Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El inicio del adiós de la Refinería de Santa Cruz de Tenerife

Cepsa comienza el desmantelamiento de las instalaciones con la retirada, mediante una grúa, de un recipiente de merox

27

Inicio de la desinstalación de la Refinería de Tenerife María Pisaca

El 23 de mayo de 2022 pasará a la historia como el día en el que Cepsa inició el proceso de desinstalación de la Refinería de Santa Cruz de Tenerife, la más antigua de España, pues puso en marcha su actividad el 29 de noviembre de 1930, hace ya casi un siglo. El comienzo del adiós de esta planta industrial, que durante tantos años ha formado parte del paisaje del municipio, de la vida de sus vecinos y de la actividad económica del Archipiélago canario, se produjo ayer con la retirada de un primer elemento de la Refinería, un recipiente de merox (proceso químico utilizado en el refinado del petróleo y productos derivados).

Dicha actuación se llevó a cabo, ante la presencia de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (PSOE), el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres (PSOE), el presidente del Cabildo, Pedro Martín (PSOE), el alcalde de la capital chicharrera, José Manuel Bermúdez (CC), y el consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, quienes calificaron el acto de «histórico y trascendental» para Canarias, desde el punto de vista de la transición energética. Asimismo, éstos recordaron que el desmantelamiento y la descontaminación de la Refinería dará paso «al proyecto de ordenación urbanística más importante de España, y hasta de Europa», denominado Santa Cruz Verde 2030, con el que se construirá una nueva ciudad sostenible sobre los más de 575.000 metros cuadrados que ocupa la planta industrial.

La previsión es que la desinstalación finalice en 2025 y que, ya con la descontaminación realizada, Santa Cruz pueda recibir los terrenos en 2030. La Refinería será trasladada al Puerto de Granadilla, a su zona industrial, donde se construirá una terminal solo para el almacenamiento y la distribución de combustibles. La actividad de refino de petróleo se paralizó en 2014, por lo que desde entonces no se destila crudo, y ésta no se volverá a retomar en Canarias. Los combustibles llegarán desde otras plantas industriales de la Península, aunque Cepsa ya ha anunciado que será líder en la transición energética y en la descarbonización de Canarias.

La ministra para la Transición Energética y el Reto Demográfico manifestó que el desmantelamiento de la Refinería será un proceso muy complicado, pero, aseguró, «las administraciones canarias y Cepsa contarán con el apoyo del Estado». «Es un honor participar en este día tan importante para Santa Cruz, para Tenerife y para Canarias, porque se inicia un proyecto pionero y singular de transición energética y de recuperación de más de medio millón de metros cuadrados para el disfrute de los vecinos de esta capital, con unas impresionantes vistas al mar», aseveró la ministra.

Para Ribera, la desinstalación de la Refinería Tenerife es un «importante hito» dentro de la apuesta de España por liderar la transición energética en Europa. Insistió en que, además, «sacar de la ciudad una actividad industrial» ofrece a Santa Cruz una oportunidad única para reordenar la ciudad desde la sostenibilidad.

Recordó que «desde hace ya muchos años», los procesos que se venían realizando en esta planta industrial «fueron disminuyendo para garantizar la correcta calidad del aire que se respira». «Ahora se da un paso más», dijo, que todavía requiere «de una cierta transición, porque se necesitan espacios para el almacenamiento de productos que siguen siendo importantes en nuestro día a día, aunque vayamos avanzando en este proceso complejo de descarbonización de la movilidad, de reducción de los combustibles fósiles, los cuales progresivamente irán desapareciendo».

Manifestó que el desmantelamiento de la Refinería de Santa Cruz es un proyecto pionero, «y un ejemplo de colaboración constructiva tanto entre administraciones como con empresas», que marcará el camino a otras plantas industriales que han quedado incorporadas a tramas urbanas. «Es un día histórico, simbólico y emotivo. Y también es un día bonito, en el que nos acompaña el viento y el sol, para recordarnos donde están las grandes fuentes de energía del presente y del futuro».

El consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, indicó que con el inicio de la desinstalación de la Refinería Tenerife se está reescribiendo el futuro de la compañía, «comprometida siempre con la actividad industrial, con el abastecimiento energético, con la garantía del suministro y con la creación de puestos de trabajo, y lo seguiremos estando». Apuntó que Cepsa aspira a ser líder en energías verdes y en movilidad sostenible tanto en España como en Portugal, y también aspira a ser referente de la transición energética.

Destacó el papel que ha jugado la compañía en el desarrollo social y económico de Canarias, además de garantizar su abastecimiento energético en más de un 65% por ciento en la actualidad. Wetselaar subrayó que Cepsa tiene «la firme voluntad de seguir siendo el referente energético de las Islas y de contribuir a su descarbonización en colaboración con todas las autoridades y agentes económicos».

El consejero delegado de Cepsa aprovechó también para homenajear a los trabajadores de la Refinería, «pues llevan años manteniendo viva esta planta y hoy (ayer) inician un gran trabajo de desinstalación, un trabajo muy importante para impulsar la transición energética de Canarias, para devolver este espacio a los tinerfeños». «Estoy muy orgulloso de todos los trabajadores». Éstos no perderán sus empleos, pues serán trasladados a otras instalaciones.

