue en el mercado estival de 2019. La no clasificación para el playoff -tras una dolorosa derrota final en Fuenlabrada- fue el detonante que empujó al club a un fin de ciclo. Las consecuencias, 12 jugadores que no continuaron y otras tantas incorporaciones. Solo sobrevivió un Tomasz Gielo que en esa campaña 18/19 apenas había jugado 12 minutos al lesionarse de gravedad en la primera jornada contra el Real Madrid.

Desde ahí, el conjunto canarista ha ido moviendo las piezas justas. Sin grandes estridencias ni alborotos. Exprimiendo al máximo la sublime forma en la que algunos de esos jugadores han encajado en la horma con la que camina, bajo paso firme, Txus Vidorreta. Jugadores veteranos, con los que el técnico ya coincidió en otros conjuntos, y baloncestistas de un alto IQ para rendir dentro de un juego de mucha riqueza táctica, son algunas de las características que han hecho posible dicha continuidad.

Cuando a mitad de agosto -y a expensas de uno o dos fichajes más, y de los jugadores que se encuentren en la Copa del Mundo- el Lenovo Tenerife retome el trabajo, lo hará con muchas caras conocidas. Al menos 10 (a los que se podrían añadir varios vinculados), de los que seis empezarán a cumplir su quinta temporada como canaristas. Lo habrán hecho de una tacada Marce Huertas, Sasu Salin, Gio Shermadini y Fran Guerra, todos ellos aterrizados en la Isla a consecuencia de aquel terremoto que sacudió a la plantilla hace cuatro veranos.

A este núcleo duro se suman otros dos jugadores, Tim Abromaitis y Aaron Doornekamp, que viven su segunda etapa en el conjunto tinerfeño. Incluso el primero de ellos será el más veterano de toda su plantilla, ya que se apresta a cumplir su sexta campaña en la Isla. Por las condiciones que aparecen en su contrato existe incluso la posibilidad, como con su compañero canadiense, de que esta estancia se alargue hasta un séptimo año.

Un colectivo que es casi una familia. Un intangible de sumo valor para Vidorreta y que solo tiene un ejemplo similar en toda la categoría, el del Real Madrid. Y es que el conjunto blanco también puede presumir de contar con seis jugadores que vayan a sumar al menos un lustro con la camiseta blanca. Así, a dos hombres franquicias como son Sergi Llull (cumplirá 18 años en el club merengue) y Rudy Fernández, se unen el tinerfeño Sergio Rodríguez (pese a su largo periplo en la NBA y otros clubes europeos), Fabien Causeur, Eddy Tavates y Gaby Deck.

También podría haber estado en estos números el Joventut. Sin embargo, la marcha de tres de sus fijos hacen desaparecer a la Penya de los primeros puestos de este hipotético ranking. Así, han dejado el club verdinegro Albert Ventura después de 13 temporadas, y Simon Birgander y Joel Parra, que acumulaban seis cada uno.

Ya en el otro lado de la moneda aparecen dos clubes, el Zaragoza y el Girona. Los maños se quedan en blanco tras no renovar Tryggvi Hlinason (se marcha al Bilbao), mientras en el conjunto catalán no cumpliría dicha condición, en caso de seguir un año más, ni Marc Gasol, ya que antes de su marcha a la NBA el pívot y ahora también presidente donde militó fue en el Sant Josep (Akasvayu), ya desaparecido.

Con Dusan Ristic como única cara nueva, y pendiente de la llegada de al menos un jugador más bajo la condición de cupo, el CB Canarias quiere que otra vez ese conocimiento mutuo entre los miembros de la plantilla sea un empuje extra para volver a meter al equipo lagunero en la puja por los títulos en varias de las competiciones en las que tomará parte en esta 23/24.