La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha asegurado este miércoles que la actual crisis con Marruecos “ha surgido de un acto sin connotaciones políticas, que ni buscamos ni queremos alimentar”, y ha pedido la “lealtad” del PP en materia de política exterior.

Además, González Laya ha recordado a Marruecos que el Gobierno considera que es un país "socio y amigo y así queremos que siga siendo", y ha subrayado "lo mucho que ambos podemos ganar cooperando y lo mucho que podemos perder si no lo hacemos".

La ministra ha respondido así en el Congreso a la interpelación del PP sobre la decisión de permitir la entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, su hospitalización en secreto en un hospital de Logroño y la avalancha migratoria sobre Ceuta y Melilla con la que ha respondido Marruecos.

La portavoz de Exteriores del PP, Valentina Martínez, ha planteado que la decisión de atender a una persona enferma por razones humanitarias es “comprensible y defendible”, pero que debía haberse hecho con transparencia, informando a Marruecos, con el apoyo del PP y con el asesoramiento de organismos como el CNI o el Consejo de Política Exterior.

Martínez ha reprochado a la ministra que el deterioro de la relación bilateral estratégica con el país alauita “era manifiestamente evitable” y consecuencia de una política exterior “que no merece este nombre” y "agravada por una sucesión de desaires que han acrecentado la desconfianza de Marruecos hacia España".

Así, ha considerado que fue un error que se rompiera la tradición del primer viaje presidencial a Marruecos, que parte del Gobierno se manifestara a favor de un referéndum de autodeterminación y que se introdujera en España al líder del Frente Polisario sin informar previamente a Marruecos, como sí se había informado las “otra seis veces que Ghali ha viajado a España desde que están al frente del Gobierno”.

Por eso, ha pedido a González Laya que “rinda cuentas de la forma más transparente posible” y que explique las razones por las que se permitió su entrada en España y su ingreso bajo identidad falsa, así como “el plan que tiene previsto" para su salida de España y si esta se hará “de espaldas a la Justicia”.

En respuesta, la titular de Asuntos Exteriores ha reiterado que esta crisis ha surgido de "un acto sin connotaciones políticas que no buscamos ni queremos alimentar y a la que queremos poner fin cuanto antes”, una labor para la que espera contar con la “lealtad” del PP.

El Gobierno, ha explicado, es consciente del “rechazo” que la decisión ha causado en Marruecos y está “plenamente abierto al diálogo y a mirar al futuro" ya que siempre ha creído que "Marruecos en un país socio y amigo de España y así queremos que siga siendo” y que ambos países se benefician de mantener una buena relación y del progreso mutuo.

Por eso, ha concluido subrayando “lo mucho que ambos podemos ganar cooperando y lo mucho que podemos perder si no lo hacemos”.

Calvo reprocha a Vox que "yéndose a Ceuta" no ayudan

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha dicho este miércoles a los dirigentes de Vox que "yéndose a Ceuta", una ciudad que pasa por "momentos complicados", no han ayudado "contra la violencia en nada".

Carmen Calvo a Vox: “¿A qué han ayudado ustedes contra la violencia yéndose a Ceuta?” Agencia ATLAS | Foto: EFE

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha acusado al Gabinete de una "indolencia y debilidad" que ha sido "percibida por Marruecos", y ha añadido que las prohibiciones de mítines en Melilla y Ceuta -por razones de seguridad- muestran que el Ejecutivo "querría ilegalizar" a su partido.

"Para quienes quieren acabar con España su Gobierno es una gran oportunidad", ha dicho Espinosa en referencia a Marruecos y a "los golpistas" catalanes con los que tienen "una indigna mesa de negociación", por lo que ellos presentaron una proposición de ley para "ilegalizar a los separatistas".

Calvo le ha dicho a Espinosa que con sus reiteradas preguntas que "son siempre lo mismo" todas las semanas, "lo que hace es cuestionar el modelo democrático", entre cuyos principios "está la convivencia de ideas diferentes", algo que en Vox "les sigue costando mucho trabajo" aceptar.

Petición de extradición del opositor venezolano Leopoldo López

Laya ha confirmado que el Gobierno recibió el martes la solicitud formal de extradición del dirigente opositor venezolano Leopoldo López, aunque ha evitado anticipar cuál será la respuesta: "Le daremos trámite como siempre se hace". Así, no ha querido "entrar a discutir" cuál será la posición del Ejecutivo de Pedro Sánchez ante una petición que "acaba de llegar" y que tiene como criba inicial el Consejo de Ministros, que puede dar un primer y definitivo rechazo a la petición que ha llegado desde Caracas.

Si, por el contrario, opta por continuar la tramitación, el caso pasará a la Audiencia Nacional. Si el tribunal determinara que no ha lugar, López no podría ser devuelto a Venezuela, pero si avalara la extradición, la decisión volvería al tejado del Ejecutivo, que tiene la última palabra.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela aprobó el pasado 11 de mayo la solicitud de extradición de López, que fue condenado a 14 años de cárcel por incitar a la violencia durante las protestas antigubernamentales de 2014 y tiene otras causas pendientes en la nación caribeña. López llegó a España tras huir de Venezuela en octubre de 2020 y tanto él como otros líderes opositores, entre ellos Juan Guaidó, han expresado públicamente su deseo de que las autoridades españolas no den trámite a una solicitud que, según alegan, procede de una administración ilegítima.