Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asmáticos y ‘bajitos’ ya pueden entrar en la Policía Canaria

Los sindicatos aplauden los cambios en el cuadro de exclusiones, pero critican que se obvien algunas de sus propuestas

Agentes de la Policía Canaria en el desfile del 12 de octubre en Madrid. Efe

Medir menos de 1,65 o tener asma bronquial ya no supone un problema cuando se trata de acceder al Cuerpo General de la Policía Canaria (CGPC). Así lo establece la nueva orden aprobada por el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, que establece un nuevo cuadro de exclusiones médicas para el acceso y provisión a las diferentes escalas y empleos del cuerpo autonómico. La principal novedad respecto a las condiciones vigentes es la supresión de la estatura mínima como requisito para el ingreso. Además dejarán de ser incompatibles enfermedades como el asma bronquial, las jaquecas y la úlcera gastro-duodenal ya que no impiden el normal desarrollo de las funciones y tareas asignadas a los agentes. 

La aprobación de esta orden deja sin efecto la del 5 de diciembre de 2018, por la entonces Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad (BOC número 244, de 18 de diciembre de 2018) que establecía un cuadro de exclusiones médicas en cuyo primer punto aparecía la talla, fijando una estatura mínima para acceder al CGPC de 1,65 metros en los hombres y de 1,60 metros en las mujeres, según ha informado el Gobierno regional en nota de prensa.

Para la Dirección de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias el tiempo transcurrido desde la aprobación de la anterior orden, la necesidad de aportar una mayor seguridad jurídica a las personas que opositan y las recientes medidas adoptadas, tanto a nivel europeo como nacional, en las que existe una marcada tendencia a suprimir la estatura como requisito de acceso a los cuerpos policiales de naturaleza civil, aconsejan actualizar y revisar las causas médicas de exclusión para el ingreso en el CGPC, eliminando la estatura mínima y enfermedades que no impidan el normal desarrollo de las funciones y tareas asignadas a los agentes.

La decisión del Ejecutivo canario llega solo unos días después de que el Gobierno central aprobara a través del Consejo de Ministros suprimir la estatura mínima para entrar en la Policía Nacional. Ya el Tribunal Supremo había anulado en julio de este año la estatura mínima de 1,60 exigida a las mujeres para entrar en la Policía por considerarla discriminatoria. La sentencia también subraya que «en el proceso selectivo existen pruebas físicas y médicas que garantizan por sí solas la idoneidad física y médica para el desarrollo de las funciones atribuidas a la Policía».

Desfile de la Policía Autonómica Canaria en Madrid por la festividad del 12-O

Desfile de la Policía Autonómica Canaria en Madrid por la festividad del 12-O El Día

Principios de acceso

El artículo 24 de la Ley 2/2008, de 28 de mayo, del Cuerpo General de la Policía Canaria, en su apartado 1, recoge que el acceso a las diferentes escalas y empleos se llevará a cabo conforme a los principios constitucionales de libre concurrencia, igualdad, mérito y capacidad, así como al de publicidad en el proceso selectivo.

Asimismo el apartado 4 de dicho precepto prevé que, para poder ingresar en las diferentes escalas y empleos, las personas aspirantes deberán reunir determinados requisitos, entre los que está no hallarse incluido en ninguna de las causas del cuadro de exclusiones médicas establecido.

Precisamente esta misma idea es la que defienden los sindicatos. «Apoyamos cualquier medida que evite la discriminación y siempre iremos en contra de cuestiones estéticas», afirma el presidente provincial de CSIF en Las Palmas, Armando Martín, quien defiende que deberían entrar en el Cuerpo «aquellos que cumplan con las pruebas física sin importar talla o peso». El representante sindical aplaude la medida impulsada por el consejero de Seguridad pero lamenta que, «de nuevo, se haya dejado de lado a la representación sindical». Y la misma idea la comparte el portavoz del sindicato Co.bas, Abraham Catalina, quien denuncia que la Consejería «no se pare a escuchar las propuestas» de los sindicatos. 

Además de la estatura, los representantes de la Policía Canaria llevan años reclamando que los tatuajes visibles dejen de ser un problema de acceso. «En el mundo en el que vivimos es una locura que nos pongan problemas cuando se nos ven los tatuajes con el uniforme cuando en el resto de cuerpo policiales no existen tantas restricciones», lamenta Catalina. Actualmente los agentes que se presentan a ocupar una plaza deben borrarse las marcas antes de pasar el reconocimiento médico. Esto se pudo ver claramente el pasado 12 de octubre durante el desfile en Madrid con motivo del Día de la Fiesta Nacional. Un grupo de 66 agentes de la Policía Canaria desfilaron, en lo que supone la primera vez que un cuerpo autonómico de la policía participa a pie en el desfile.

El portavoz de Co.bas también reclama a la consejería que estudie un cambio en las pruebas de acceso para «adecuarlas a la diversidad social». El artículo 24 de la Ley 2/2008, de 28 de mayo, del CGPC, en su primer apartado, recoge que el acceso se llevará a cabo según los principios constitucionales de libre concurrencia, igualdad, mérito y capacidad, así como al de publicidad en el proceso selectivo. Pero la misma ley recoge que, para poder ingresar, los aspirantes deberán reunir determinados requisitos, entre los que se encuentran no hallarse incluido en ninguna de las causas del cuadro de exclusiones médicas establecido.

Entre otras, por ejemplo, obesidad o delgadez manifiestas que dificulten o incapaciten para el ejercicio de las funciones propias del cargo; enfermedades o lesiones agudas, activas en el momento del reconocimiento, que puedan producir secuelas capaces de dificultar o impedir el desarrollo de las funciones policiales; alteraciones del aparato locomotor que, a juicio de la Comisión de Evaluación Médica, limite o incapacite para el ejercicio de la función policial; cualquier tipo de psicosis o trastorno afectivo, neurótico o de personalidad, no controlado, que afecte a un adecuado comportamiento social y laboral; o trastornos mentales y del comportamiento causados por el consumo de sustancias psicotrópicas.

Compartir el artículo

stats