Un decreto del ruido permite a Santa Cruz acoger grandes conciertos y eventos al aire libre

Servicios Públicos modifica los condicionantes y limitaciones para que los espectáculos puedan celebrarse en cualquier zona y con un «sonido de calidad», a 105 decibelios

Reunión con los empresarios el ocio nocturno de Santa Cruz de Tenerife.

Reunión con los empresarios el ocio nocturno de Santa Cruz de Tenerife. / E. D.

Santa Cruz de Tenerife ya puede acoger, en cualquier zona del municipio, la celebración de grandes conciertos y eventos al aire libre «con un sonido de calidad». El Ayuntamiento, a través de Servicios Públicos, ha emitido un decreto con el que se modifican los condicionantes y limitaciones del ruido en la ciudad, con el objetivo de «dinamizarla y convertirla en un lugar atractivo para traer a reconocidos artistas, así como para celebrar importantes eventos».

Así lo indicó ayer a ELDÍA el concejal responsable del área, Carlos Tarife, del PP, tras la reunión que mantuvo con empresarios del ocio nocturno de Santa Cruz para explicar las nuevas medidas aprobadas. «Ya los ciudadanos no tendrán que irse al Sur o al Norte de la Isla, a Arona o al Puerto de la Cruz, para divertirse, para disfrutar de grandes conciertos y fiestas, pues en la capital también podrán llevarse a cabo», agregó Tarife.

Hasta ahora, y según comentó el edil, para poder celebrar un gran concierto o espectáculo en Santa Cruz, en el que se pudieran alcanzar los 105 decibelios y, por lo tanto, «ofrecer un sonido de calidad», se tenían que cumplir dos requisitos: que el aforo fuese superior a 5.000 personas y que se llevara a cabo en espacios diáfanos o alejados de zonas residenciales (200 metros). Si no se cumplían estas dos condiciones, la música no podía superar los 96 decibelios.

«Por ejemplo, en el concierto de Rubén Blades en la zona del Parque Marítimo tuvimos que limitar el sonido y no se escuchaba nada. Los promotores privados se llevan a los grandes artistas y los grandes eventos a otros municipios de la Isla, pues en Santa Cruz existían muchas limitaciones y los procedimientos y trámites para conseguir los permiso se alargaban en el tiempo», aseveró.

Ahora, afirmó el edil, con este decreto, y con respecto a los requisitos para espectáculos públicos, ya sean de promoción privada o pública, solo será necesario cumplir uno de ellos para poder alcanzar los 105 decibelios. Por lo tanto, añadió, será suficiente con tener un aforo superior a 5.000 personas, «aunque se desarrolle en espacios próximos a zonas residenciales», o con llevarse a cabo en lugares alejados a las viviendas (200 metros), «aunque tengan un aforo inferior a los 5.000 asistentes».

«De esta forma, y por ejemplo, se podrá celebrar un concierto o evento en la zona del Palmétum o Marítimo sin que sea necesario que tenga más de 5.000 asistentes, o se podrá llevar a cabo un concierto o evento en la plaza de La Candelaria o en la avenida de Anaga mientras asistan más de 5.000 personas, aunque se desarrolle cerca de una zona residencial. Eso sí, se introducirán medidas correctoras para compatibilizar la dinamización de la ciudad con el descanso de los vecinos, como por ejemplo establecer un límite de horario, de manera que el concierto termine a las 24:00 horas», apuntó Tarife. En la entrada del evento se informará de que se superan los 90 decibelios.

El también portavoz del PP en el Ayuntamiento de Santa Cruz y candidato a la Alcaldía estuvo acompañado en la reunión por Lope Afonso, candidato a la presidencia del Cabildo de Tenerife, quien se comprometió a mejorar los condicionantes para el litoral chicharrero, si se convierte en presidente, para que «Santa Cruz vuelva a recuperar el ocio nocturno con terrazas de verano y otros eventos cerca del litoral».

El edil de Servicios Públicos comentó que las modificaciones realizadas con este decreto en materia de ruido, y entre las que también se incluye la eliminación de la necesidad de otorgar una dispensa desde Medio Ambiente para poder celebrar un evento en Santa Cruz, van dirigidas a los espectáculos al aire libre, públicos o privados, que se quieran llevar a cabo en la capital más allá del Carnaval o de las fiestas patronales de los barrios. La dispensa ha sido sustituida por una justificación del impacto en la ciudad que generará el evento en cuestión, lo que será suficiente para su celebración.

Recordó que para los actos del Carnaval y para las fiestas patronales, la suspensión provisional de la normativa que regula los objetivos de calidad acústica se aplica de manera directa, por ley, «sin más trámites ni condiciones», al tratarse de fiestas populares tradicionales, en el primer caso, y de una fiesta declarada de Interés Turístico de Canarias, en el segundo.

Carnaval

Con respecto al Carnaval, en los grandes escenarios de la fiesta se podrán superar los 105 decibelios. «Los Carnavales se planificarán para que las zonas más ruidosas se concentren en la zona de Plaza de España y aledaños». Se establecerán zonas de ruido reducido en algunas calles, en las que no se podrán superar los 85 decibelios, aunque en los actos del Carnaval de Día, este límite se podrá incrementar hasta los 90 decibelios hasta las 23:00 horas. En los vehículos y carrozas, así como en los quioscos y barras, se podrá llegar hasta los 96 decibelios. Eso sí, tendrán que estar separados a una distancia mínima de 20 metros.

Mercado

Por otro lado, el edil destacó que con este decreto se eliminan los condicionantes que se exigían, en materia de ruido, para la celebración de actos en el Mercado Nuestra Señora de África, en las fiestas del barrio de La Alegría o en Cabo Llanos. «Así, por ejemplo, en el Mercado se podrá llevar a cabo un concierto de jazz un jueves, si así lo plantean. Hasta ahora no se podía celebrar eventos los días entre semana», manifestó Tarife.

El concejal de Servicios Públicos aseguró que la firma de este decreto, que también ha sido ya comunicado a la Sociedad de Desarrollo y a las áreas de Fiestas y Cultura, marcará un antes y un después en el ocio de Santa Cruz.