Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Úrsula

Los vecinos de La Quinta saldrán a la calle para exigir más alumbrado público

Han convocado una protesta para el domingo 24 de octubre de 2021 a partir de las 10:30 horas

Una acera de la urbanización La Quinta, en Santa Úrsula

La Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque, en Santa Úrsula, ha convocado una manifestación el próximo domingo 24 de octubre para exigir al Ayuntamiento más alumbrado público, así como la recepción de las dos urbanizaciones de la zona. Con el lema Por una Quinta con luz, los residentes en esta zona recorrerán la distancia que separa la clausurada piscina municipal de las Casas Consistoriales.

Los promotores de la protesta, que ya la habían anunciado desde julio, invitan a todos los vecinos de La Quinta a participar y también invitan a unirse a «todos los que quieran colaborar en defensa de los derechos de los vecinos de esta parte de Santa Úrsula».

 Los residentes en las dos urbanizaciones que componen La Quinta están hartos del eterno conflicto urbanístico entre las empresas promotoras y el Ayuntamiento de la localidad que impide la recepción y la mejora de las infraestructuras y servicios en la zona. La Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque, con casi un centenar de asociados, considera que ha llegado el momento de decir «basta ya» y optan por sacar la protesta a la calle.

El cartel de la manifestación de los vecinos de La Quinta El Día

El presidente de este colectivo vecinal, Jorge Andrés Pérez, recuerda que los residentes en la zona se quejan del mal estado de las aceras, los baches en las vías, la falta de alumbrado público y de seguridad, la suciedad, los problemas con el saneamiento y la proliferación de ratas en determinadas épocas del año.

Desde este colectivo se preguntan «cómo es posible que si somos urbanizaciones privadas, el Ayuntamiento de Santa Úrsula tenga aquí un gran parque, que mantiene, y una piscina municipal, que sigue cerrada. O que el Cabildo invierta aquí en la recuperación del bosque termófilo». A su juicio, la recepción debe producirse lo antes posible para evitar que «el deterioro siga aumentando» y también para dar respuesta a «otros problemas urgentes» como la peligrosidad de los accesos a las paradas de guaguas de la TF-5 (en vías de solución) o el riesgo, demostrado en el incendio del febrero de 2020, de contar con una única entrada y salida para vehículos.

El problema de La Quinta no es de fácil solución, puesto que la parte privada (las promotoras) deben llegar a un acuerdo con la parte pública (el Ayuntamiento) para que ambas urbanizaciones sean recibidas y se conviertan en una parte de pleno derecho de Santa Úrsula.

Compartir el artículo

stats