Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la negociación

Podemos exigirá subir el impuesto de Sociedades en los Presupuestos

Los morados quieren "mejorar" el gravamen para recuperar los 20.000 millones extras que se recaudaban antes de 2008

En una imagen de archivo la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.. EFE

"Queda mucho por hacer en materia tributaria", sentenció Yolanda Díaz el pasado jueves adelantando uno de los focos en los que centrará Unidas Podemos su fuerza negociadora de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado. En concreto, en reformar el impuesto de Sociedades, una de las principales reivindicaciones de los morados desde que arrancó la legislatura. Fuentes de la dirección aseguran que el grado de atención que pondrán a este asunto de cara a al confección de las cuentas públicas de 2023 será "máximo".

Con la proposición de ley para crear dos nuevos impuestos a la banca y a las grandes eléctricas ya presentados, los morados consideran necesario seguir dando pasos hacia una reforma fiscal que el PSOE ya ha rechazado en infinidad de ocasiones. De ahí que Díaz aseverara en una entrevista en RNE que el actual impuesto de Sociedades "no habla bien" de España ni de la "deficiente justicia fiscal que existe" porque la recaudación de este gravamen se ha reducido en un 40% respecto al año 2007, el ejercicio previo a que estallara la crisis económica de 2008, algo que se traduce en que 20.000 millones de euros anuales que dejan de ingresar las arcas del Estado. Fuentes de la dirección morada subrayan que es necesario resolver esta cuestión para lograr que una futura reforma fiscal sea "efectiva".

Buscar el equilibrio

La intención de Unidas Podemos es avanzar en este sentido en los Presupuestos para 2023, en los que se lleva trabajando ya varios meses. Fuentes gubernamentales explican que a lo largo del mes de agosto se realizarán las primeras reuniones, aún con un perfil más bajo, y el intercambio de documentos preliminares. Ya en septiembre es cuando se intensificarán las negociaciones e, incluso, podrían comenzar las conversaciones con los socios parlamentarios para ir atando posibles pactos que permitan la posterior aprobación de las cuentas.

Será en esas negociaciones en las que los morados intentarán sacar adelante sus propuestas fiscales. La vicepresidenta segunda apuntó a que sería necesario "mejorar" el impuesto de Sociedades que, en los pasados presupuestos, se elevó hasta el 15% para las multinacionales, como acordó la OCDE. La dirección sostiene que hay que reducir la brecha que se produce en este gravamen entre "los beneficios empresariales y las bases imponibles" porque mientras los primeros se han recuperado tras la crisis económica, la base sobre la que se calcula el impuesto ha quedado estancada. 

Además de intentar equilibrar este aspecto, los morados incluyeron en su última propuesta de reforma fiscal la limitación temporal al plazo legal para la compensación de bases negativas de ejercicios anteriores a cuatro años. Por otro lado, el acuerdo de coalición recoge la rebaja del 25% al 23% del mismo impuesto para las pymes que facturen menos de un millón de euros al año o la limitación de las exenciones de dividendos de sociedades por su participación en otras. Ambas cuestiones todavía no se han aprobado. Fuentes de la cúpula morada ven una puerta abierta en el PSOE a alguno de estos cambios, aunque consideran que los socialistas se mostraron mucho más dialogantes en 2019 y 2020.

Posibles discrepancias

Otro de los roces que se esperan en las siempre tensas conversaciones entre PSOE y Unidas Podemos a la hora de dar forma a los Presupuestos es el compromiso adquirido por Pedro Sánchez de elevar el gasto en Defensa hasta el 2% del PIB de manera progresiva hasta 2029. Los morados han aplaudido públicamente el techo de gasto aprobado por el Consejo de Ministros esta semana y que supone un incremento respecto al año anterior de cerca de 2.000 millones, pero apuntan a que esto no debe ser entendido como un movimiento para cumplir con los compromisos en materia militar. A este respecto apuntan que en ningún caso aceptarán que el aumento del presupuesto en Defensa suponga "una merma" para las partidas sociales.

Compartir el artículo

stats