Una sentencia avala un despido por culpa de la cena de empresa: el riesgo real al que estás expuesto

Se acerca la Navidad y con ella las cenas de empresa, cada año más peligrosas

La temporada navideña trae consigo la tradicional cena de empresa, un evento que ha estado prácticamente paralizado durante los últimos dos años debido a la pandemia, pero que ahora vuelve con fuerza. Esta jornada suele ser una oportunidad para estrechar lazos entre compañeros de trabajo, donde los jefes y jefas muestran su lado más cercano. Sin embargo, también conlleva sus riesgos.

En muchas ocasiones, es común hacer bromas acerca de la posibilidad de que alguno de los miembros de la empresa se exceda con el alcohol durante la cena. Pero en casos más serios, se han producido altercados que han generado preocupación. Por lo tanto, es natural preguntarse: ¿Puedo ser despedido si me comporto de manera inadecuada durante la cena de empresa?

La respuesta, respaldada por una sentencia judicial, es que sí, aunque en casos extremos.

El Tribunal Supremo emitió su dictamen el pasado 31 de mayo de 2022, confirmando el despido justificado de un empleado que agredió e insultó a un compañero después de una comida de Navidad. Los hechos ocurrieron después de una discusión sobre el funcionamiento de una máquina tragaperras que se encontraba en el lugar donde se celebraba la comida, y que culminó con amenazas graves.

Si bien este caso fue extremo, la sentencia respalda la posibilidad de un despido justificado en situaciones de altercados ocurridos fuera del entorno laboral, siempre y cuando tengan implicaciones en el ámbito laboral. Además, el Tribunal citó el Estatuto de los Trabajadores, considerando este tipo de comportamiento como una "infracción muy grave", tal y como establece el artículo 54.2c en relación a las ofensas verbales o físicas dirigidas al empresario, a los empleados o a sus familiares.

No obstante, es importante tener en cuenta que, en general, para que un empleado sea despedido por un insulto o comentario inapropiado, deben existir faltas anteriores de este tipo o comportamientos gravemente inapropiados por parte del empleado. Así lo señalan expertos legales de Legálitas.

Relaciones amorosas entre compañeros de trabajo y difusión de fotografías: otros aspectos a considerar

Otro aspecto común en estos encuentros son los romances que pueden surgir entre compañeros de trabajo. En principio, esto se considera un asunto privado, a menos que existan políticas internas en la empresa que regulen las relaciones entre empleados que comparten lugar de trabajo, lo cual puede llevar al cese o traslado de uno de los involucrados, según explican los expertos.

Otra preocupación posible es la difusión de fotografías del evento en las redes sociales. Es importante tener en cuenta la prudencia antes de compartir contenido de terceros sin su consentimiento. Incluso si alguien aparece posando en una fotografía, no siempre está claro si se ha dado permiso para su difusión a terceros. Por lo tanto, es fundamental ser cauteloso al reenviar este tipo de imágenes, como argumentan los expertos de Legálitas.

Además, es importante tener en cuenta que el consentimiento puede ser revocado. Esto significa que, incluso si la foto o el video ya ha sido publicado en una red social, la persona que aparece en la imagen puede solicitar al autor o a la propia red social que sea retirada.