El polifacético actor y presentador que saltó a la fama como imitador regresa al Teatre Coliseum de Barcelona, donde debutó sobre las tablas con un espectáculo renovado, con mucho material nuevo y algunos de sus clásicos. Quienes le conozcan solo de 'El Hormiguero' y 'Tu cara me suena', descubrirán a otro Latre.

Ya estuvo con 'One man show' el año pasado en el Coliseum y dejó a gente fuera a causa de las restricciones covid. ¿Es el mismo o ha añadido material nuevo?

Han cambiado muchas cosas en el espectáculo. Lo bueno que tiene este 'show' es que se basa en la actualidad. Este espectáculo empezó en postpandemia cuando aún llevábamos mascarillas y había restricciones en el teatro. Y como la actualidad es distinta, el espectáculo también.

Cuente, cuente.

-Veremos a Pedro Sánchez presumiendo de sus logros europeos y emulando a Chanel con el 'SloM0', veremos los candidatos a las elecciones de Barcelona con Ada Colau y sus propuestas, Pere Aragonès y el tema de los presupuestos, el tema del Mundial. Messi que añora el Barça y Sergio Ramos al Madrid emulando a C. Tangana e interpretando 'Tu me dejaste de querer' o a Florentino cantando por Bizarrap y Quevedo. Y un homenaje a Serrat que se despide de los escenarios.

También hay un homenaje a clásicos del humor.

No pueden faltar los clásicos como Gila y Pepe Rubianes, a quien imagino disparando con su ironía la realidad actual de Barcelona con temas como la seguridad en Las Ramblas, la desaparición del Club Capitol donde tanto actuó.

A parte de 'One man show' tiene dos programas de radio a la semana y aparece en televisión en 'El hormiguero' y en 'Tu cara me suena'. ¿Le quedan horas libres?

Muy pocas, sobre todo en esta época, porque además hago más cosas que la gente no sabe. Pero estoy feliz: hago lo que me gusta y logro que la gente se lo pase bien.

¿Cuál es el secreto para llegar a todo?

Hay que ser muy monacal en estas temporadas. Ahora tengo seguimiento médico, una dieta equilibrada. Me toca perder un poco de peso que he cogido últimamente y hacer deporte tres o cuatro veces a la semana. Y, por supuesto, intentar dormir 7 u 8 horas cada día.

¿El Latre del teatro es muy distinto al que vemos en televisión?

Quien no me ha visto nunca en directo se sorprende. No espera este despliegue de personajes, canciones. Aunque las imitaciones son la base, hay mucho más. Van a ver un artista multidisciplinar porque canto, bailo, interpreto... hago un poco de todo. Me voy transformando en un espectáculo muy positivo, divertido, blanco y familiar. Todo el mundo puede conectar con él y con las más de 100 voces o personajes que aparecen durante una hora y media.

Y la gente conecta con él.

Este 'show' está siendo una locura. En 17 ciudades llevamos 150.000 espectadores.

Usted está solo en escena pero ¿cuánta gente hay detrás?

Somos 10 personas y un equipo de guion detrás que lleva muchos años conmigo.

"En España tendemos a etiquetar: este es imitador y se muere imitador. Yo, además de eso, me siento atraído por otras muchas disciplinas"

Es el mismo de sus programas, claro.

Tenemos grandes equipos. Nuestra productora está superformada por gente que se concoce desde hace tiempo. Es una familia donde todos trabajamos muy a gusto. Una maravilla.

No parece de esos humoristas que cambian radicalmente fuera de foco.

Es cierto, algunos compañeros son muy serios. Yo no soy del humorismo. El humor forma parte de mi vida, es mi columna vertebral. Pero me gusta la variedad. En España tendemos a etiquetar: este es imitador y se muere imitador. Yo, además de eso, me siento atraído por otras muchas disciplinas encima de un escenario.

Protagonizó la versión castellana de 'Golfus de Roma', actualmente en el Condal en catalán.

Interpretar aquello fue un súper reto. Hice 140 funciones, 10 de ellas en el Teatro de Mérida. Aquello fue alucinante. Estar con aquella gran compañía dirigida por Dani Anglès. Siempre le estaré agradecido. Fue muy duro pero muy bonito.

¿Volvería a hacer un musical?

Por supuesto, me encantaría volver a hacer uno y de otra manera. Ahora sabiendo lo que supone, lo haría con 'cover'.

"Si todo va bien iremos a Miami, Nueva York, México, Perú... La idea es esa, aunque no hay nada todavía"

¿Qué más figura en la lista de las cosas que le quedan por hacer?

Uff! Hay muchos retos. Pero si tengo 43 años. Estoy hecho un jovenzuelo. He tenido la oportunidad de hacer un programa en la CBS en América y actuar en EEUU alguna vez pero me falta llevar mi 'show' a Latinoamérica y EEUU. Estoy preparando una gira allí de cara al año próximo.

Caray, pues deberá buscar nuevos personajes para el show.

Será un espectáculo mucho más musical realizado a partir de este 'One man show'. De hecho, ya estamos trabajando en ello. Si todo va bien iremos a Miami, Nueva York, México, Perú... La idea es esa, aunque no hay nada todavía. Trabajo con dos equipos de guionistas: un equipo de espectáculos, convenciones de empresas y presentaciones de empresa que hace guion con base de actualidad; y luego tenemos otro equipo dedicado a 'Tu cara me suena', la radio y las otras actividades que hago.

¿Hacer series de humor no le tienta?

No. Tuve la mala suerte de hacer una hace años, 'El mundo de Chema', que fue un fracaso estrepitoso. Fue mi primera producción y me arruiné absolutamente. No se a vuelto a dar la oportinidad pero no tengo miedo de volverlo a intentar. El problema es que en España te etiquetan demasiado y por eso no salen muchas oportunidades para mí ni en series, ni en cine ni en ficción.

"Hay grandes clásicos que los puedes ver hoy y te sigues riendo como Gila, Rubianes o Tip y Coll. Otros se han quedado viejunos"

El sector del humor en España ¿está mejor, igual o peor que cuando empezó?

Está diferente porque el humor evoluciona con los tiempos. Se basa mucho en la actualidad. Hay grandes clásicos que los puedes ver hoy y te sigues riendo como Gila, Pepe Rubianes o Tip y Coll. Otros se han quedado viejunos, hacían reir en una época determinada pero ya no. No podemos juzgar el humor de otra época con ojos de hoy. Hoy en día en el humor hay mucha más autocensura. Somos mucho más 'polites', 'bien quedas', todo mucho más 'happy flower'. Seguimos diciendo lo mismo pero has de tener más cuidado de qué dices y cómo lo dices. Yo no he tenido problemas nunca porque mi humor es muy blanco y familiar, pero sí he tenido compañeros que han tenido que frenar un poco. Lo que decían hace años ya no se puede decir.

Y hay más mujeres que antes.

¡Menos mal! Siempre ha habido grandes humoristas femeninas desde Lina Morgan a Mari Sampere a La Maña, Amparo Moreno... En La Cubana también ha habido varias actrices cómicas maravillosas. Por suerte se está dando cada vez más cabida al humor femenino y hay gente muy bueno. Es marvilloso, como tiene que se y que dure!.