Liga Endesa

El Lenovo Tenerife no termina de tumbar al Barça

Pese a remontar 12 puntos (30-42) y llegar a la recta final en franquicia (70-64) el cuadro isleño cae derrotado en el último suspiro (76-79)

FICHA TÉCNICA

Lenovo Tenerife 76 (21+11+24+20): Bruno Fitipaldo (6), Sasu Salin (1), Elgin Cook (7), Tim Abromaitis (2), Fran Guerra (12) –inicial-, Marce Huertas (20), Gio Shermadini (16), Aaron Doornekamp (6) y Leandro Bolmaro (6).

Barça 79 (24+18+15+22): Nico Laprovittola (5), Kyle Kuric (13), Tomas Satoransky (7), Nikola Mirotic (13), Sertac Sanli (18) –inicial-, Óscar Da Silva (-), Jan Vesely (15), álerx Abrines (3), Corey Higgins (-) y Rokas Jokubaitis (5).

Árbitros: Pérez Pizarro, Castillo y Sánchez Sixto. Eliminaron por faltas a Sanli (39').

Incidencias: Pabellón de Deportes Santiago Martín, ante 5.152 aficionados.

El Barça se marcha vivo del Santiago Martín. En un encuentro en el que fue de menos a más, y liderado de nuevo por Marcelinho Huertas (20 puntos y ocho asistencias), el Lenovo Tenerife se recuperó de 12 puntos de desventaja (30-42, 20') y llegó a disponer de seis tantos de renta ya en la recta final del choque (70-64, 35'), pero en cambio no supo cerrar el encuentro a su favor. Tanto por la rápida respuesta de los azulgranas (70-70), como por errores propios en el momento de la verdad. Con 76-79 el Canarias no tuvo una acción de triple limpio y el partido se le terminó escapando al cuadro lagunero.

Brillaron también Shermadini (16 puntos y ocho rebotes) y Fran Guerra (12 puntos y tres rechaces), si bien la rotación canarista se resintió ante la baja de Jaime Fernández, que con una fascitis plantar en su pie izquierdo podría estar fue de combate entre dos y cuatro semanas. En el Barça hicieron mucho daño Sanli (18 puntos) y Vesely (15), principales exponentes de uno de los grandes argumentos de los azulgrana, el rebote ofensivo, vía mediante la que los de Jasikevicius produjeron 17 tantos.

Aguantó el Canarias, yéndose hacia dentro, los primeros empellones del Barça. Con Fitipaldo muy encimado, fueron Guerra en la continuación y Cook con una bombita los que produjeron (5-7). Pero sin opciones de ver aro desde el perímetro (el primer triple lo lanzó el equipo aurinegro tras casi cinco minutos), los laguneros apenas acertaron tampoco cerca de canasta (pese a la insistencia de Guerra) y el Barça amasó su primera renta (7-13, 5').

La entrada en pista de Huertas le dio otro aire a los canaristas, ya que el brasileño no solo anotó (seis puntos) sino que también conectó dentro con Shermadini (2+1). Pero la clásica conexión aurinegra solo le dio para apretar el marcador por momentos (14-16 y 16-18), toda vez que al otro lado de la pista el Barça dio con un enorme agujero generado por Vesely, mucho más activo y rápido que su par georgiano. Así, con ocho puntos del checo el conjunto azulgrana mantuvo la delantera sin grandes complicaciones (18-24).

Pudo sumar el Lenovo de tres en tres. Pero solo de forma efímera. Primero con el triple desde la esquina de Doornekamp para cerrar el cuarto inicial (21-24), y luego con un 2+1 de Shermadini a pase de Huertas (24-26). Parecía el Canarias en disposición de disponer de argumentos para seguir mirando a la cara al Barça. Pero ahí, justo tras un tiempo muerto de Vidorreta, el equipo isleño empezó a hacer aguas de forma clara. Vías de agua que ya vislumbraba su técnico tras un par de minutos de mucho desequilibrio.

