Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cepsa instalará 13 tanques en el Puerto de Granadilla para desmantelar la Refinería de Santa Cruz

El Gobierno de Canarias somete a información pública el proyecto, que costará 84,5 millones, y la evaluación de impacto ambiental del nuevo Parque de Almacenamiento y Distribución de Combustibles

Refinería de Santa Cruz.

La compañía Cepsa instalará 13 tanques en el Puerto de Granadilla para poder desmantelar la Refinería de Santa Cruz. Construirá una terminal de almacenamiento y distribución de combustibles, que ocupará una superficie de más de 120.000 metros cuadrados (equivalente a unos 15 campos de fútbol) y que tendrá una capacidad de almacenamiento de 124.570 metros cúbicos (similar a la capacidad de siete piscinas olímpicas).

El Gobierno canario ha sacado a información pública, durante un plazo de 30 días, la solicitud de Petróleos de Canarias (Petrocan) de autorización y evaluación de impacto ambiental de este proyecto, cuya ejecución supondrá una inversión de 84,5 millones.

El nuevo parque de almacenamiento y distribución de productos petrolíferos, de clase B y C, se ubicará «íntegramente» en el interior de la Zona de Uso Portuario Complementario del Puerto de Granadilla. «Únicamente, la línea eléctrica, que saldría del parque hacia la subestación eléctrica situada en el Polígono Industrial de Granadilla, se situaría fuera de los terrenos portuarios».

En concreto, y según explica Petrocan, el proyecto, «cuyo desarrollo es imprescindible ante el futuro cese de la actividad de la Refinería Tenerife», ubicada en la capital chicharrera, conlleva la construcción de 11 tanques para gasolinas, gasóleos y queroseno de aviación, y de 2 tanques de almacenamiento de Marpol (residuo de composición variable procedente de buques). Este último servicio solo se prestará a los buques que operen con el parque, «para su posterior envío al gestor autorizado de los aceites extraídos».

Los tanques, que serán cilíndricos y verticales, tendrán «diferentes volúmenes agrupados en dos cubetos de retención, cuya distribución será tal que cumplirá con lo establecido en el Reglamento de instalaciones petrolíferas».

Según indica Petrocan, todos los tanques estarán equipados con los elementos necesarios para evitar el sobrellenado. Además, los depósitos de gasolina dispondrán de velo interno flotante para «reducir las emisiones de vapores a la atmósfera». Con respecto a posibles vertidos accidentales, en la documentación del proyecto se aclara que no se produciría contaminación de suelos.

La nueva terminal también incluye un cargadero de cisternas, así como «las instalaciones auxiliares necesarias para su correcto funcionamiento», entre las que se encuentran el sistema de bombeo, redes de drenaje, tratamiento de aguas hidrocarburadas, tuberías y centros de trasiego, líneas de interconexión al dique, sistema de control, sistema eléctrico, protección contra incendios, línea eléctrica de conexión, sistema de tratamiento de purgas de tanques, unidad de recuperación de vapores y separador de pluviales.

También se contempla la adaptación de la alineación del Dique Exterior del Puerto de Granadilla, «al objeto de la recepción y suministro de productos petrolíferos, llevando a cabo, para ello, la instalación de líneas con la zona de atraque de buques». El abastecimiento de productos al parque de almacenamiento y la distribución de combustibles se realizará a través de buques que atracarán en el Muelle Rivera o en el Dique Exterior del Puerto de Granadilla. Y la expedición de productos se realizará mediante camiones cisterna, que descargarán en el cargadero/descargadero del parque, y mediante tuberías a buques.

Edificaciones anexas

El nuevo parque también contará con edificaciones anexas a las instalaciones de almacenamiento. Éstas son el edificio de control de acceso a la terminal; la sala de control; el edificio de instalaciones eléctricas y de comunicaciones; el taller y almacén; el almacenamiento de residuos; el laboratorio; los aseos, vestuarios y zonas comunes; la sala de descanso; la sala de usos múltiples; el parking, y la sala de bombas y equipos.

Petrocan deja claro que en la nueva instalación no se realizará ningún proceso de transformación. «La naturaleza de todos estos productos no produce ningún cambio. Simplemente, se recepcionan, almacenan, mezclan y distribuyen, para hacerlos llegar a los diversos puntos de la instalación o al consumidor final». En el proyecto se especifica que el nuevo parque permitirá distribuir combustibles a camiones cisterna y a los buques atracados en el muelle o recibir de ellos combustibles para el suministro posterior a los diferentes consumidores.

 Los interesados podrán consultar el proyecto y el estudio de impacto ambiental en la oficina de la Dirección General de Energía, situada en el Edificio de Usos Múltiples I, en Santa Cruz, «bajo cita previa», así como en la dirección electrónica https://www.gobiernodecanarias.org/energia/descargas/SCyER/ConsPublica/20220408_PA202200001_PA_GRANADILLA_AA.zip.

El alcalde de la capital tinerfeña, el nacionalista José Manuel Bermúdez, destaca la importancia de este proyecto, pues «su ejecución permitirá el traslado de la Refinería para que la iniciativa Santa Cruz Verde 2030, con la que se creará una nueva ciudad en más de medio millón de metros cuadrados y nuevos servicios para los ciudadanos, se convierta en realidad». «Se trata de un paso más para que se pueda producir el desmantelamiento de la Refinería. Estoy convencido de que muy pronto empezaremos a ver cómo desaparecen ya algunas unidades, algunos tanques», afirma.

En el propio proyecto de Petrocan se señala que la construcción del nuevo parque de almacenamiento y distribución de combustibles en el Sur de la Isla posibilitará el traslado de la actividad actual de Cepsa en la Refinería de Santa Cruz, «manteniendo la actividad logística de distribución de derivados petrolíferos en la misma isla de Tenerife». Asimismo, desde el nuevo parque de Petrocan, que «se convertirá en el principal centro logístico de hidrocarburos de la Comunidad Autónoma, desviando un muy importante flujo de mercancías», se dará suministro a los consumidores de combustible en la zona Sur, así como al resto del Archipiélago, desde un emplazamiento exclusivamente dedicado a la actividad industrial.

La Tejita

Petrocan destaca que este proyecto posibilita también dejar fuera de uso el fondeadero de La Tejita, «punto de repostaje para dar combustible al Aeropuerto Reina Sofía, evitándose de este forma la descarga de hidrocarburos en mar abierto y, por ende, el riesgo de derrames o fugas en la zona». «Con este proyecto, se minimizarían los riesgos medioambientales y de seguridad, al reducirse las distancias desde el punto de suministro a los consumidores, realizándose éste en condiciones más seguras».

Compartir el artículo

stats