Opinión

Fernando Fernández

Sueldo de expresidentes: no

Sueldo de expresidentes: no

Sueldo de expresidentes: no / El Día

De manera recurrente y desde hace años, se viene hablando de establecer en los presupuestos generales de la comunidad canaria, una partida destinada a algo así como una retribución a quienes han ocupado la presidencia del gobierno. El tema no es nuevo, se remonta hasta hace 20 años.

El 30 de mayo de 2004, el entonces presidente don Adán Martín Menis invitó a comer a sus antecesores (el único que lo ha hecho a todos colectivamente y no a título individual). Nos hizo saber su propósito de regular por ley el estatus de los ex presidentes. No volví a saber nada hasta años después, cuando en 2010, el entonces presidente y su gobierno anunció su propósito de proceder a una modificación de la “Ley 1/1983, del Gobierno”. No se habló de establecer una retribución económica de carácter alguno, sino de carácter protocolario, como explicó el entonces portavoz del Gobierno. Eso no fue suficiente para que desde algún medio de comunicación se calificar a los ex presidentes presuntamente beneficiarios de un «cartel de privilegiados». En La Columna, un periodista del mismo medio escribió: «Un sueldo vitalicio y, además, poner a su disposición un coche con chofer y, al menos, una secretaria, parece un exceso y un abus»”. Y yo coincido con aquel periodista que no obstante, en esa misma columna, insistía: «No cabe decir que necesitan recursos para atender su representatividad, porque ya no la tienen, aunque sea duro admitirlo». En el mismo medio de prensa nos dedicaron a los expresidentes El Dardo, hablando de prebendas, privilegios y canonjías (…). Mi hemeroteca privada es una joya útil y necesaria.

Ahora, acabo de conocer que para los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de 2024, se piensa incluir una partida para abonar a los ex presidentes una retribución equivalente a las previstas para los consejeros del Gobierno de Canarias. Es decir, unos 76.000 euros anuales aproximadamente. Espero que semejante desatino no se apruebe. Felipe González dijo que los expresidentes son (somos) como un jarrón chino que molesta y nadie sabe dónde poner. Personalmente, mantengo escasa o nula relación con los ex presidentes, salvo con Jerónimo Saavedra, con quien coincido con frecuencia y gratamente. Creo que nunca él, ni yo tampoco, hemos sido llamados y/o consultados por autoridades en ejercicio. No así para otros actos sociales, culturales o benéficos. Por citar un solo ejemplo, para atender y escuchar a los damnificados por el volcán Tajogaite en la isla de La Palma. Y siempre, siempre, lo hemos hecho con nuestros propios medios.

Debe quedar meridianamente claro que no aceptaré ni un insulto ni una crítica, por algo que no haya hecho. Mi hoja de servicios durante casi 30 años de dedicación a la vida pública, con muchos errores y algún acierto, jamás se vio manchada por escándalos de la corrupción canalla que afecta a los que ejercen actividades políticas. Nunca he ganado dinero con la política. Incluso, durante muchos años, me ha costado dinero de mi bolsillo (y puedo acreditarlo).

No aceptaré, como he repetido tantas veces, ninguna retribución por haber sido presidente del Gobierno de Canarias. Si alguno o algunos de los expresidentes, atraviesan alguna dificultad económica es por su propia responsabilidad. En mi caso, no quiero ni un céntimo de euro. Bastante honor tengo con haber sido lo que he sido.