Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Menos restricciones para bares y eventos que pidan certificado covid en navidad

El Gobierno dejará de financiar las pruebas diagnósticas a residentes | Sin cambios de niveles

El consejero de Sanidad, Blas Trujillo, en su comparecencia tras el Consejo de Gobierno Carsten W. Lauritsen

Los establecimientos de restauración, gimnasios u eventos, así como cualquier tipo de actividad abierta al público, que decida solicitar el certificado covid a sus asistentes para poder entrar podrán gozar de aforos y horarios menos restrictivos que las que establece el nivel en el que se encuentre la isla durante las navidades. Canarias se convierte así en la única región, por el momento, que apuesta porque el certificado covid no sea obligatorio para ciertos sectores, sino que dependa de las necesidades de cada local, a los que incentivará su puesta en marcha con una menor cantidad de limitaciones. Tampoco acota a una actividad específica su aplicación ni a que se produzca en interiores - dado que también existen restricciones en exteriores -, por lo que se podrá solicitar en cualquier ámbito que así lo requiera, ya sea laboral o de ocio. En el caso de que el centro que lo establezca esté en una isla en nivel 1, quedará libre de restricciones.

Esta nueva propuesta debe ser ratificada judicialmente antes de ponerse en marcha - algo que se pretende hacer el próximo lunes - y si logra el aval judicial, se pondrá en marcha de inmediato. Esta nueva medida quiere ser complementaria a las que ya están establecidas en la normativa anticovid de Canarias, así como el control aeroportuario, que se pondrá en marcha, de nuevo, el 1 de diciembre. Esta última medida, sin embargo, tendrá una modificación con respecto a la situación anterior y es que el Gobierno de Canarias no sufragará más las pruebas diagnósticas a los residentes. Cabe resaltar que esta medida se puso en marcha cuando no había vacunas y tan solo existía la PCR como prueba diagnóstica. Dado su elevado precio, el Gobierno decidió correr con los gastos que acarreaba para los residentes que volvieran de la Península.

Si el centro que pida certificado vacunal está en una isla en nivel 1, quedará libre de restricciones.

decoration

Canarias toma estas medidas como fórmula para controlar que el virus se expanda demasiado por las Islas durante el periodo festivo. "Los casos están en continuo ascenso, pero no lo hacen de forma brusca", señaló el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, durante su comparecencia tras el Consejo de Gobierno celebrado en el día de ayer. Esta semana la protagonista de los incrementos ha sido Gran Canaria, que ha incrementado un 46% sus positivos en coronavirus frente a la semana anterior, hasta situarse en 746 casos semanales. Con este crecimiento se ha acercado a las cifras de Tenerife (796 casos semanales) que hasta hace tan solo siete días le llevaba la delantera.

Pese al crecimiento de casos, que también es importante en La Palma (pasa de 19 a 38 casos semanales), Sanidad ha decidido que no es el momento aún para subir de nivel a estas islas, dado que ninguna cumple con uno de los requisitos fundamentales: que sus hospitales estén saturados de casos covid. Según los últimos datos, de hecho, la ocupación de las UCI de Gran Canaria es del 5,71% y la de Tenerife es del 8,9%, lo que supone un riesgo bajo. Asimismo, influye en esta decisión las nuevas directrices acordadas por las comunidades autónomas en el seno del Consejo Interterritorial de Salud por las cuáles se revaluará el nivel de riesgo con respecto a la incidencia acumulada.

La mitad de los ingresos en UCI se producen en personas no vacunadas

decoration

No obstante, y pese a que el nivel de saturación de los hospitales no es alto, el número de pacientes sigue creciendo, especialmente en ingreso en planta. En el día de ayer ya eran 197 las personas con un diagnóstico grave en el Archipiélago y otras 29 en estado crítico, es decir, ingresadas en UCI. De estas, la mayor parte se encuentra en Tenerife, que registra 128 ingresos, aunque la mayoría (el 90%) están hospitalizados en planta. Cabe resaltar que el 43% de las personas que han ingresado en camas convencionales no se habían vacunado, una cifra que aumenta hasta el 50% en las camas de UCI. Además, el 62,8% de los ingresados no tenían patologías previas y de ellos, un 77% no había recibido la pauta vacunal.

Compartir el artículo

stats