El aumento del euríbor supone un verdadero problema para muchos hipotecados a tipo variable. En diciembre, el indicador cerró en 3,018% y se espera que siga repuntando durante los próximos meses. Y podría oscilar entre 3,75% y 4% durante 2023.

Así, una persona que ha contratado recientemente una hipoteca de 150.000 euros a 25 años con un interés de euríbor más 1%, que revisa anualmente su cuota en diciembre, pagará unos 260 euros más al mes en 2023. En otras palabras, pagará 3.100 euros más este año. ¿Conviene vender la casa para esquivar este repunte del euríbor?

Depende. Según los especialistas de HelpMyCash, conviene revisar cada situación en particular, pero en ningún caso aconsejan entrar en mora en el pago de la hipoteca.

¿Cuándo conviene vender la casa para pagar la hipoteca?

No puedo pagar la hipoteca: ¿conviene vender ahora?

Si un propietario sabe que no podrá pagar su crédito y necesita conservar su vivienda, los expertos aconsejan que primero intente negociar con el banco.

“Se puede pedir una moratoria, solicitar que apliquen un periodo de carencia o alargar el plazo de devolución para que la cuota resulte más baja”, aseveran los expertos. El banco no está obligado a aceptar ninguna de estas propuestas, pero puede estar dispuesto a colaborar para evitar el impago de la hipoteca.

Cabe recordar también que existe el Código de Buenas Prácticas Bancarias, que fue actualizado en noviembre de 2022 y consiste en un mecanismo al que los propietarios pueden acudir si su situación económica les impide pagar el préstamo. Para acogerse, se han de cumplir una serie de requisitos específicos, como que la vivienda en cuestión sea la habitual o que los ingresos brutos anuales de la unidad familiar no superen un límite determinado (25.200 euros para familias vulnerables y 29.400 para familias de clase media).

Ahora bien, si ninguno de estos mecanismos funciona, “es mejor vender la casa antes que retrasarse en el pago”, afirman los expertos.

Cómo vender la casa con hipoteca

El procedimiento habitual es cancelar la hipoteca con el dinero de la venta. Para llevarlo a cabo, basta con contactar con un agente inmobiliario e iniciar la venta de la propiedad como si se tratase de un inmueble libre de cargas, aunque con algunas diferencias.

“Es muy importante comunicar al profesional inmobiliario los plazos. Si, por ejemplo, la hipoteca se revisa dentro de seis meses y el propietario sabe que no podrá asumir la nueva cuota, aconsejamos establecer un plazo máximo de dos o tres meses para encontrar un comprador; puesto que este último necesitará tiempo para encontrar su hipoteca”, explican desde HelpMyCash. Y hacen hincapié en la importancia de tasar correctamente la vivienda y desarrollar una estrategia de precio adecuada. “El tiempo de venta depende directamente del precio al que salga la propiedad al mercado”, aseveran.

Y eso no es todo. Una vez que se encuentra un comprador y unas semanas antes de la firma de la escritura, el propietario debe contactar con su banco para avisar que venderá la propiedad y pedir un certificado de deuda pendiente a la fecha de firma prevista. Luego, el comprador llevará dos cheques al día de la firma: uno para el banco con el saldo pendiente de la hipoteca y otro para el vendedor con el sobrante.

Posteriormente, el propietario debe hacer la cancelación registral de la hipoteca, es decir, levantar la carga que pesa sobre la vivienda en el Registro de la Propiedad.

“Aconsejamos a los vendedores que inicien los trámites de cancelación registral de la hipoteca con un gestor independiente y unas semanas antes de la firma”, aseveran los especialistas de HelpMyCash. “De lo contrario, será el banco del comprador quien se encargue de los trámites y sus honorarios son bastante más altos, por lo que encarecen los costes de la venta, que oscilan entre el 5% y el 15% del precio de venta, incluyendo la comision inmobiliaria y los impuestos”, concluyen.