Santa Cruz retrasará hasta 2024 la implantación de la Zona de Bajas Emisiones

El Ayuntamiento chicharrero solicitará a Europa la ampliación del plazo de ejecución de las medidas que restringirán el tráfico en el centro de la ciudad

El Consistorio abrirá una oficina de información al ciudadano y aclara que la imposición de multas se realizará de manera progresiva

Tráfico en Santa Cruz.

Tráfico en Santa Cruz. / María Pisaca

Santa Cruz de Tenerife retrasará la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en el centro de la ciudad hasta el primer semestre de 2024. Así lo anunció este martes, 12 de septiembre, la concejala de Movilidad, Evelyn Alonso, quien explicó que el Ayuntamiento chicharrero solicitará a Europa la ampliación del plazo de ejecución de las medidas con las que se restringirá el tráfico en el casco histórico.

Según la normativa climática de la Unión Europea (UE), todos los municipios de más de 50.000 habitantes de España deben tener implantada y en funcionamiento su propia ZBE antes de que finalice 2023, con el objetivo de mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación acústica. Pero, y según comentó Alonso, son "muchos los consistorios del país" que están solicitando una prórroga para poder poner en marcha esta iniciativa, porque la tramitación administrativa está sufriendo retrasos.

"Nosotros ya estamos trabajando en la redacción de los proyectos, pero necesitamos algo más de tiempo", apuntó la edil, quien también recordó que será necesaria la elaboración de una ordenanza municipal específica para regular la Zona de Bajas Emisiones en Santa Cruz, aunque ésta ya esté recogida en la nueva Ordenanza de Movilidad y Tráfico de la capital.

Evelyn Alonso aprovechó para enviar un mensaje de tranquilidad a los conductores, pues, y según manifestó, el Ayuntamiento pondrá en marcha una oficina de información y atención al ciudadano sobre la implantación de la ZBE, para la que aún se está buscando la ubicación adecuada. Asimismo, agregó, la imposición de multas por incumplir las restricciones de la Zona de Bajas Emisiones se realizará de manera progresiva. "Primero nos centraremos en informar bien a los ciudadanos, para que conozcan el funcionamiento de la ZBE. No vamos a comenzar a sancionar desde el principio", matizó.

Animó a los conductores a que acudan ya a las oficinas de Correos para obtener el distintivo ambiental para sus vehículos, también denominado pegatina de la DGT (Dirección General de Tráfico). Precisamente, esta pegatina será "fundamental para la Zona de Bajas Emisiones". "Cuando se produzca un episodio de contaminación o, incluso, de calima, se establecerán restricciones de tráfico en el centro de Santa Cruz. Los coches podrán acceder o no a la ZBE en función del distintivo que tengan, el cual dependerá de los años del vehículo y de su índice de contaminación. Instalaremos sensores y cámaras para el reconocimiento de matrículas. Aquellos que incumplan las medidas, serán sancionados", comentó la edil.

Eso sí, la responsable de Movilidad aclaró que los residentes, los coches de emergencia y el transporte público no tendrán ningún problema para acceder a la Zona de Bajas Emisiones.

Plazo

La Unión Europea establece que las Zonas de Bajas Emisiones deben implantarse antes de finales de 2023, sin embargo, numerosos ayuntamientos de España están solicitando una ampliación del plazo. Es el caso del Consistorio chicharrero, que retrasará la puesta en marcha de su ZBE en el centro de la ciudad hasta el primer semestre de 2024.

Ámbito de la ZBE

La Zona de Bajas Emisiones de Santa Cruz abarcará el espacio comprendido dentro del perímetro delimitado por las calles Ni Fú Ni Fá, Ramón y Cajal, parte del puente Galcerán, plaza Weyler, Méndez Núñez hasta el Cuartel de Almeyda, barranco de Santos, parte de la Rambla, y avenida de Anaga y avenida Marítima hasta el Museo de la Naturaleza y Arqueología.

Restricciones y control del tráfico

Santa Cruz contará con sensores de "última generación" para la medición y control de la calidad del aire y del ruido en el centro de la ciudad. Asimismo, se instalarán cámaras para el reconocimiento de las matrículas de los vehículos. El Ayuntamiento establecerá las restricciones y el control del tráfico, en función del nivel de contaminación, a través de una ordenanza específica. Cuando se produzcan episodios de contaminación, la entrada a la ZBE estará prohibida para determinados vehículos, lo que también se determinará en la citada normativa. Los conductores deberán obtener el distintivo ambiental o la denominada pegatina de la DGT, que será el condicionante que decida qué coches van a poder entrar y cuáles no. Hay cuatro tipos de distintivos, que clasifican los vehículos en función de su impacto ambiental: Etiqueta Cero Emisiones, Etiqueta Eco, Etiqueta C, Verde, y Etiqueta B, Amarilla. Los coches que no tengan etiqueta no podrán acceder en ningún caso a la ZBE.

Dónde se puede obtener la pegatina de la DGT

La etiqueta ambiental para los vehículos se pueden obtener en cualquier oficina de Correos. Su precio es de 5 euros y será necesario mostrar el permiso de circulación del coche y el DNI (Documento Nacional de Identidad). Asimismo, también se puede adquirir por internet, en la plataforma que ha creado la DGT. El precio es de 6,5 euros, con los costes de envío incluidos.

Multas

El acceso no permitido a una Zona de Bajas Emisiones constituye una infracción grave, que será sancionada con una multa de 200 euros. Esta sanción no conlleva retirada de puntos del carnet de conducir.

Oficina de Información

El Ayuntamiento de Santa Cruz pondrá en marcha una Oficina de Información sobre todo lo relacionado con la Zona de Bajas Emisiones. El Consistorio está buscando la localización adecuada.