«Batalla campal» en una asamblea del Náutico entre la presidencia y socios

El presidente suspende la asamblea en la que se votaban los presupuestos de 2023 | Socios manifiestan su desacuerdo con los gastos realizados y con las cuentas

Club Náutico de Santa Cruz de Tenerife.

Club Náutico de Santa Cruz de Tenerife. / E. D.

El Real Club Náutico de Tenerife (RCMT), situado en Santa Cruz, vivió el pasado martes, 28 de febrero, una asamblea que algunos socios han calificado de «bochornosa», y en la que se produjo, según señalan, «una batalla campal» contra el presidente, Enrique Martínez, «por su gestión relacionada con los presupuestos» de la entidad. A última hora, éste decidió suspender la asamblea general, que volverá a celebrarse el lunes 20 de marzo.

La Junta Directiva ha emitido un escrito, dirigido a los socios, explicando los motivos por lo que la asamblea fue suspendida, indicando que «el ambiente en el que se estaba desarrollando el acto no era el apropiado para una sociedad como la nuestra». En concreto, se celebraron dos asambleas, la primera para modificar artículos de los estatutos, cuestiones que fueron aprobadas, y la segunda para someter a votación las cuentas de 2022 y los presupuestos para 2023. La primera votación finalizó a las 23:30 horas, con 59 votos en contra y 26 a favor.

«El 80% de los socios ya habían abandonado el acto por lo avanzado de la hora y dos socios solicitaron a la presidencia la suspensión de la asamblea, pues consideraban que no había representación suficiente para aprobar o rechazar los presupuestos de 2023. Teniendo en cuenta estas opiniones, la hora y el ambiente en el que se estaba desarrollando el acto, se decidió suspender la asamblea. Un grupo de socios provocó una situación muy desagradable, nunca vista en nuestra sociedad», se explica en el escrito.

Algunos socios no están de acuerdo con los gastos que se realizan, alegando que existe un desfase en las cuentas «de más de 400.000 euros» y denunciando gastos, «por parte de la presidencia, en ropa, zapatos o comidas». Por su parte, la presidencia espera que en la próxima asamblea se aprueben los presupuestos de 2023. «En el caso de que no fueren aprobados, esta junta deberá adoptar una serie de medidas».