Sergio Castel se pone a tiro del CD Tenerife. Según ha podido confirmar EL DÍA, el futbolista madrileño es una de las opciones que ha tanteado la comisión deportiva blanquiazul para apuntalar su ataque. No obstante, el representativo ha topado con una alta competencia, pues hay otros equipos que han fijado sus miras en el ariete recientemente desvinculado del Ibiza. En las últimas horas se le ha asociado con Albacete, Cartagena y Mirandés, entre otros.

Esta operación no descarta el fichaje de Loren Morón, para el cual el Tenerife sigue bien posicionado. Pero sí daría nuevas soluciones a Luis Miguel Ramis y acercaría a su salida a Borja Garcés, cuyo agente podría tener ya un acuerdo cerrado para su reubicación en el Real Oviedo. Para que se dé esta última transacción, antes sería necesario que el conjunto blanquiazul firme dos atacantes y no solo uno.

Sergio Castel Martínez (Las Rozas, 1997) es un delantero de condiciones semejantes a las de Enric Gallego. Justamente su fichaje se haría para elevar y animar la competencia en el puesto de delantero centro, que ocupó el madrileño primero en el Tudelano y a continuación en el Lealtad de Villaviciosa, en el San Sebastián de los Reyes y por último en el Ibiza UD, club con el que firmó un ascenso a Segunda División y se estrenó así en el balompié profesional.

La gran temporada de Castel fue la 2021/22, cuando firmó una tarjeta goleadora deslumbrante, con nueve tantos en su primera experiencia en Segunda en 32 partidos disputados. No obstante, el hombre pretendido por el Tenerife pasó de su curso más brillante al más aciago. En el presente ejercicio no vio portería en ninguno de los 16 partidos ligueros en los que participó; y llegó a caer a la suplencia antes de dar portazo al Ibiza con la intención de emprender una nueva etapa a partir del mercado de invierno.

Fuentes del club no confirman ni desmienten el interés en Castel, pero sí admiten que podrían ser dos los refuerzos para la delantera.