El flujo de cayucos se ralentiza pero llegan 706 migrantes en cuatro días

La salida de barquillas desde Senegal y Gambia se enfría al tiempo que reaparecen pateras y neumáticas en la ruta canaria

Migrantes recién llegados al puerto de La Restinga, en El Hierro.

Migrantes recién llegados al puerto de La Restinga, en El Hierro. / Europa Press

El ritmo de llegadas de migrantes a Canarias se ha ralentizado en las últimas semanas, pero el goteo de embarcaciones no cesa. Los equipos de Salvamento Marítimo han rescatado desde el lunes a 706 personas, entre ellas 37 mujeres y 17 menores, que viajaban a bordo de 13 embarcaciones precarias. En las últimas jornadas se han enfriado las salidas desde Senegal, pero se ha percibido cierta reactivación de la ruta desde el Sáhara Occidental, pues han reaparecido pateras y neumáticas, embarcaciones que hacía tiempo que no se veían. En los últimos cuatro días se han localizado tres barquillas en las que viajaba dos, seis y nueve personas, lo que contrasta con el elevado número de ocupantes que trasladan los cayucos procedentes de Senegal y Gambia, que habitualmente superan el centenar de migrantes.

Hoy se produjeron dos rescates en aguas cercanas al Archipiélago. El primero de ellos fue de madrugada, cuando la guardamar Calíope salió al encuentro de una zódiac en la que viajaban 87 personas, que desembarcaron en el muelle grancanario de Arguineguín. Casi de manera simultánea, la salvamar Ízar socorría a los 82 ocupantes de una neumática, que fue localizada por un portacontenedores en ruta desde Costa de Marfil a Egipto a 120 kilómetros de Fuerteventura

A esto se suma que la Marina Real marroquí interceptó a 47 migrantes que viajaban a bordo de una patera que navegaba frente a las costas del Sáhara Occidental y cuyo rumbo era el Archipiélago. Según informó una fuente militar marroquí a la agencia MAP y que recogió Efe, la embarcación se encontraba a ocho kilómetros de la costa de la localidad saharaui de Dajla, y entre sus ocupantes había 20 mujeres y siete menores de edad. Los 47 migrantes, cuyas nacionalidades no han sido reveladas, recibieron atención médica y fueron entregadas a la Gendarmería Real para los trámites administrativos habituales de cara a su repatriación, indicó la fuente. 

La tarde del miércoles arribó por sus propios medios al muelle de Arguineguín un cayuco con 43 hombres de origen subsahariano y la guardamar Concepción Arenal prestó ayuda a dos hombres que fueron localizados a bordo de una patera a 13 kilómetros de la costa de Castillo del Romeral. 

En lo que va de semana, El Hierro ha recibido a 271 migrantes irregulares, entre ellos 12 menores. Solo el lunes arribaron dos cayucos, uno con 63 y otro con 117 personas, todas de origen subsahariano. Además, el martes llegó por sus propios medios otro cayuco con 91 personas a bordo. Según Salvamento Marítimo, la embarcación fue avistada muy cerca de la costa y salió a su encuentro la salvamar Adhara, que les acompañó hasta el muelle. A bordo iban 73 hombres, seis mujeres y doce menores, todos ellos de origen subsahariano.

Los defensores del Pueblo de España han respaldado la propuesta del diputado del Común en Canarias, Rafael Yanes, sobre una «acogida solidaria» entre todas las comunidades autónomas de niñas y niños migrantes no acompañados. Yanes presentó su informe durante las XXXVI Jornadas de Coordinación de las Defensorías del Pueblo celebradas en Barcelona. El informe elaborado por Yanes aborda la crisis en el sistema canario de tutela de los menores extranjeros no acompañados debido a la falta de recursos materiales y humanos, que impide una atención integral que garantice su acceso a educación, asistencia sanitaria y servicios sociales en condiciones equiparables a los menores nacionales.

El informe considera esencial activar herramientas y protocolos que amplíen alternativas a la institucionalización, como el acogimiento residencial y la tutela ordinaria por parte de entidades especializadas, para ofrecer soluciones duraderas en la protección de estos niños. Además, en la situación actual, se destaca la necesidad de acelerar la aplicación del modelo de gestión de contingencias migratorias para la infancia y adolescencia no acompañada, basado en cooperación y principios solidarios, permitiendo la derivación e integración en distintas regiones.