Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Úrsula

El Cabildo de Tenerife habilita una senda peatonal hasta las paradas de la TF-5 en La Quinta

El área insular de Carreteras invierte 255.000 euros en la mejora de la accesibilidad

El área de Movilidad del Cabildo de Tenerife, que dirige el vicepresidente primero de la Corporación insular, Enrique Arriaga (Cs), ha adjudicado recientemente las obras para la construcción de una senda peatonal entre las paradas de guaguas del enlace de La Quinta en la TF-5, en el municipio de Santa Úrsula, y las aceras municipales existentes, «con el fin de ofrecer una mayor seguridad y comodidad al tránsito de los peatones en la zona».

Arriaga señala que «con este itinerario peatonal, que supondrá una inversión de 255.082, euros se mejora la accesibilidad, la seguridad y la comodidad de quienes se dirijan a las paradas de Titsa situadas junto a la autopista del Norte». El consejero de Movilidad añade que «se trata de mejorar la convivencia entre el tráfico rodado y los viandantes reduciendo así los riesgos de atropello y de accidentes».

El director insular de Movilidad, José Alberto León, añade que «en la zona de este enlace los peatones han de cruzar junto a las glorietas que canalizan el tráfico de las entradas y salidas al enlace para luego incorporarse a las sendas peatonales existentes. Aunque el entorno del enlace dispone de aceras en la calle El Acebuche y la avenida de Las Palmeras, carece de una senda peatonal segura y de dimensiones mínimas para conectar ambos márgenes de la autopista». Un problema que ahora quedará solucionado.

La construcción de estas sendas tiene un plazo de ejecución de seis meses. Entre las obras que se van a realizar, en el tramo final de la calle El Acebuche, se dará continuidad al tramo de acera existente, de modo que discurra por el margen de la glorieta. En el puente que cruza la TF-5, para dar continuidad al itinerario peatonal por el margen derecho de la calzada, se aumentará el ancho de la acera derecha, desplazando los carriles hacia la izquierda, demoliendo la acera del lado izquierdo y reduciendo el ancho de los carriles a tres metros cada uno. Con esto se conseguirá que la acera del margen derecho tenga 1,50 metros de ancho y sea más segura y cómoda.

Compartir el artículo

stats