31 de enero de 2020
31.01.2020
Industria

Ferrari se consagra como la marca más fuerte del mundo

Gracias a la excelencia de sus productos y a un exitoso trabajo para promover su visibilidad

31.01.2020 | 09:42
Ferrari, marca más fuerte del mundo.

Ferrari, la icónica casa italiana de automóviles deportivos de lujo, se consagró por segundo año consecutivo como la marca más fuerte del mundo, según datos de la consultoría especializada Brand Finance.

La marca fundada por Enzo Ferrari, que arrancó el primer bólido que llevaba su nombre, el 125F, en marzo de 1947, repitió un año más al mando de la clasificación por el denominado Índice de Fortaleza de Marca (BSI, por su acrónimo inglés) gracias a la excelencia de sus productos y a un exitoso trabajo para promover y aumentar su visibilidad.

Brand Finance, compañía especializada en economía y finanzas, fundada en 1996 y con sede en Londres y delegaciones en más de veinte países, realizó un análisis en el que Ferrari sumó una puntuación de 94.1 puntos sobre un máximo de 100. Ninguna marca mejora los números de la Escudería de Maranello (Módena, Italia), destaca dicha consultaría.

En el estudio de la consultaría inglesa, que tomó en consideración un período de ocho años, comprendido entre 2013 y 2020, se ve como Ferrari siempre consiguió más de 89 puntos sobre 100, asentándose siempre en la categoría más alta, la denominada AAA. En siete de estos ocho años, la marca italiana consiguió además un AAA+, una "matrícula de honor" que destaca resultados particularmente brillantes.

De hecho, Brand Finance evalúa las marcas con unas categorías que salen del DDD-D (0-20 puntos), en el caso de una firma considerada "muy débil", y que pasan por CCC-C (20-35 puntos, débil), BBB-B (35-50 puntos, intermedio), A (50-65, fuerte), AA (65-80, muy fuerte) y AAA (80-100, extremadamente fuerte).

Se trata de resultados sobresalientes para una marca que representa la excelencia del automovilismo, de la pasión por la velocidad y del espíritu deportivo. Una firma de elite, cuyos bólidos generan sueños en sus compradores o simples admiradores.

Y es que, si bien el primer Ferrari, de 1947, tenía un motor de 1.500 centímetros cúbicos y alcanzaba una velocidad máxima de poco más de 200 kilómetros por hora, la Escudería de Maranello ya lograba construir bólidos que tocaban los 300 kilómetros por hora en los años 50.

Mundo del cine

El "Cavallino Rampante" se hizo rápidamente con fama mundial y nunca le faltaron pretendientes ilustres, también desde el mundo del cine de Hollywood. El estadounidense Steve McQueen, por ejemplo, compró en 1967 uno de los diez ejemplares del 275 GTB/4 Nart Spider, un coche que fue vendido en 2013 en una subasta californiana por cerca de 27 millones de dólares.

Cifras altísimas, que sin embargo no desaniman a los millonarios en invertir en los bólidos rojos, que registraron, siempre en los años 60, ventas por más de 38 millones de dólares en otra subasta estadounidense.

Se trataba de un Ferrari 250 GTO, todo un icono para un "Ferrarista", como son denominados en Italia los expertos de Ferrari. La misma casa italiana le define como "la síntesis perfecta" de su filosofía: compaginar la perfección estética a unas prestaciones de máximo nivel.

Y es que una parte significativa de la fortaleza de la marca italiana es que esta trasciende los confines de la venta de automóviles y trabaja con resultados brillantes en la promoción de su firma en mercancías extra. Ferrari cede su marca para productos como sombreros, gorros, perfumes y varias prendas, lo que le permite aumentar notablemente su visibilidad.

Además, la Escudería italiana inauguró en los últimos años una serie de parques temáticos, en particular en Cataluña y en Abu Dhabi, en los que sus aficionados pueden disfrutar de juegos y experiencias exclusivas.

El parque de Abu Dabi, estrenado en 2010, recibe más de un millón de visitas por año, con entradas a partir de los 80 euros y que tocan cantidades más altas dependiendo de las experiencias exclusivas y "VIP" en los que los clientes estén interesados.

Negocio redonde

Un negocio redondo para la firma italiana, pues este parque fue elegido el pasado diciembre de 2019 como mejor parque temático del mundo, tras preceder a tres grandes de Disney como Disneyland París, Disneyland Shangái y el Walt Disney World Resort de Florida.

Ferrari también cerró en 2014 un acuerdo de 100 millones de euros con PortAventura World para edificar un parque temático en Vila Seca y Salou, a unos cien kilómetros de Barcelona, que fue inaugurado en 2017 ante la presencia de Piero Ferrari, hijo del mítico Enzo Ferrari.

La posibilidad de negocios ofrecida por estas colaboraciones es tan atrayente como arriesgada, pues para marcas de elite, conocidas y reconocidas en todo el mundo, es fundamental asegurarse que los productos externos que llevan su nombre sean de extrema calidad.

Un producto Ferrari de bajo nivel podría manchar y perjudicar la imagen que la Escudería italiana tiene en todo el mundo, siendo sinónimo de altas prestaciones, alto rendimiento y, de paso, alto precio. No hay duda de que, en este sentido, la estrategia de negocio de Ferrari es extremadamente exitosa. Las compañías externas están dispuestas a pagar enormes cantidades de dinero para conseguir la posibilidad de usar la marca Ferrari en sus productos.

Un éxito reflejado en el informe de Brand Finance analizado por EFE, en el que se destaca como, en el período entre 2013 y 2020, el sumatorio del valor de la marca de Ferrari ha sido de 46.904,90 millones de dólares, para un valor de negocio que toca los 115.975,76 millones de dólares.

Números sobresalientes para una marca que también cuenta con su propio hotel temático, que surge en la mismísima Maranello. "Si para ti el caballo rampante es una vocación, un estilo de vida, una marca indeleble en la piel, solo hay un sitio en el que te sentirás en casa: el Maranello Village, el único hotel y residencia temática Ferrari del mundo", se lee en la promoción oficial de Ferrari.

"Saluda el maravilloso monoplaza de Fórmula 1 de dimensiones reales que te espera en la recepción. Cierra los ojos y escucha el ruido de los motores que se calientan. En el aire el perfume de aceite y de los neumáticos", agrega la Escudería de Maranello.

Todo ello permitió a Ferrari consagrarse como la marca más fuerte del mundo por segundo año consecutivo y asentarse en la élite de la economía mundial. A nivel de valor absoluto de marca, el caballo rampante ocupa, en la clasificación ofrecida en el análisis de Brand Finance facilitado a EFE, la posición número 206, tras ganar catorce posiciones con respecto al estudio de 2019, cuando era 220.

En datos referidos precisamente al año que acaba de concluir, Ferrari se posicionó decimosexta por valor de marca en el sector de automóviles, siendo la quinta más valiosa de Italia y la séptima marca de lujo del planeta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook