Tenerife cobrará una tasa a los visitantes por acceder a los espacios naturales protegidos

El primer paso para establecer el canon en las zonas protegidas a quienes no residan en la Isla será un estudio con el umbral para el inicio de la medida en el 1 de enero de 2025  

Un senderista en el Parque Nacional del Teide.

Un senderista en el Parque Nacional del Teide. / E. D.

Tenerife cobrará una tasa a los visitantes por acceder a los espacios naturales protegidos de la Isla. Así lo aprobó este viernes el pleno con el apoyo mayoritario de CC, PP y PSOE. El Cabildo será el encargado de elaborar un estudio para establecer ese canon a los no residentes. En una fase inicial la medida se aplicaría en el Parque Nacional del Teide, Anaga, Masca o Teno, aunque la idea es ampliarla al resto de zonas donde sea factible. El documento final incluye, como aportación del Grupo Socialista a través de una enmienda a la moción inicial de nacionalistas y populares, determinar que el proceso culmine este año y el canon pueda ser una realidad el 1 de enero de 2025. El destino finalista de lo recaudado será la conservación de los propios monumentos naturales y mejorar los servicios que se preste en ellos. El Grupo Mixto (Vox) se abstuvo a la espera de conocer en profundidad el informe técnico.

Los socialistas retiraron la moción presentada para cobrar por las pernoctaciones turísticas al entender que el texto alternativo del grupo de gobierno «desvirtuaba» su iniciativa, 

El acuerdo sobre la tasa

El acuerdo final de CC, PP y PSOE tiene dos puntos. En primer lugar, contempla «la aprobación de una tasa finalista, que entrará en vigor el 1 de enero de 2025, por la prestación de servicios en los espacios naturales protegidos de Tenerife y para mejorar su conservación y protección con los estudios previos que sean necesarios. 

Asimismo, el Cabildo «impulsará medidas en el ámbito insular que permitan una gestión más sostenible de los espacios naturales protegidos», entre las cuales, previos los estudios pertinentes, establecerá el control de acceso y las limitaciones cuantitativas a los mismos, en su caso, en función de su capacidad de carga, en términos análogos a los ya existentes en algunos de nuestros espacios naturales protegidos».

Lo que hace el pleno es dar luz verde para analizar desde el punto de visto jurídico y económico esta figura, cuya recaudación sería siempre de carácter finalista. No está todavía definido de forma oficial, pero estarían exentos del pago del canon los residentes en Tenerife mientras que el resto de canarios, en principio deberán pagar una parte del precio que debe ser aún definido y ratificado luego de nuevo por el pleno.

En la moción aprobada se indica que la Isla se ha consolidado como destino turístico líder, pero se enfrenta a una creciente presión sobre sus espacios naturales debido al aumento del número de visitantes. «Esta situación demanda soluciones innovadoras», recoge asimismo el texto. 

Indica el documento, además, que «los espacios naturales de Tenerife, que incluyen destacadas áreas como el Parque Nacional del Teide, el caserío de Masca, la Reserva de la Biosfera de Anaga o el Parque Rural de Teno, representan lugares de gran valor ecológico y paisajístico». No obstante, «el incremento de las visitas turísticas y el auge de la afluencia de residentes en especial tras la pandemia genera una presión significativa sobre estos entornos frágiles».

El acuerdo fue mayoritario tras la enmienda del PSOE a la moción original del grupo de CC y PP

Esta situación «requiere de una respuesta adecuada en forma de una mejor ordenación del flujo de visitas, de la disposición de los estacionamientos, de una señalética adecuada y accesible, de una vigilancia reforzada y de la incorporación de los dispositivos de información pertinentes». 

De esta forma, el Cabildo de Tenerife plantea «la necesidad de actualizar la estrategia de gestión en aras de conseguir un destino más sostenible en todas sus vertientes, especialmente, en la ambiental». Es decir, «conciliar la conservación de los espacios naturales con el desarrollo económico y el bienestar de los habitantes de la Isla».

Los socialistas retiraron su iniciativa de implantar una ecotasa a la pernoctación

La propuesta de una «tasa ecológica» para la mejora de la conservación y de la experiencia de la visita en los espacios naturales protegidos se incorporaría como parte integrante de la estrategia. No como un paso aislado, sino como medida clave para garantizar la sostenibilidad a corto, medio y largo plazo, acompasada con lo previsto en los instrumentos de ordenación del uso y gestión.

En cuanto a la moción del PSOE para instaurar una ecotasa a la pernoctación turística, incluidas las viviendas vacacionales, CC y PP presentaron una enmienda a la totalidad, motivo por el cual el Grupo Socialista la retiró «al no poderse votar la propuesta original». Pedro Martín le dijo a Rosa Dávila que «se oponía hasta antes de la manifestación a estudiar cualquier tasa a los turistas. Llegó a decir nos quieren robar el Teide, pero ahora cambia de opinión». Apenas hubo alusiones directas al 20A, pero planeó de forma velada. El presidente del Grupo Socialista a quien acompañó Aarón Afonso en la argumentación, sentenció: «Lo que usted propone no es una ecotasa turística»

Los vicepresidentes y portavoces de CC, José Miguel Ruano, y PP, Lope Afonso, capitalizaron la respuesta del grupo de gobierno con base en aspectos de tanto calado como la capacidad de carga de la Isla ante la presión en alza o la legislación a aplicar sobre conceptos como tasa, tributo o impuesto. Lope Afonso, consejero de Turismo, resumió: «Hoy hemos aprobado un tributo en forma de tasa y para preservar la ecologia. Por lo tanto, eco-tasa o tasa-eco, como ustedes quieran».