Suscríbete

Caso Abierto - eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio

El coro de Zaragoza de los DDP pacta reducir su condena una cuarta parte

Muchos se salvarán de ir a prisión, excepto que se les aplique la reincidencia

Fotograma de las diligencias policiales en el que varios miembros participan en el videoclip del supuesto líder DDP.

Afrontaban inicialmente entre todos una condena de 80 años de prisión como miembros del coro de Zaragoza de los Dominican Don’t Play (DDP), pero han llegado a un acuerdo con la Fiscalía que reduce en una cuarta parte sus condenas. Una situación que conllevará que muchos queden inmediatamente en libertad cuando la Audiencia de Zaragoza valide el pacto y decida ejecutar la sentencia. Eso sí, a partir de ahora en su ficha judicial constará su pertenencia a esta asociación ilícita, por lo que una nueva detención les volverá a poner el pie en la cárcel.

Catorce son los jóvenes que el próximo 4 y 5 de mayo ratificarán ante el tribunal provincial el acuerdo alcanzando por el ministerio público y sus abogados defensores. Todos ellos fueron detenidos junto a ocho menores en la operación Sanjo, llevada a cabo por la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Aragón con la que se trató de desmantelar esta banda latina, si bien meses después ha conseguido rearmarse.

Al frente del coro de Zaragoza, que es como se conoce a las ramificaciones periféricas de los DDP cuya base se ubica en Madrid, estaba hace un año Steven Guaronex Vasquez Montero, conocido bajo el alias de Biwan, que será el que más condena cumpla: dos años por pertenecer a esta banda criminal según el Tribunal Supremo, seis meses por tráfico de drogas y otro medio año por tenencia ilícita de armas. Además pagará una multa de 1.620 euros. Este joven asumió el mando después de que su anterior líder, Jeison Giovanni Delgado, de 27 años, conocido como el Flaco, huyera a Colombia donde murió en un siniestro vial.

Sus dos manos derechas eran, al parecer, Miguel Santiago Lerma Vallejo, Colombianito, (recientemente condenado a 4 años por intentar matar a un Black Panther en el parque Grande ) y Juan David Gómez Vallejo. Este último saldrá su condena con un año de cárcel por formar parte de los DDP, seis meses por traficar con droga y otros seis por tenencia ilícita de armas.

Los otros once estaban en un segundo escalón. La Policía identificó a Julio T. L., alias Julito; Jonathan M. C., alias Mosti; Jesús Alfredo E. B., alias Pollo; Cristian Jeffry F. G., alias Machete; Sergio Antonio M. S., alias Versache; Jefferson Israel Ch. G., alias Indio; Enock A. M.; Michael D. C., alias Titua; Juan Estibel F. C., alias Minitu; Clifton S. V.; y Fraindy M. C. Todos ellos aceptaron un año de cárcel y el pago de 1.080 euros. 

Señalaba el fiscal en su escrito que la organización DDP en Zaragoza, pese a estar menos estructurada y jerarquizada que en épocas anteriores, ha continuado ejerciendo actividades ilícitas asentando su territorio en el barrio de San José, siendo los principales lugares de reunión de sus miembros la plaza Mayor, el parque de la Granja y la plaza de la Memoria. La rivalidad mantenida entre miembros de los DDP y miembros de la banda denominada Black Panthers (BP) ha dado lugar a numerosos enfrentamientos en diversos puntos de la ciudad, en algunos casos multitudinarios y tumultuarios con uso de machetes y cuchillos, y en otros con resultados de lesiones graves para quienes han resultado agredidos.

Los adolescentes afrontan 13 años en un centro de menores

La especial facilidad para manipular y adoctrinar a jóvenes de edades entre los 14 y los 17 años y, tal y como reconoce la Fiscalía, que la ley "es más benévola" con los menores, llevó al coro de Zaragoza de los Dominican Don’t Play (DDP) a captar a adolescentes para el tráfico de drogas, uno de los sistemas de financiación de la banda. También eran importantes en las reyertas con machetes con la banda rival Black Panther. Los ocho que fueron arrestados afrontan 13 años en un centro de menores. Dos de ellos no es la primera vez que se sientan en el banquillo, son Francisco Manuel G. S., alias ‘Kiko’, quien acabó con la vida de Sami Hamidi de un machetazo, y de Joselito G. R., que le entregó el arma blanca. El primero fue condenado a ocho años de internamiento, mientras que el otro fue castigado con cinco años por el crimen de la calle Princesa en el que murió un joven en lo que se denomina un bautizo de sangre. 

Compartir el artículo

stats