El pulso tinerfeño del Sporting

El Tenerife se enfrenta este sábado (20:00) un rival que tiene dos jugadores que pasaron por su cantera y su plantilla profesional, Cristo y Bruno. Antes, Chicote, Pier, Ayoze, Ricardo...

Cristo González.

Cristo González. / Andrés Gutiérrez

Julio Ruiz

Julio Ruiz

Con los tinerfeños que han formado parte del Sporting se podría dibujar una alineación. Incluso daría para tener algún que otro suplente. Los precursores, Luis García, Elicio Morales y Chicote, marcaron hace casi cien años una senda que también han recorrido Pier, Ricardo León o Ayoze García. Ahora son Cristo y Bruno los que están marcando el pulso isleño en el club gijonés.

Para encontrar a los primeros habría que viajar a los tiempos en los que el Sporting empezaba a ganarse el derecho de competir por subir a Primera División, a las décadas de lo 30 y 40 del siglo pasado.

El portero Luis García Delgado enlazó tres temporadas en el equipo rojiblanco, de la 1928/29 a la 30/31, todas en Segunda División. En ese período tuvo a un paisano como compañero, Elicio Morales Baute, un defensa que destacó en el Iberia entre 1924 y 1929 y que pudo progresar en la Península. Aunque fue el Sporting el que se adelantó en su fichaje, de camino a Gijón llegó a hacer una prueba con el Real Madrid, que también mostró interés. El club asturiano, que había pagado 1.000 pesetas –unos 6 euros– por su contratación, reclamó ante la Federación y logró completar el pase. Pero la vida de Elicio como sportinguista duró muy poco. Cuentan las crónicas que su debut en la temporada 1929/1930, ante el Stadium de Avilés, no fue nada satisfactorio y que, partir de ahí, se quedó siempre fuera de las alineaciones. Después de tanto esperar, regresó a la Isla para continuar su trayectoria en el Iberia. Falleció en diciembre de 1961 a los 58 años.

El siguiente fue Juan Chico Díaz, Chicote. Empezó a apuntar maneras en su etapa de formación en el infantil Tenerife. Tanto, que fue el máximo anotador del campeonato Insular con el Iberia, empatado con Quico Tejera, del Real Unión. El libro El CD Tenerife en 366 historias, de Juan Galarza y Luis Padilla, cuenta su historia: el engaño en la firma del contrato con el Sporting –cobró 5.000 pesetas al año cuando tuvieron que ser 10.000–, su ilusionante estreno y la lesión por una dura entrada de Torregaray, del Valencia, que puso fin a su etapa peninsular, cuando incluso el Real Madrid había pensado en él. Con 18 partidos disputados y seis goles en el ejercicio 30/31 como sportinguista, Chicote volvió a casa con el menisco roto, pero con mucho fútbol por ofrecer, tal como demostró luciendo el uniforme del Tenerife durante 10 años.

Sporting de Gijón - CD Tenerife

Sporting de Gijón - CD Tenerife

Nacido en Santa Cruz de La Palma en 1916 y con un paso por el Tenerife, Domingo García consiguió hacer carrera fuera de las Islas, inicialmente en el Atlético Aviación, de 1941 a 1944, y luego en Sporting y el Oviedo. Su aventura asturiana, en Segunda y Primera, duró siete temporadas. Las tres iniciales, con un ascenso incluido, transcurrieron en el club gijonés, con el que anotó 15 goles.

Eusebio Torres fue el primer jugador que superó la cifra de cien partidos con el Tenerife. Llegó a los 121. Además, fue el máximo goleador del equipo en la temporada 1943/44, a la par que Alfonso. Unos años más tarde se convirtió en futbolista del Sporting. Perteneció a su plantilla en la campaña 48/49, en Segunda División. Su recorrido se redujo a solo cuatro partidos de Liga y un gol, el anotado en la jornada inaugural ante el Levante en casa (2-1).

El paso de Pier Luigi Cherubino por el Sporting catapultó definitivamente su carrera. Desde la condición de canterano, había estado cuatro temporadas seguidas en el Tenerife aportando números interesantes –1, 3, 6 y 5 goles en cada una–, pero sin continuidad como titular. En el verano de 1994 fue incluido en la operación de compra del sportinguista Juanele por 275 millones de pesetas –1.652.783 euros– . APier no le vino mal el cambio. Jugó 43 encuentros, entre Primera y Copa del Rey, y marcó 14 goles. Además, en esa temporada, la 94/95, disputó su único encuentro con la selección absoluta. Tras ganarse al público de El Molinón, continuó en el Betis.

El encargado de coger el relevo de Pier fue otro portuense, Ayoze García. El Tenerife había bajado a Segunda en 2010, pero el extremo se mantuvo en la máxima categoría gracias a su fichaje por el Sporting, club en el que pasó dos temporadas: la 10/11, con 13 partidos y un gol, y la 11/12, con 15. En ese último curso sufrió el descenso de un Sporting que fue su último club en España. Emigró a Estados Unidos, donde continúa, ahora como técnico del Indy Eleven.

En su segunda campaña como sportinguista, Ayoze García compartió vestuario en Mareo con otro tinerfeño, Ricardo León, cuya larga trayectoria en el Tenerife había llegado a su fin, en ese entonces, tras la caída del equipo a Segunda B en 2011. El centrocampista realejero tuvo un paso discreto por la entidad gijonesa. No superó los diez partidos de Liga en dos temporadas. En 2013 regresó a su club de origen, en el que se retiró en 2016.

En un tramo más próximo, la presencia de tinerfeños en el Sporting creció con las incorporaciones de Omar Mascarell, cedido por el Real Madrid en el curso 15/16; Nano Mesa, que aterrizó en El Molinón en la segunda vuelta de la 17/18, procedente del Eibar y a préstamo; y los actuales integrantes del plantel rojiblanco, Cristo y Bruno. El delantero, todavía ligado al Udinese, y el central, fichado en noviembre de 2022 cuando estaba sin equipo.