Llevaba 300 gramos de hachís encima cuando unos policías fueron a darle el alto ante su actitud sospechosa en el interior de la urbanización Parque Roma, en el zaragozano barrio Delicias. En su huida no dudó en tirar por las escaleras a un agente, agredir a otro e intentar quitarle el arma reglamentaria a un tercero. Ahora, este delincuente ha decidido denunciar al policía nacional que le detuvo por "darle una paliza".

La intervención policial se produjo sobre las 22.00 horas del pasado mes de noviembre, si bien ahora K. A. L. V., de 24 y de origen dominicano, ha decidido querellarse contra este agente, tras el análisis de las grabaciones de las cámaras de seguridad del bar La Terraza, en la calle Santander. Allí se metió el traficante para tratar de ocultarse y evitar la acción policial, si bien no lo consiguió ya que un agente fue detrás de él y le arrestó.

Contra este se dirige la abogada del narco, Carmen Sánchez Herrero, al afirmar que "del vídeo se desprende que mi cliente entró al establecimiento corriendo, tirándole el agente al suelo boca abajo tras unas mesas, colocándose encima de él, inmovilizándole con los grilletes y propinándole varios golpes de forma totalmente innecesaria, pues no podía moverse". "K. A. L. V. nunca llegó a estar encima del policía, siendo llevado detenido con los pantalones bajados", insiste. Ante ello, la letrada solicita que el agente sea imputado por un delito de lesiones y otro de falsedad.

El ahora denunciante fue dado el alto por unos agentes de paisano de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón ante su actitud sospechosa. Entonces, tiró las tabletas de hachís y huyó hacia la calle Santander no sin antes dar un puñetazo a uno de ellos que cayó escaleras abajo. Noqueado uno, el otro siguió detrás de él consiguiendo alcanzarle, siendo agredido. Esto le permitió a K. A. L V. acceder al interior del restaurante al que también entró el agente que ha sido denunciado y el resto de compañeros que acudieron ante la petición de refuerzos realizada ante la agresividad que presentaba el individuo, con antecedentes por hechos similares.