Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Canaria y Tenerife demoran la atención temprana a los niños isleños

Las islas no han aplicado los protocolos de derivación establecidos en la Ley | La falta de ficha financiera lastra el desarrollo de este servicio establecido en 2019 las islas

Momento de la reunión entre los representantes del Ejecutivo regional y de la Plataforma de Atención Temprana y Derechos de la Infancia El Día

Gran Canaria y Tenerife están demorando la asistencia a parte de los 9.000 niños que requieren atención temprana al no haber aplicado correctamente los protocolos de derivación establecidos en la Ley Canaria de 2019. Así lo han advertido los representantes de la Plataforma por la atención temprana y los derechos de la infancia (Patdi) al Gobierno autonómico en una reunión a la que han acudido tanto los consejeros de las tres áreas implicadas (Sanidad, Derechos Sociales y Educación) como el presidente autonómico, Ángel Víctor Torres

"Tenerife y Gran Canaria no están derivando correctamente a los niños", explica Ana Olmeda, secretaria de la asociación. Y es que en estas dos islas los pequeños siguen teniendo que pasar primero por los servicios especializados en pediatría o salud mental del sistema hospitalario antes de poder llegar a las Unidades de Atención Temprana. Este protocolo no se encuentra en consonancia con las obligaciones de la Ley autonómica, que, en su artículo 11, insiste en que la derivación a estos servicios debería llevarlo a cabo directamente el facultativo en atención hospitalario o el pediatra de atención primaria. Este problema es aún más visible en las islas capitalinas porque en Fuerteventura y La Palma - las dos islas en las que se pusieron en marcha unidades - , "sí está funcionando de manera correcta", como destaca Olmeda. 

A ojos de la plataforma esto tiene relación con la centralización de este servicio en las gerencias sanitarias, que están lastrando la posibilidad de coordinar correctamente la atención temprana. En este sentido, durante la reunión, el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, se comprometió a designar una persona que coordine las unidades, de tal forma que la asistencia se descentralice de los hospitales y gerencias sanitarias.

En todas las unidades hace falta un profesional psicomotricista y en Gran Canaria hay una plaza de psicólogo sin cubrir

decoration

Las unidades tampoco están bien dotadas de personal, y en algunos casos tampoco de recursos. En todas las unidades hace falta un profesional psicomotricista, mientras que en la de Gran Canaria la plaza para psicólogo clínico lleva un año sin cubrir. Si bien, como indicó Trujillo recientemente en el Parlamento de Canarias, la carencia de psicólogos en Canarias es un "elemento conductor que nos preocupa", la asociación cree que parte de las trabas se podrían solventar si las selecciones de personal fueran más abiertas en lugar de promoción interna entre el personal del Servicio Canario de la Salud (SCS). Esto, además "está provocando que a estas plazas se presente al que le conviene", destaca Olmeda, quien insiste que "puede ser alguien que no ha trabajado con niños en su vida o que no tenga la especialidad adecuada". Y aunque insiste que los profesionales son "muy buenos en lo suyo", esta falta de formación en Atención Temprana preocupa a las familias. "La ESSCAN ofreció una formación de dos meses pero eso no sustituye la experiencia de cinco años o el posgrado que pide la ley como requisito de entrada", insistió la representante de la Asociación.

Ante este problema, el Ejecutivo ha planteado la posibilidad de hacer una convocatoria específica para cubrir las plazas de las Unidades de Atención Temprana mediante decreto, con una convocatoria abierta y no vinculada a la Gerencia de los hospitales de referencia. La Consejera de Políticas Sociales, Noemí Santana, se ofreció a redactar un borrador de convocatoria para someter a la consideración de Presidencia.  

Para la Asociación, es la falta una ficha financiera la que ha lastrado el desarrollo de este servicio en Canarias. "Desde el principio, la ley se contempló sin financiación, lo que ha complicado su implantación en las Islas", resalta Olmeda. Esto, a su vez, es lo que provoca la falta de dotación suficiente, que en algunas unidades es más clara que en otras. La de Fuerteventura, por ejemplo, carece de los materiales físicos para evaluar a los niños. El Ejecutivo ha admitido las dificultades que suscita esta falta de presupuesto fijo, pero se comprometió a hablar con la Consejería de Hacienda para evaluar el presupuesto, de tal modo que se puedan solventar los problemas de personal y recursos que sufren las unidades.

Finalmente la plataforma comentó la falta de recursos educativos para que la escuela sea realmente inclusiva. La Consejera de Educación aceptó la propuesta de creación de un Equipo Específico de AT de la Plataforma, considerando que es el momento adecuado dado que el próximo curso se inicia en algunos colegios públicos la escolarización de 2 a 3 años y facilitaría la detección temprana de trastornos del desarrollo.

Preguntas y respuestas

¿Cuántas unidades hay?

Aunque la Ley de Atención Temprana entró en vigor el 26 de abril de 2019, Canarias puso en marcha las primeras unidades hasta el 1 de julio de 2020, apuntando que los retrasos se veían motivados por la crisis del coronavirus. El 13 de diciembre de 2020 se abrió la de La Palma y el 17 de junio de 2021 se habilitó la de Fuerteventura. Este año se planea abrir cuatro más repartidas entre Gran Canaria, Tenerife, El Hierro y La Gomera. 

¿Cuántos niños se atienden?

Las Unidades de Atención Temprana del Archipiélago atienden a unos 300 niños. La Asociación estima que hay al menos 9.000 menores que requieren este tipo de asistencia. Según ha indicado el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, se estima que tras la pandemia el 20% de los niños y jóvenes sufre algún problema de salud mental, y el 5% es grave; si bien es cierto que no todos ellos se convierten en discapacidad. 



Compartir el artículo

stats