El ‘motor económico’ de Canarias factura en 2022 un 32% más, la mayor subida de la historia

La cifra de negocio de los servicios, que generan casi ocho de cada diez euros de la renta de los canarios, sobrepasa las cifras precovid por el tirón de la hostelería

Turistas disfrutan de unas cervezas en una terraza del Puerto de la Cruz, al norte de Tenerife.

Turistas disfrutan de unas cervezas en una terraza del Puerto de la Cruz, al norte de Tenerife. / Carsten W. Lauritsen

El sector servicios, el motor de la economía canaria, experimentó un año récord en 2022. Las empresas del ramo facturaron de media en el último ejercicio hasta un 32,4% más que en 2021. Un incremento que ya de entrada se intuye extraordinario y que de hecho es el mayor registrado hasta la fecha. Detrás de la bonanza del sector está el tirón de la hostelería –hoteles, apartamentos, restaurantes, cafeterías, bares...–, que sufrió como ninguna otra actividad el varapalo de la covid pero que ahora está sabiendo explotar la fiebre turística pospandemia de los europeos.

Todo hacía presagiar que el año pasado había sido más que bueno para el turismo en particular y los servicios en general, el binomio que mueve la economía del Archipiélago. Pero lo cierto es que 2022 resultó ser histórico. Así lo constata el Instituto Nacional de Estadística (INE), que este martes publicó su último indicador de actividad del sector terciario –servicios–, el correspondiente al pasado diciembre. En líneas generales, los datos oficiales evidencian cómo las dos Comunidades Autónomas que más sufrieron el varapalo de la covid, esto es, Baleares y Canarias, son ahora las que más frutos recogen de la vuelta en masa de los turistas. No en vano son las dos regiones más dependientes del gasto de los británicos, alemanes, franceses o neerlandeses durante sus vacaciones, y lo son, claro, tanto a las duras como a las maduras. En toda España, la facturación de las empresas de servicios creció en 2022 una media de un 19,9%. Un incremento más que sensible, hasta el punto de que también es el mayor anotado hasta hoy. Sin embargo, esta considerable subida de la cifra de negocio del sector a nivel nacional –la cifra de negocio son los ingresos que las empresas obtienen de su actividad ordinaria, es decir, de las ventas de bienes o servicios, en definitiva su facturación– palidece ante ese +32,4% de Canarias y el +42,5% de Baleares. Dicho de otro modo: por cada cien euros que una empresa isleña de servicios facturó en 2021, el año pasado facturó 132 euros con 40 céntimos.

Baleares y Canarias sufrieron más en la pandemia pero ahora recogen los frutos de la fiebre del turismo

Con ese histórico aumento de las ventas en el último ejercicio, las firmas del sector terciario encadenan dos años en positivo. Es más, el volumen de negocio ya está por encima de las cifras prepandemia. Las empresas del ramo –fundamentalmente las de la hostelería, los transportes y el comercio– cerraron 2019, el último año antes de la irrupción del coronavirus, con un incremento medio de la facturación de un 1,2%. Ese fue el sexto ejercicio consecutivo con las ventas en alza desde que en 2013, aún en la crisis financiera, se redujeran un 1,3%. Pero llegó 2020, y con él, la covid. La cifra de negocio de los servicios cayó en el Archipiélago la friolera de un 29,9%. Las ayudas directas, los avales del Instituto de Crédito Oficial y los expedientes de regulación temporal de empleo ayudaron entonces a capear el temporal. Ya en 2021, la aún incipiente recuperación turística –que se irradia al resto de los servicios, en especial al comercio– permitió que los ingresos crecieran un notable 15,9% respecto de los malos números de 2020. Y a ese +15,9% de 2021 se suma ahora el susodicho +32,4% en que se disparó la facturación media de las firmas del ramo en 2022. ¿Enjugan estas dos últimas subidas interanuales de las ventas el desplome sufrido en 2020? Sí, y con creces. Tan es así, que el índice de la cifra de negocio del sector servicios que elabora el INE no solo se ha recuperado de los embates de la covid, sino que de hecho está en máximos históricos. Cosa distinta, eso sí, es que las empresas hayan o no mejorado su situación en términos de pérdidas/beneficios, ya que se puede vender más y aun así estar en números rojos.

El sector clave en la economía isleña creó el año pasado un 6% más de empleo, un nuevo récord

Si se pone la lupa sobre esas actividades del sector que más elevaron sus ingresos en 2022, en primer lugar aparece la hostelería, cuyos negocios facturaron el año pasado una media de hasta un 46,7% más que en 2021. Si se tiene en cuenta que la cifra de ventas del comercio mayorista se disparó un 25,2% y que la del minorista –las tiendas de toda la vida– lo hizo un 12,7% –amén del 22,8% que aumentó la facturación de las empresas de transporte y almacenamiento–, queda patente que los dos archipiélagos del país son los más beneficiados del regreso de los turistas, tan patente como que en su momento fueron los más perjudicados por su desaparición.

El incremento de la facturación de los servicios ha redundado en beneficio del empleo. Las firmas del motor económico –genera casi ocho de cada diez euros de la renta de los canarios– crearon a lo largo del último año un 5,9% más de puestos de trabajo que en 2021. Un porcentaje que de nuevo solo se supera en Baleares –12,9– y que está por encima de la media nacional (3,9%). No obstante, hay que puntualizar que el índice de ocupación, a diferencia del que mide la cifra de negocio, aún está por debajo de los guarismos de antes de la covid.