Investigación

El agresor del martillo de Asturias cumplió condena en Colombia por matar a un hombre por encargo: "Le pegué un tiro en la cabeza"

J. M. V. relató los hechos en un programa del país sudamericano, asegurando que estaba arrepentido: "Estoy a lo que se me venga"

J. M. V. a la salida del juzgado, en el círculo una imagen suya en el programa de televisión.

J. M. V. a la salida del juzgado, en el círculo una imagen suya en el programa de televisión.

C. M. B.

“Estaba 'enchaquetao' con la gorra, y todo 'empapao' ya. Llegamos al lugar y me hice en una esquina con el arma acá (…). La persona se acercaba, y empecé a rezar (...). Le disparé, le propagué un tiro en la cabeza”. 

Así relató un joven preso en Colombia, en un programa de televisión, cómo había matado a un hombre por encargo. Ese ya exconvicto vive ahora en Ciaño, y es el presunto autor de la brutal agresión a una joven en el paseo fluvial del Nalón. La golpeó en la cabeza con un martillo, a escasos centímetros de la sien, y luego se dio a la fuga. Fue detenido el pasado viernes, tras unos días de búsqueda, y se decretó su puesta en libertad con cargos. Por el momento, pesa contra él una orden de alejamiento de la víctima.

El caso del agresor del martillo ha puesto en vilo a la sociedad. Tanto asociaciones feministas como el Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio han mostrado su desacuerdo con la puesta en libertad del hombre. Este diario ha tenido acceso ahora al vídeo en el que el joven contaba, en el año 2019, su pasado delictivo: "Agradezco al hombre que me entregó que lo hiciera. Porque, si yo no hubiera caído, si yo no hubiera estado 'acá' encerrado, dudo mucho que fuera la persona que soy hoy en día".

"Acá" es la cárcel de Montenegro, en Quindío (Colombia). J. M. V. cometió el delito en 2016, cuando tenía 16 años. Fue condenado a 42 meses de privación de libertad, además de ser incluido en un programa de reinserción para jóvenes delincuentes. En el programa de televisión, emitido en 2019, afirmaba que "uno dice yo me quiero ir ya, yo cambio. Uno dice yo voy a ayudar a mi prójimo". "Estoy a lo que me venga, a lo que la vida me ponga a vivir", añade en la entrevista.

Dentro de la prisión, entre otros proyectos, participó en el rodaje de un largometraje basado en historias suyas y de sus compañeros. Afirmaba J. M. V. que, de niño, había sufrido maltrato y que eso le había cambiado para siempre. Con los ojos llenos de lágrimas, y mirando a cámara, se dirigió a los familiares de su víctima en Colombia: "Les pido perdón, porque he hecho cosas pues... que no se hacen. Pero aquí estoy, estoy creciendo como persona. Que sí, que quizás muchos me odien, pero estoy cambiando".

Afirmaba que le había costado hacerse a las rejas, a los horarios estrictos, pero que estaba listo para empezar de nuevo: "Todos merecemos una segunda oportunidad". Y, para terminar, una reflexión suya: "Cuando estoy durmiendo pues... me pongo a pensar cosas. Me pongo a pensar en mi proyecto de vida, que es en lo que a uno le da por pensar cuando está encerrado".