El consejero delegado de Cepsa y la ministra para la Transición Ecológica, ayer en la Refinería de Santa Cruz de Tenerife. MARIA PISACA

El presidente del Gobierno de Canarias resaltó que la Comunidad Autónoma está apostando por un modelo distinto, caracterizado por la sostenibilidad ambiental y las energías renovables, y «un ejemplo de ello es la desinstalación de la Refinería de Santa Cruz». «Se entregará un suelo que ha servido para dar carburante a las Islas y que se convertirá en un espacio limpio, modélico, participado por todos. Estamos ante uno de los actos más relevantes de la historia de Canarias», comentó el socialista Ángel Víctor Torres.

Por su parte, el alcalde resaltó que con el inicio del desmantelamiento de la Refinería se convierte en realidad el acuerdo que firmó con Cepsa en 2018, con el que «se estableció la hoja de ruta para el proyecto Santa Cruz Verde 2030». «Hoy se abre una puerta hacia el futuro de esta capital; se abre una oportunidad de transformación urbana, la más importante de Europa. Debemos ser un ejemplo para el mundo, que asistirá a la construcción de una ciudad sostenible donde hoy hay tanques, chimeneas y tuberías; una ciudad que tendrá paseos, zonas verdes, una nueva rambla de acceso a la capital, y nuevas zonas de baño».

Bermúdez indicó que éste es un reto que «se debe afrontar de manera colectiva, en el que la ciudadanía tendrá mucho que decir y en el que será decisiva la cooperación entre las administraciones». «Debemos, junto a Cepsa, ser ambiciosos. Debemos alejarnos del más de lo mismo y ser mejores».

El presidente del Cabildo comentó que, en relación al proyecto Santa Cruz Verde 2030, la Corporación insular tendrá que modificar el Plan de Ordenación de Tenerife, «trabajando con el Gobierno de Canarias y con el Ayuntamiento, con el fin de planificar una propuesta de ciudad para el futuro, que sea una carta de bienvenida para todo aquel que llega a la capital y un ejemplo de desarrollo urbanístico modélico».

Según informa Cepsa, el desmantelamiento se producirá de forma gradual y se extenderá hasta 2025. Para ello, se seguirá un cronograma consensuado con el Gobierno canario, «garantizando que ninguna de las actuaciones comprometa la seguridad ni la actividad que actualmente presta la instalación para seguir respaldando el suministro energético de las Islas». La primera medida contempla la retirada y recuperación del suelo de la unidad conocida como Merox, y la segunda se centrará en el entorno donde se encuentran los tanques de almacenamiento de crudo, que se realizará también este año.

PILDOREADO:
  • CRONOLOGÍA

    1. 1930: NACIMIENTO

    La Refinería de Santa Cruz de Tenerife, la primera en España, nace solo unos meses después de la creación de 1929 de la compañía que la construye: Compañía Española de Petróleos SA (Cepsa). Comienza a operar el 29 de noviembre de 1930 con crudo de Maracaibo (Venezuela). La empresa elige la capital tinerfeña, en vez de Ceuta, por la privilegiada posición geoestratégica de Canarias. Cuando comienza a operar, está a las afueras de la ciudad, pero con la expansión urbana queda en una zona céntrica. Da trabajo a miles de isleños.

    2. 2013: PRIMERA PARADA

    En julio de 2013, la Refinería suspende su actividad de refino de crudo por las dificultades de los mercados. Hay muy pocos antecedentes en la historia.

    2. 2014: PLAN DE CALIDAD DEL AIRE

    El 31 de enero de 2014, el Gobierno canario firma la orden que obliga a la Refinería a bajar sus emisiones de dióxido de azufre al menos un 29%. Cepsa asegura que "pone en peligro la viabilidad" de la planta chicharrera.

    3. 2014: SUSPENSIÓN DEFINITIVA

    El verano de 2014, la Refinería suspende de forma definitiva su actividad de refino de crudo y pasa a apostar por el almacenaje y distribución de productos procedentes, la mayor parte, de las refinerías de Huelva y Algeciras.

    4. 2022: LUZ VERDE AL DESMANTELAMIENTO

    El 31 de enero de 2022, el Gobierno canario da luz verde al desmantelamiento de la Refinería, que mudará sus almacenes al Puerto de Granadilla. Ayer comenzó el desmontaje.

NOS DA PENA, "YA TODO SE TERMINÓ"

Numerosos trabajadores de la Refinería de Santa Cruz fueron testigos ayer del acto formal con el que Cepsa ha dado comienzo al proceso de desmantelamiento de la planta industrial. Aseguran que sienten pena, porque «ya todo se terminó». Rosendo Rivero, jefe de Operaciones de la Refinería, cuenta que muchos de los empleados seguirán desarrollando su labor en la Isla, en la nueva planta de almacenamiento y distribución de combustibles que se instalará en el Puerto de Granadilla, y otros serán trasladados a plantas industriales ubicadas en la Península. «Éste es mi caso, pues me marcharé a Algeciras. La verdad es que tenemos sentimientos encontrados. Entendemos que debemos echarnos hacia un lado y apostar por el proyecto Santa Cruz Verde, pero también sentimos mucha pena», indica Rivero.

Compartir el artículo

stats