Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilaflor

Vilaflor solicita que el Hermano Pedro sea designado copatrono de Canarias

El Pleno lo acuerda por unanimidad y traslada la petición a los obispos de las diócesis de las Islas | La alcaldesa, Agustina Beltrán, considera «de justicia» este reconocimiento

Cueva del Hermano Pedro, en Granadilla de Abona. | | MARÍA PISACA

Vilaflor quiere que el santo Hermano Pedro sea designado copatrono de Canarias. El Pleno municipal se pronunció en ese sentido de forma unánime a tres meses del vigésimo aniversario de la canonización de Pedro de San José de Bethencourt. Para ello, el Ayuntamiento chasnero dirige tal petición a José Mazuelos Pérez y Bernardo Álvarez Afonso, obispos de las Diócesis Canariense y Nivariense, respectivamente.

Agustina Beltrán, la alcaldesa de Vilaflor, considera «de justicia» el reconocimiento del Hermano Pedro de Bethencourt como «compatrono de iure y principal de la Comunidad Autónoma de Canarias». En esa línea, explica que el Consistorio «da el primer paso para iniciar un complejo expediente de honores, convirtiéndose en noticia por ser la punta de lanza para que al santo Hermano Pedro, referente de Canarias y de estas históricas tierras del Sur, sea compatrón de Canarias».

La Corporación chasnera acordó, asimismo, invitar a todas las instituciones canarias «a sumarse con sus cartas de adhesión a esta propuesta». A juicio de Agustina Beltrán, «independientemente de credos o de lo que dicte la Constitución respecto a las cuestiones religiosas, es de justicia significar con este nombramiento el carácter humanista, social e histórico que ha desempeñado el Hermano Pedro de Bethencourt, tanto en Canarias como en Sudamérica, donde su huella permanece casi inalterable».

De la iglesia que se proyectó en Los Cardones en su honor solo existe la primera piedra

decoration

Pedro de Bethencourt nació en Vilaflor en 1626 y falleció en Guatemala en 1667. «Su excepcional figura y labor a favor del prójimo continúa siendo, a pesar de los más de tres siglos transcurridos desde su muerte, un referente a seguir para las presentes y futuras generaciones», señala el cronista oficial, Nelson Díaz.

El mismo justifica el copatronazgo con el argumento de que el santo Hermano Pedro tiene raíces en las dos diócesis del Archipiélago. «Así, y respecto de la Diócesis Nivariense, por haber sido la isla de Tenerife su terruño de nacimiento, mientras que respecto de la Diócesis Canariense, por ser la mayoría de sus antepasados, tanto por el lado paterno como materno, aborígenes de la isla de Gran Canaria que se enrolaron en el ejército castellano que conquistó la isla de Tenerife en 1496».

El fundador de la Orden de los Bethlemitas fue canonizado en la ciudad de Guatemala a las 16:41 horas (9:41 en Guatemala, donde tuvo lugar el acto) del 30 de julio de 2002, por el papa Juan Pablo II. Ocurrió 335 años, dos meses y cinco días después de su fallecimiento. Con ello, se convirtió en el primer santo nacido en Canarias. El 22 de abril de 2006 más de mil personas asistieron a la colocación de la primera piedra de la iglesia que debía ser la parroquia del santo Hermano Pedro, en la urbanización Los Cardones, de San Isidro. Fue el principio y final de la obra, hasta el momento.

Compartir el artículo

stats