El Hospital Universitario de Canarias (HUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha reparado las válvulas aórticas de los corazones de tres pacientes sin necesidad de utilizar prótesis. Se tratan de las primeras intervenciones de este tipo en Canarias a través de un nuevo dispositivo, basado en un anillo con el que ajustar a circunferencia alrededor de dicha válvula. Una herramienta que se denomina anuloplastia aórtica HAART.

Con esta técnica, los cirujanos son capaces de reparar la válvula aórtica dañada o afectada sin necesidad de sustituirla por una prótesis evitando así el riesgo de complicaciones por infecciones o trombos ofreciendo una mayor seguridad para el paciente. «Reparar esa insuficiencia aórtica sin poner una prótesis puede tener una gran ventaja en el seguimiento de esta lesión», señalan los cirujanos cardíacos que se han encargado de realizar estas operaciones en el centro hospitalario.

Hasta el momento se han llevado a cabo tres intervenciones de reparación de válvula aórtica implantando este nuevo dispositivo, los pacientes evolucionan favorablemente.

La válvula aórtica es una de las cuatro válvulas que controlan el flujo sanguíneo en el corazón, separa la cavidad cardíaca inferior izquierda, ventrículo izquierdo, y la aorta, arteria principal del cuerpo. Cuando el corazón se comprime (se contrae), la válvula aórtica se abre y permite que la sangre fluya desde el ventrículo izquierdo hacia la aorta. Cuando el corazón se relaja, la válvula aórtica se cierra e impide que la sangre fluya hacia atrás.

Una válvula aórtica dañada o afectada por la enfermedad puede interferir en el flujo sanguíneo y forzar al corazón a realizar un esfuerzo mayor para enviar sangre al resto del cuerpo. La reparación o el reemplazo de la válvula aórtica pueden mejorar el flujo sanguíneo, reducir los síntomas de la enfermedad de la válvula cardíaca y prolongar la vida.

Tradicionalmente, el tratamiento de la insuficiencia aórtica se ha realizado mediante el reemplazo de la válvula aórtica, sin embargo, esta opción, con la que se mantiene la válvula aórtica nativa, en lugar de reemplazarla con una prótesispuede tener múltiples beneficios agregados.

La ventaja de la reparación es que evita complicaciones relacionadas con la válvulas protésicas y bioprotésicas durante al menos diez o quince años así como la necesidad de utilizar técnicas de anticoagulación con válvulas mecánicas y los problemas relacionados con esta terapia. Por tanto, esto permite una menor mortalidad quirúrgica, un menor riesgo de complicaciones, no necesita anticoagulante a largo plazo, mejora la función ventricular y mejora supervivencia a largo plazo.

El diseño del dispositivo para anuloplastia aórtica HAART, se basa en un análisis extenso de los datos tomográficos computarizados de los angiogramas y reproduce la anatomía tridimensional compleja de la raíz de la válvula aórtica. Canarias es la cuarta comunidad autónoma pionera en implantar este dispositivo en el ámbito de la cirugía de reparación mitral y aórtica combinada y en el tratamiento de la insuficiencia aórtica grave, tras Baleares, Cataluña y Madrid. Los primeros dispositivos se implantaron en 2019 en el hospital Son Espases, de Palma de Mallorca, y en el Hospital Clínic de Barcelona.