Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acto

El general Hernández Mosquera pide mejorar el servicio con las personas vulnerables

El jefe de la Guardia Civil en Canarias defiende la colaboración con otros cuerpos de seguridad

20

Toma de posesión del nuevo General Jefe de la Guardia Civil para Canarias María Pisaca

El general de Brigada Juan Hernández Mosquera, jefe de la Zona de la Guardia Civil de Canarias, afirmó este viernes, 20 de enero, que los índices de seguridad en el Archipiélago son "razonablemente satisfactorios". No obstante, afirmó que es consciente de que agentes y mandos deben seguir esforzándose en "mejorar el servicio, protegiendo al ciudadano y sus bienes de forma general".

Y, además, Hernández Mosquera hizo especial hincapié en la importancia de defender a los colectivos más vulnerables, como son "las mujeres que sufren la violencia de género, los menores, las personas mayores, los inmigrantes que llegan a las costas canarias o aquellas personas que sufren el odio y rechazo de una minoría".

Estas palabras fueron pronunciadas durante su intervención en el acto protocolario de toma de posesión como máximo responsable del Instituto Armado en la Comunidad Autónoma, que tuvo lugar en la Comandancia Provincial en Ofra (Santa Cruz de Tenerife).

El general jefe de la Guardia Civil en las islas comentó que "debemos redoblar nuestro esfuerzo en dar respuesta a fenómenos crecientes, como la ciberdelincuencia. Además, se mostró convencido de la importancia del "trabajo en común" y de la coordinación e interlocución con otras instituciones, como los jueces, fiscales y los cuerpos de seguridad".

En este último apartado, se refirió a "nuestros compañeros de la Policía Nacional", de la Policía Canaria y de las policías locales. Pero también estima fundamental el apoyo constante de las Fuerzas Armadas, de sus tres ejércitos, ampliamente presentes en Canarias y que hoy nos acompañan en este acto militar, como muestra del excelente entendimiento entre nosotros".

También se refirió a sus subordinados para advertirles de que "si bien seré exigente en el cumplimiento del deber, no dudaré en ser vuestro primer valedor, porque creo firmemente que todos y cada uno de los miembros del cuerpo deben ser objeto de cuidada atención por parte de todos los mandos".

Recordó que "no hay tarea más honrosa ni que mejor defina a los distintos responsables de la Guardia Civil, más allá de demostrar una conducta ejemplar e intachable, que la permanente preocupación por sus subordinados, sabedor de que, en la medida que tengamos a guardias civiles satisfechos y motivados, mejor servicio, si cabe, se prestará a los ciudadanos".

El general de Brigada recordó que la Guardia Civil tardó más de 50 años en implantarse en Canarias, "pero lo hizo con paso firme". Según Hernández Mosquera, 124 años después, el Instituto Armado cuenta con más de 4.000 agentes y mandos en sus unidades territoriales y especialidades, "que están desplegados en una Comunidad Autónoma extensa y variada, con más de 1.500 kilómetros de costa, con la mayor altitud de la nación y con casi 2.300.000 ciudadanos empadronados, de los cuales más de un millón son protegidos directamente por la Guardia Civil".

A esa cifra general hay que sumar, según el jefe de la Zona de Canarias, la población flotante, que supera los 15 millones, gracias a los turistas que llegan al Archipiélago.

Juan Hernández Mosquera explicó que en Canarias existen 44 puestos de seguridad ciudadana de diferentes categorías, agrupados en nueve compañías, diez destacamentos de Tráfico, 15 unidades de Fiscal y Fronteras desplegados en siete puertos del Estado y ocho aeropuertos, unidades aéreas, servicios marítimos, especialistas de montaña y unidades de investigación, entre otras.

El general de Brigada hizo hincapié en los valores de la institución, como compromiso, honradez, lealtad y sacrificio para realizar el servicio. También recordó la importancia de que los ciudadanos "se sientan seguros, protegidos y, en muchas ocasiones, simplemente, que puedan ser escuchados, atendidos,...saber que el Estado, representado en un cuartel, una patrulla, un teléfono donde llamar...siempre estará ahí, en la carretera, en la montaña, en los festejos y tenderetes, o simplemente en la noche, mientras el ciudadano reposa en su vivienda".

Además, advirtió de que "el cuerpo necesita también de la ciudadanía, desea que le traslade sus inquietudes, sus preocupaciones,...necesarias para adaptar el servicio, para potenciar su labor y para ser más eficaces". Según Hernández Mosquera, también "requiere de su colaboración, porque cada ciudadana y ciudadano de bies es un actor de la seguridad común, que encauzada convenientemente multiplica la labor de los cuerpos de seguridad, ya sea en su faceta preventiva o a la de investigación cuando se produce un ilícito".

Compartir el artículo

stats