Al Tenerife B se le sigue resistiendo la victoria en su feudo en las últimas jornadas, pero consiguió rascarle un punto al líder del grupo canario de la Tercera RFEF. El equipo de Leandro Cabrera Mazinho dispuso de las mejores oportunidades para alzarse con el triunfo en un encuentro marcado por la lluvia imperante sobre el recinto de Geneto-Los Baldíos.

Durante la primera mitad se pudo ver a un Tenerife B mas dominador, que se apuntó la posesión del balón frente a una escuadra mensajerista, bien plantada, y que apostó por los contragolpes para desquitarse de control del juego ejercido por los blanquiazules. La lluvia afectó al césped natural del campo de la Ciudad Deportiva, dejándolo blando, e impidiendo una circulación más fluida de los tinerfeñistas.

Antes de llegar al cuarto de hora, el Tenerife B disfrutó de su primer acercamiento con claridad, con un disparo de Thierno, que se fue rozando el poste. Superado el ecuador de este primer acto, quien lo intentó fue Dylan, con un tiro con rosca, tras jugada por la izquierda de Lisandro, que se encontró con la salvadora parada del rojinegro Padilla.

En el minuto 40, el bando blanquiazul dispuso de su mejor oportunidad para marcharse al descanso con ventaja. Thierno se sacó un centro, desde banda izquierda, para que Selma conectara un remate, que lo desbarató el cancerbero palmero.

Tras la reanudación, el verde natural se vio aún más afecto por la lluvia, lo que derivó en que el balón con rodara con facilidad. El Tenerife B mantuvo el control del partido, pero se vio enfrente con un cuadro de Josu Uribe, más impetuosos, que esperaba su oportunidad.

El Mensajero cambió su dibujo con la entrada a escena de Fran en detrimento de Toni Segura. El cuadro rojinegro mantenía sus líneas muy juntas, y avisó de sus intenciones con un disparo de Pirri, desde fuera del área, que se fue por encima del travesaño.

Superado el ecuador de este segundo acto, la escuadra de Mazinho replicó con una clara oportunidad para romper la igualada en la que el cabezazo de Lie, solo ante Padilla, tras una internada de César por el flanco derecho, se marcó ajustado a la madera. Nueve minutos después, los mensajeristas respondieron con un tiro de Malick, que lo sacó, con una buena intervención abajo, el meta blanquiazul Víctor.

En el minuto 84, el Tenerife B lo volvió a intentar, en este caso con una jugada por la izquierda de Álex Fuentes, quien centró para que César se quedara solo ante Padilla, pero el remate del futbolista blanquiazul lo sacó el meta palmero con una soberbia parada. Poco después, fue Víctor quien tuvo que emplearse para atajar un libre directo de Pirri.