Sin demasiadas ideas en ataque, atrás los laguneros pagaron ayudas demasiado largas, la superioridad física de Jokubaitis con los bases aurinegros, y la mayor movilidad de Vesely. Un parcial de 0-8 dejaba al Lenovo 10 abajo y con la obligación de remar (24-34).

Sin noticias de la producción desde el perímetro (0/6 en el segundo acto y 1/10 al descanso), solo algunas acciones de raza (Cook tras rebote ofensivo y Huertas a tabla) evitaron que la desventaja canarista aumentara, pero el Barça siguió haciendo daño, tanto si lograba encontrar a Sanli en el poste como con espacios tras invertir el balón ante los 2x1 cuando recibía Mirotic (30-42).

Con más corazón de cabeza, mucha presencia en el rebote de ataque (seis en el segundo acto), y sabiendo convivir con algunas decisiones rigurosas de los colegiados en los contactos, el Lenovo logró llegar al intermedio 10 abajo (32-42). Hasta mal menor a tenor del balance de cinco pérdidas en el segundo periodo y sin poder sumar desde el perímetro, causa principal de que los aurinegros a produjeran solo 11 puntos en ese periodo.

La sequía exterior la rompió Doornekamp a la vuelta de vestuarios (35-42), si bien a continuación los canaristas desperdiciaron dos ataques seguidos (Huertas) para apretar más el electrónico. Pero en una reedición de lo sucedido en sus partidos más recientes como local, el intermedio hizo que el Canarias le diera un par de revoluciones más a sus prestaciones defensivas.

Mucho más sólido atrás, generoso en las ayudas y multiplicándose para recuperar en sus rotaciones, el Lenovo Tenerife colapsó por momentos a su rival, que cometió cuatro pérdidas en tres minutos y medio. Aunque sin demasiada fluidez, el conjunto tinerfeño dio continuidad a su gran trabajo atrás produciendo básicamente desde el tiro libre. Con esta fórmula los isleños llegaron a situarse con un 42-44.

Salió de entre las cuerdas el Barça agarrándose a las segundas opciones, como la del un palmeo de Mirotic tras tiro libre y un triple de Kuric en tercera opción (42-50). Seis puntos que podían haber sido letales para la moral canarista, pero ahí el Lenovo ya había creído en sus posibilidades reales. Con Huertas como jefe de operaciones, los tinerfeños fueron limando de nuevo su desventaja. El brasileño provocó faltas, pero sobre todo encontró a sus interiores. El más beneficiado de ello fue Guerra, que finalizó y también hizo de poste repetidor y hasta sacó una falta en ataque. Un triple de Cook puso en pie al Santiago Martín (54-55), que terminó de enloquecer con un robo y posterior mate de Abromaitis para el 56-55 (29').

Castigó el Barça desde el rebote ofensivo, pero respondieron Huertas y Guerra (62-59) antes de dos buenas acciones azulgranas (62-64). Volcado en el interior casi todo su juego, el Canarias tiró de la capacidad de Fitipaldo de lanzar tras bote, virtud que aprovechó el uruguayo para clavar dos triples seguidos, a los que siguieron una buena defensa y una canasta a aro pasado de Bolmaro (70-64, 35').

Le duró poco la alegría al Lenovo, ya que el Barça también respondió desde el perímetro (70-70), momento en el que el duelo se metió en un intercambio constante de aciertos y errores (76-74). Hizo daño tapón de Vesely a Huertas, como el triple frontal de Sanli (76-77), y más aún los dos libres seguidos errados por Shermadini (llevaba 8/8) y la penetración de Huertas. El Barça perdonó una vez, pero no dos (dos libres de Mirotic) para hacer el 76-79. Con casi 30 segundos por jugarse, y sin los azulgranas en bonus, el Lenovo no dio ni con una opción de canasta rápida ni un triple liberado para forzar la prórroga. Dispuso de ella Salin, pero no se atrevió. Y cuando lo tuvo, Doornekamp no acertó y el partido termino de escapársele a los isleños.