Suscríbete Caso Abierto - eldia.es

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio en Barcelona

La expareja de la acusada por el crimen de Vilanova: "Estaba anulado como persona"

Uno de los principales testimonios define Alba Andreu como manipuladora y niega, como explicó la procesada, que la maltratara y que él se hubiera inventado una novia ficticia para el otro imputado, Ismael Molina

Cuarta jornada del juicio por el parricidio de Vilanova

Cuarta jornada del juicio por el parricidio de Vilanova Agencia ATLAS / ZOWY VOETEN

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Cuarta jornada del juicio por el parricidio de Vilanova J. G. Albalat

Era uno de los testimonios más esperados en el juicio que se está celebrando en la Audiencia de Barcelona contra Alba Andreu por inducir a su amigo, Ismael Molina, a asesinar a su padre el 8 de junio del 2019 en el domicilio familiar de Vilanova i la Geltrú. Ante el jurado popular compareció este lunes Arnau S., la expareja de Alba al que esta había acusado de maltratarla, amenazarla y de inventarse una trama ficticia con personajes falsos, como Julia, una ficticia y virtual novia para Ismael, organizaciones parapoliciales y clanes mafiosos. "Llegó un punto que estaba anulado como persona, que era incapaz de tomar ninguna decisión (...) Cualquier pregunta que me hiciera, lo mínimo que fuese, siempre respondía ella", relató este joven.

De su boca salieron palabras que reflejaban a una Alba no tan cándida como la que se sienta en el banquillo. Una Alba, precisó, "manipuladora" y dominadora y que hacía con él no que quería, llegando a pesar, incluso, que la ficticia Alba era real, aunque con el tiempo descubrió que eran un invento. A pesar de que la acusada en su declaración apuntó que era Arnau, que también es amigo de Ismael, fue quien se había inventado este personaje, el testigo lo negó rotundamente y aclaró que la que era su pareja le había hecho creer que esa mujer era de carne y hueso, pero que, al final, se dio cuenta que no era así e intentó avisar a Ismael, aunque este le insistió en que tenía pruebas. Arnau y Alba tuvieron una relación sentimental hasta cerca de un mes antes de que Ismael, que padece esquizofrenia paranoide, matara a su padre clavándole un cuchillo en el cuello, como el mismo ha confesado.

Arnau aseguró al tribunal popular que su relación con la acusada y su ruptura le causó una depresión y que la muchacha le había mentido, entre otras cosas, diciéndole que estaba embarazada. El joven recalcó que llegó un punto en que no podía discernir la verdad sobre lo que le contaba la que era su pareja. Al preguntarle si creía que a Ismael, que es amigo suyo desde la infancia, le podía haber pasado lo mismo, contestó: "Creo que sí. Si a mi me pasó teniendo el apoyo de mi familia, él, que se separo....Estuvieron mucho tiempo juntos y él quedó asilado. Es fácil que hubiera ocurrido". El objetivo del crimen para Alba, según la fiscalía, era conseguir dinero de la familia de Ismael.

Miedo a ser acusado

El testigo dijo no recordar muchas de las situaciones por las que se le interrogó y sobre las que si contestó durante la investigación del caso y, en este sentido, se contradijo al responder si Alba dijo a Ismael que tenía que matar a su padre. "En ese momento tenía miedo de que si decía de lo que había escuchado me acusarán de algo que yo no había hecho. Primero tenía miedo de que ella viera la declaración y fuera a por mi de alguna forma. Y segundo, de que acusaran de cómplice, cuando no había hecho nada".

Arnau relató que Alba afirmó delante de él y de Ismael que el padre de este último pegaba a su madre, pero la mujer, que también declaró como testigo, lo desmintió: "Jamás en la vida me ha puesto la mano encima, ni a mi ni a mis hijos". La madre de Ismael relató que su hijo le había contado lo del grupo parapolicial para el que hacía vigilancias, pero no le dio más detalles, y que, en su opinión, el joven se creyó tanto la existencia de esa unidad como la de Julia. Aseveró que ella pensó que Ismael estaba metido "en algo malo, muy malo, como en una especie de secta, sobre todo cuando empezó a pedir dinero". En la causa figuran transferencias bancarias de la cuenta de los padres de Ismael a Alba. La mujer creía que era para pagar los estudios de su hijo, sin saber a qué destinatario de lo enviaban.

Compartir el artículo

stats