Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus | Los expertos reflexionan sobre la pandemia y las vacunas

Fernando Simón ve razonable «asumir riesgos» con la eliminación de las restricciones en el escenario actual de la pandemia del Covid

El director del Centro de Alertas y Emergencias admite que las variantes podrían echar «por tierra» el avance | Los autotest obligan a cambiar la vigilancia de la covid

El director del Centro de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, durante su presentación en las XXI Jornadas sobre Vacunas y Salud Pública . E. D.

Para Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias, «la situación está empezando a mejorar», por lo que considera que «no podemos seguir como estábamos». El experto se ha referido así a la eliminación de la mayoría de restricciones (aforo, grupos de permanencia y horarios de cierre) en las comunidades autónomas, insistiendo en que, en la situación actual de la pandemia del coronavirus, es posible «asumir un pequeño riesgo de más», especialmente cuando los niveles de vacunación en España son mucho más altos de lo que se requeriría para minimizar el impacto de la pandemia.

Como explicó durante las XXI Jornadas sobre Vacunas y Salud Pública, que se están celebrando en el Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria, esta decisión también se ha llevado a cabo teniendo en cuenta que las vacunas actuales contra la Covid-19 han demostrado ser muy efectivas.

Los datos así lo muestran. A principios de enero de 2021, cuando muy poca población estaba vacunada aún contra el coronavirus, el porcentaje de hospitalización se situó en una media del 8%. En agosto de ese mismo año, con solo las personas de 50 años o más vacunadas con dos dosis y el resto solo con una, se redujo el nivel de hospitalización al 6%. Durante la última ola de ómicron, las hospitalizaciones se han situado por debajo del 2%. Además, como destacó Simón «los que están ingresando ahora son más con covid incidental» que se diagnostica cuando llegan al hospital, lo que quiere decir que son personas «que tienen la infección pero no la enfermedad». Es decir, la enfermedad es hoy entre «7 y 12 veces menos grave» y las vacunas han permitido reducir en un 90% la posibilidad de muerte y hospitalización por covid.

Al mismo tiempo, ha aumentado el número de casos asintomáticos con respecto a otras olas. «En otros picos epidémicos, los casos asintomáticos representaban aproximadamente el 35 o 40%», explicó el experto. Sin embargo, en esta última sexta ola ese porcentaje ha crecido hasta situarse en el 60%, sin contar el porcentaje de sintomáticos leves, que también «es mucho más alto que en las últimas olas». «Esto cambia la perspectiva de la epidemia», resaltó Simón.

Sin embargo, no impiden la transmisión de la enfermedad. Por ello, y «salvo que consigamos vacunas un poco mejores; no podemos eliminar la circulación del virus», admitió Simón, que insistió en que, por ello, «debemos asumir que va a haberla». Y es que, como resaltó el experto, el coronavirus no puede seguir siendo una «excusa» para no recuperar la actividad sanitaria. «Debemos dar un paso adelante y recuperar la asistencia porque hay mucha gente que ha sufrido mucho», concretó.

«Los datos básicos de la pandemia ya no nos valen; no sabemos lo que significan»

Fernando Simón - Epidemiólogo

decoration

La pandemia no ha acabado

Pero la pandemia no ha acabado, y el virus «no es aún endémico» pues para que eso ocurriera, tendría que tener una cierta situación de estabilidad, es decir, sin producir ondas epidémicas cada cierto tiempo. «No podemos hablar de que el coronavirus se ha hecho endémico, y no es por eso porque se cambien las cosas», aseveró el director del Centro Coordinador de Alertas y Emergencias

De hecho, por esta razón, Simón insiste en seguir protegiendo a los vulnerables, en centros sanitarios y sociosanitarios, y también en caso de infección.

Asimismo, hizo hincapié en que, de esta crisis se debe «aprender» y conseguir que tanto desde Europa como en España, las diferentes partes del sistema sanitario «se coordinen mejor». Destacó que, en las últimas crisis sanitarias de este calibre –como el Ébola en 2014 y 2005 o el Cólera en 1992– ha habido mejoras en la coordinación internacional, pero «siempre se puede dar otro paso».

Fernando Simón también aprovechó la ocasión para defender la nueva estrategia de vigilancia del coronavirus que lleva en vigor en España durante las últimas dos semanas. Como resaltó el cambio de la vigilancia epidemiológica del covid se debe, en gran parte, a la distorsión de los datos que han generado los autotest. «Los datos básicos para seguir la pandemia ya no nos valen, porque ya no sabemos lo que significan», concretó.

Antes de diciembre de 2021, la sanidad pública era capaz de detectar entre el 75 y el 85% de los casos de coronavirus en España. Sin embargo, a finales de año, se empezaron a utilizar masivamente las pruebas de autodiagnóstico, y a partir de ahí «los que encontrábamos eran muchos menos» porque aunque «algunos» de estos test se notificaban, la mayor parte no lo hacía «y no sabemos cuántos son».

Por esta razón, el Ministerio de Sanidad ha instado ahora a priorizar la vigilancia en mayores de 60 años, tanto porque son los más vulnerables, como porque «se hacen mucho menos test». Algo que, a largo plazo, permitirá «estabilizar las series» y entender con datos más fiables cómo ha sido la evolución de la pandemia en nuestro país.

Este cambio, como insistió es, de momento, temporal (dependerá de cómo evolucione la pandemia) y no significa «que se haya acabado la pandemia», ni «impide realizar ningún diagnóstico». Simón hizo hincapié en esto último argumentando que «un médico puede seguir pidiendo una prueba diagnóstica de covid a quien lo solicite, como con cualquier patología». Pese a que las series temporales y los datos de coronavirus –especialmente de incidencia– han perdido el valor que tenían antes, lo que no lo ha hecho son los datos en referencia a las hospitalizaciones, que han mostrado que hoy el riesgo de los contagiados a hospitalizar es un 90% menor gracias a las vacunas. De hecho Simón discrepa con que la variante ómicron sea más leve y considera que la menor incidencia del virus en el sistema sanitario durante esta sexta ola tiene una relación directa con las vacunas.

«Debemos recuperar la asistencia, el coronavirus no puede ser una excusa»

decoration

Simón no ha entrado a debatir sobre el futuro de las mascarillas en interiores, pero sí ha insistido en la necesidad de que «se queden» para ser utilizadas cuando sea necesario. En su opinión, se trata de una medida que cuesta «muy poco» aplicar y que «si conseguimos que se quede lograremos reducir la carga que producen algunas enfermedades, tanto en el sistema asistencial, como en las UCI e incluso en el número de fallecimientos».

De hecho, Simón no ha desestimado que la población se deba enfrentar en un futuro a una nueva variante de coronavirus que «pueda echar por tierra todo lo que hemos hecho hasta ahora». De esta forma, recordó que «cuando un virus muta no muta para ser más malo, lo hace por error y son aleatorios», y si en esas millones de réplicas hay una mutación que le favorece «se quedará entre nosotros». Por esta razón, insistió la necesidad de vacunar cuanto antes a toda la población mundial, dado que «cuanto menos azar haya, más fácil será que no salga la variante mala o que tarde en hacerlo».

Compartir el artículo

stats