09 de enero de 2020
09.01.2020

La biblioteca de Tacoronte se suma al reciclaje de material de oficina

La campaña de recogida de residuos del proyecto ARBol usa el lema 'Si no escribe, no lo tires'

08.01.2020 | 19:42

La Biblioteca Municipal de Tacoronte se ha sumado recientemente al proyecto ARBol ( Acción para el reciclaje de bolígrafos y otros instrumentos de escritura inservibles), cuyo objetivo es promover el reciclaje elementos de escritura y de oficina tales como bolígrafos y otro tipo de material que haya quedado inservible. La iniciativa, que comenzó a aplicarse en centros escolares del Archipiélago en el año 2015, suma ahora a varias corporaciones locales de toda Canarias, como las de Tacoronte o Icod de los Vinos, que apuestan por una campaña que tiene como lema: "Si no escribe, no lo tires".

El objetivo final de esta iniciativa es evitar que los bolígrafos, rotuladores, correctores, subrayadores y demás objetos de escritura tanto de plástico como de metal, gastados o estropeados, lleguen a los vertederos de las Islas, que es actualmente su destino final. Para colaborar en este objetivo, en la entrada de la Biblioteca Municipal de Tacoronte se ha habilitado un punto de recogida y depósito de este material.

El proyecto fue puesto en marcha por un grupo de estudiantes del Ciclo Formativo de Química Ambiental del IES Politécnico Las Palmas, en Gran Canaria, con el fin de lograr que la comunidad canaria pudiese participar en el Programa de Reciclaje de Instrumentos de Escritura creado por la Fundación Terracycle y la marca de bolígrafos BIC.

Gracias al proyecto ARBol es posible continuar contribuyendo a la conservación del medio ambiente y la sostenibilidad desde el Archipiélago.

Dos mil kilos en Canarias

El Ayuntamiento de Tacoronte informa de que hasta el momento, esta iniciativa ha permitido recoger más de dos mil kilos de este tipo de material en toda Canarias.

Un contenedor de cartón permitirá a los usuarios de la biblioteca aportar bolígrafos, subrayadores, correctores, recambios, portaminas y rotuladores que serán trasladados posteriormente a la península y reciclados en una fábrica de Francia, donde se transformarán en productos de uso diario como sillas o bancos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook