Los casos de violencia machista suben entre las mujeres con más de 65 años

Canarias afronta la recta final del año con 5.530 altas activas en el sistema ‘VioGén’

Hay 645 casos con probabilidades de sufrir agresiones muy graves o letales

Última marcha por el 25N en Santa Cruz de Tenerife. | | MARÍA PISACA

Última marcha por el 25N en Santa Cruz de Tenerife. | | MARÍA PISACA / Iván Alejandro Hernández I.A.H.

Iván Alejandro Hernández

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han incorporado cinco casos más de mujeres mayores de 65 años en noviembre respecto al mes anterior al Sistema de seguimiento integral en los casos de Violencia de Género (VioGén) del Ministerio del Interior, hasta un total de 154. De las cinco franjas de edad que estratifica el sistema policial, es la segunda con menos cantidad. Sin embargo, es el grupo en el que más se ha incrementado el número de casos bajo vigilancia en comparación a octubre, un aspecto relevante teniendo en cuenta que suele adolecer, precisamente, de dificultades para denunciar o visibilizar.

De las cinco víctimas mortales este año en las Islas, dos tenían más de 65 años; en marzo, el Instituto Canario de Igualdad condenó el feminicidio de una mujer de 85 años a manos de su sobrino en San Mateo (Gran Canaria) y, en agosto, repetía su repulsa por el asesinato machista de una nonagenaria a manos de su pareja en Valle de Guerra (Tenerife). El año anterior, una de las tres mujeres asesinadas por violencia machista tenía 82 años y, en 2022, tuvieron lugar los feminicidios de dos mujeres de 85 y 82 años.

Lema de la campaña del 25N

Precisamente el lema gubernamental de la campaña del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, del año 2022 ponía el foco en las mujeres canarias mayores. De forma paralela, ese mismo año la Universidad de La Laguna elaboró un estudio titulado La situación de las mujeres mayores de 65 años que sufren violencia de género en la Isla de Tenerife, encargado por el Cabildo.

Las fuerzas policiales identifican un nivel de riesgo extremo en el grupo de 18 a 30 años

Entre otras conclusiones, se ponían de relieve que las mujeres de más de 65 años tardan más en denunciar, llegando incluso a convivir durante más de 50 años con su agresor, al haber socializado durante el franquismo y entender la opresión y represión como algo normal que hay que asumir. El estudio también hacía hincapié en la violencia económica, que sufren más del 50% de las participantes, es decir, reconocían estar excluidas de la toma de decisiones económicas en la vida familiar ni recibir ningún tipo de aportación.

Este año, además del aumento en los casos de violencia machista entre las mujeres mayores de 65 años dados de alta en el VioGén, también se incrementaron las llamadas al servicio de Atención a Víctimas de Violencia de Género 1-1-2 Canarias entre enero y octubre, respecto al mismo periodo de 2022: «795 de 56 a 75 años (660 llamadas el año anterior) y 86 llamadas de mujeres mayores de 76 años (91 el pasado año)». Aunque es leve, supone una mayor toma de conciencia y de denuncia ante casos que quedaban ocultos, tal y como recordaba la Red Feminista de Gran Canaria durante la marcha del 25N con el lema «el tiempo de silencio ¡se acabó!».

Por grupos de edad

Además de esta franja de edad, el sistema VioGén incorporó cuatro nuevos casos de mujeres de entre 18 a 30 años, donde se identifica el único calificado como de riesgo extremo. Con ese nivel, la protección de la víctima es permanente y se establece un control exhaustivo sobre el agresor. En conjunto, este grupo tiene localizados 1.362 casos activos, de los cuales diez están en riesgo alto y 253, en medio.

La franja de edad de entre 31 a 45 representa más del 40% de los casos del programa de Interior

Si no se localiza al agresor, con un nivel de riesgo alto se debe invitar a la víctima a un centro a acogida o a cambiar de domicilio, además de establecer controles frecuentes sobre la vivienda o el lugar del trabajo; si se conoce el paradero del agresor, se le realizarán controles aleatorios, además, contactando con su entorno. Con un nivel medio, se plantea si es necesario el ingreso de la víctima en un centro de acogida, se realizan controles ocasionales y se insta a la Fiscalía a asignar un dispositivo telemático de control al agresor.

Además, al igual que todas las víctimas que entran en el programa, se le proporciona un plan de seguridad personalizado con medidas de autoprotección, como llevar siempre un teléfono móvil, hacer un uso seguro de las redes sociales, adoptar rutinas de seguridad en los desplazamientos o planificar una rutina de huida en caso de nueva agresión.

También se incrementa el número de mujeres menores de 18 años víctimas de violencia machista bajo vigilancia policial, con tres más que suman un total de 75 casos activos, tres en riesgo alto y 18, medio. El grupo más numeroso dado de alta en VioGén, el de las mujeres de entre 31 y 45 años, permanece con el mismo número de casos activos respecto al año pasado: 2.369, con 28 en riesgo alto y 372 en riesgo medio. Por último, descienden en la franja de entre 46 y 64 años en nuevo casos menos, es decir, que pasan a considerarse inactivos (aunque puede volver a cambiar si fuera necesario); 1.570 casos, once en riesgo alto y 232 en riesgo medio.

En total, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado vigilan 5.530 casos de mujeres víctimas de violencia machista, una en riesgo extremo, 54 en riesgo alto y 892 en riesgo medio.

Casi 3.000 casos con menores

Del total de casos de violencia machista bajo vigilancia policial, 2.846 cuentan con menores a cargo de la víctima, cinco menos que en octubre. El sistema VioGén hace una distinción de tres categorías de los menores en este punto: en situación de vulnerabilidad, en riesgo y de especial relevancia. En el Archipiélago, hay 678 menores en situación de vulnerabilidad derivada de casos de violencia machista en su entorno. En riesgo de que puedan ser agredidos, son 84: cinco en un nivel alto y 79 en un nivel medio. Y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado vigilan en los que califican como casos de especial relevancia, donde exite «probabilidad de que el agresor ejerza sobre la víctima violencia muy grave o letal», a 645, uno en nivel extremo; 47 en riesgo alto y 597 en riesgo medio. | I. A. H.