Punto final al «mandato más difícil de la historia»

Un gobierno producto de una moción de censura será desbancado por otro tras un periodo convulso de crisis sanitaria y económica

Minuto de silencio, ayer, en el último pleno del mandato 2019-2023 en el Cabildo de Tenerife

Minuto de silencio, ayer, en el último pleno del mandato 2019-2023 en el Cabildo de Tenerife / JUANJO VELÁZQUEZ

Acabó un mandato intenso en el Cabildo de Tenerife con un pleno de trámite que reprodujo a pequeña escala, en un agradecido formato de media hora, cuatro años «muy complicados». Un periodo 2019-2023 convulso, marcado por la crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia de la Covid-19 y el confinamiento. Varios consejeros, incluido el presidente, la calificaron como «la etapa más difícil en toda la historia».

También se dejó notar en el Salón de Plenos del Palacio Insular el recuerdo de la primera moción de censura, la que aupó hace cuatro años a la presidencia al socialista Pedro Martín en detrimento del nacionalista Carlos Alonso –el único ausente ayer de los 31 consejeros–. Martín volverá a ser proclamado presidente el próximo martes 27 por encabezar la lista más votada el 28M, pero el 12 de julio será desbancado por otra moción de censura, la que firmarán Coalición Canaria y Partido Popular (18 consejeros cuando 16 supone la mayoría) que ya se han repartido las áreas de gobierno. Cierre del círculo con sabor a deja vu.

La sesión tuvo hasta minuto de silencio a propuesta de la consejera no adscrita, María José Belda, ratificada por todos los portavoces, para dedicar ese homenaje a las personas migrantes africanas que estos días han perdido la vida en la travesía en cayuco por la temible Ruta canaria. Martín moderó luego la sesión con el balance de cada grupo. Agradecimientos a propios y extraños y sentido general de «orgullo y satisfacción» en el trabajo «por Tenerife».

Belda y David Carballo (Sí Podemos Canarias) mostraron cierta frustración por no haber podido llevar la voz de la ciudadanía a la institución. Apelaron a reforzar la participación. Carballo espera que «este salón de plenos no sea el de los shows de algunos partidos» y pidió «altura de miras».

Enrique Arriaga (Ciudadanos) valoró «el trabajo» de estos cuatro años y reconoció la circunstancia diferente de un mandato que comenzó con la tensión de una moción de censura. No va a ser un problema volver a su trabajo de funcionario del Cabildo.

Efraín Medina (CC) mantuvo el tono conciliador habitual. Dijo que «es gratificante volver a tu puesto después de muchos años como me ocurrió a mí en el Ayuntamiento de Candelaria». Deseó suerte a todos, a los que siguen, como él, y a los que no.

Zaida González (PP) destacó a quienes han estado por encima de la ideología. Espera que «el próximo mandato sea el de las medidas por Tenerife» sobre todo para los colectivos vulnerables.

El portavoz del PSOE, Javier Rodríguez Medina, mencionó el gobierno en minoría. Resumió: «Satisfacción, pero queda mucho por hacer, ahora en la oposición».

Cerró el presidente. Les deseó a todos lo mejor «estén donde estén». Apeló a la defensa de Tenerife «que tanto queremos».

Aplausos, besos, abrazos, selfies y fotos de grupo para cerrar la sesión. Mucho diálogo, tal vez el que ha faltado estos cuatro años para consensuar propuestas institucionales de calado. Punto final. El martes comienza otra etapa.