Llega un submarino para investigar los ecosistemas más profundos de la Isla

Una empresa elige Radazul como base del único sumergible privado que baja de los 2.000 metros

Pedro Pablo Peña

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha realizado una propuesta para el estudio de los fondos marinos de Tenerife y varios puntos de las Islas aprovechando el establecimiento en Tenerife de la empresa privada norteamericana Pisces VI Submarine SL, propietaria del submarino Piscis VI. Se trata de un sumergible capaz de alcanzar los 2.180 metros de profundidad que tiene como base el puerto de Radazul, en El Rosario, a lo largo de los próximos años, previsiblemente, con la premisa de realizar actividades de índole científica, principalmente, y de ocio turístico. El ingenio fue presentado públicamente ayer en las instalaciones del puerto de Radazul, en donde se dieron a conocer las posibilidades y las características del único sumergible privado del mundo capaz de bajar de la cota de los 2.000 metros de profundidad.

La importancia del mismo radica en que en el mundo solo hay 16 submarinos de estas características con capacidad bajar a los fondos marinos con una tripulación y todos ellos pertenecen a gobiernos o instituciones públicas, pero el que se establece en el puerto rosariero es el único con la vitola de ser el único privado. Además, está adaptado para llevar instrumentación de investigación científica muy especializada, entre otras cuestiones.

Fue Why Tenerife, la plataforma de atracción de inversión exterior del Cabildo de Tenerife, la que ha gestionado el establecimiento de la empresa norteamericana propiedad de Scott Waters en la Isla, que con su equipo compuesto de cinco integrantes, tiene como objetivo desarrollar proyectos de investigación conjuntos con las administraciones públicas e instituciones privadas, así como establecer de manera permanente una oferta turística completamente distinta no ya solo en la Isla de Tenerife o Canarias, sino en el resto de Europa.

Viajes submarinos en verano

Las pruebas de inmersión comenzarán en un mes y en verano ya se podrá operar en modo turístico una vez que el submarino esté certificado para transportar personas, según adelantó el responsable. La empresa propietaria del Piscis VI tiene prevé organizar viajes particulares para turistas que estén dispuestos a pagar por pasaje no menos de 1.200 euros y hasta 5.000 según la temporada, siempre y cuando los viajes no estén sujetos a la disponibilidad de proyectos de mayor envergadura que se puedan contratar, adelantó Waters ante los medios, que recordó que “el sumergible alcanza una profundidad de 2.180 metros y tiene una capacidad para tres personas”.

El ecosistema profundo

Estas importantes características son las que han llamado la atención del IEO, ya que está elaborando un proyecto de tanta importancia que necesita de un sumergible tan especializado como el Piscis VI. El director del centro en Canarias, Pedro Vélez, apuntó que “estamos valorando una propuesta científica para investigar cinco puntos en los que se requiere capacidad de llegar al fondo del mar para entender qué es lo que ocurre en el ecosistema profundo” de las Islas.

En este sentido, presentará un grupo de cinco investigaciones científicas de gran interés nacional. El objetivo, ahora, es llegar a un acuerdo con la empresa norteamericana que tiene una actividad que ya ha sido declarada de interés estratégico por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España.

El primero de los proyectos adelantado por el director del IEO se refiere a la investigación del volcán submarino de El Hierro (volcano Taoro) y su evolución desde que se formó hace ahora 10 años. El segundo de los estudios está referido al análisis de la actividad hidrotermal en el Sur de la Isla de La Palma, siendo el tercero el estudio del Volcán de Enmedio, entre Tenerife y Gran Canaria, “en donde ha existido desprendimientos en la parte más profunda”, donde hay 2.500 metros de la superficie.

Otra de las zonas que se pretende peinar es el ámbito del Este de Lanzarote, y sus denominadas “erupciones diapignas”, que son formaciones semivolcánicas que están relacionas de alguna manera por la interconexión con la corteza marina y las posiciones profundas de salinidad, añadió Pedro Vélez.

No obstante, uno de los planes estrella es el estudio en busca calamares gigantes en las profundidades marinas del cañón existente entre las Islas de Tenerife y La Gomera. En este caso, explicó Vélez, existen varias teorías asociadas a la presencia de los moluscos en la zona, siendo una de ellas la actividad hidrotermal, pero también por lo abrupto del gran cañón, que puede ser propicio para el establecimiento de este cefalópodo tan poco estudiado.

En cualquier caso, el IEO trabaja en “métodos de financiación para este grupo de proyectos, una evaluación vinculada negociaciones con administraciones, la UE o a través de una prestación de servicios directa con la empresa”, poniendo sus medios, infraestructuras y embarcaciones a disposición de los trabajos.

La presentación de la empresa Pisces VI Submarine y su sumergible estuvieron presentes el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, así como Vélez, además de la tripulación y el propietario de Piscis VI Submarine SL, Scott Waters, quienes pusieron el valor cada uno desde su perspectiva, el establecimiento de una empresa de estas características que dará un plus a la investigación y al sector audiovisual y turístico de la Isla, explicaron de manera resumida.

El titular de la Corporación insular recalcó que “el hecho de que haya decidido instalarse en la isla, gracias a las gestiones realizadas por ‘Why Tenerife’, es una excelente oportunidad para nosotros, también, por la promoción que hará de la isla”. En este caso, el ente es una plataforma de atracción de inversión compuesta por la propia institución, a través de la consejería delegada de Acción Exterior y Turismo de Tenerife; la Autoridad Portuaria de Tenerife; la Cámara de Comercio; la Zona Especial Canaria y la Zona Franca de Tenerife, cuya gestión ha hecho que “Scott Waters -propietario de la empresa que opera el submarino- haya visto, además del interés científico de la isla, los incentivos fiscales de los que disponemos”.

Por su parte, el propietario de Pisces VI Submarine SL, Scott Waters, recalcó que “nos decidimos por Tenerife por la profundidad y la presencia de animales como el calamar gigante o tiburones que existen, así como la actividad volcánica asociada con los fondos marinos”. Hizo hincapié en que la empresa nace por iniciativa propia “tras vender la empresa que tenía” y la financiación de la misma viene determinada por los trabajos específicos que se realicen y la actividad relacionada con el ocio turístico, entre otras cuestiones.