Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erupción en La Palma

«Ojalá solo la iglesia hubiera caído bajo la lava del volcán de La Palma»

El templo de Todoque fue símbolo de la resistencia contra la devastación causada por las coladas del volcán Tajogaite

La iglesia de Todoque termina engullida por el avance de la lava en La Palma Agencia ATLAS | EFE

Para ver este vídeo suscríbete a eldia.es o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La iglesia de Todoque termina engullida por el avance de la lava en La Palma Ramón Pérez

La iglesia de Todoque no es solo un edificio. Es un símbolo para uno de los barrios más populosos de Los Llanos de Aridane y también para quienes viven la virulencia del volcán Tajogaite, cuya lava arrasa todo lo que encuentra por delante en su camino hacia el mar. Resistió una semana y fue la referencia continua del avance de la lengua de lava. Su torre sobrevivía sobre la destrucción, hasta que no pudo más y fue engullida.

En su historia también está la solidaridad de unos vecinos por convertirse en pueblo, en conseguir el arraigo a un lugar y poder disfrutar de la fe realizando un esfuerzo conjunto para construir su lugar de culto. En sus instalaciones se casaron y bautizaron todos los hijos del barrio, y en sus salones sociales, en los bajos de la iglesia, se celebraron los banquetes. Ahora, de todo eso no queda nada.

En su génesis, la colaboración vecinal fue fundamental. Así lo explica la cronista oficial de Los Llanos de Aridane, María Victoria Hernández, quien señala que, en 1950, unas misiones populares de unos monjes capuchinos, «le comieron el coco» a los vecinos para que construyeran una iglesia. Así se inicia la colaboración para hacer la construcción.

Hernández reseña que no es hasta 1954 cuando aparece en la documentación del archivo histórico del Ayuntamiento la primera visita del obispo Domingo Pérez Cáceres. Desde ese entonces se celebraban misas, «pero aún no tenían ni suelo ni el campanario». Los vecinos aportaban sus donaciones de forma paulatina, y de esa manera se realizaban los elementos constructivos y se compraban elementos decorativos y de culto.

En el año 1950, unas misiones populares de unos monjes impulsaron que los vecinos construyeran la iglesia

La cronista oficial también descubre que su advocación a Pio X fue designada antes de que fuera santo de la Iglesia Católica. Destaca que fue beatificado en junio de 1951, y, antes que en cualquier lugar del mundo, se decidió darle ese nombre de este Papa cinco meses antes de que fuera santificado, en septiembre de 1954. En su fachada ya desaparecida, sobre una piedra volcánica, se puso una placa de bronce en el que se significaba esta anécdota: «primer tempo del Orbe católico dedicado a la advocación del gran pontífice de la eucaristía».

María Victoria Hernández explica que «es más que un local» y pide que no se «ofenda» a la gente que lo sigue perdiendo absolutamente todo. Por eso, señala que «el problema de Todoque va a ser el arraigo de esa zona», por lo que añade que «tenemos que luchar para que esos vecinos sigan siéndolo». El párroco de la zona, Alberto Hernández, apuesta por recuperar misas y celebraciones litúrgicas en la iglesia de La Laguna en cuanto las condiciones de seguridad se lo permitan. Hernández reclama solidaridad, ya que, «cuando la gente empiece a asumir su realidad y que tiene que volver a pensar en un medio de vida, vamos a necesitar empatía, pero también ayuda material».

Bernardo Álvarez

El obispo de la Diócesis Nivariense, el palmero Bernardo Álvarez, envió un mensaje de unión al pueblo de Todoque y expresó su «cercanía a todas las personas que pierden casas y fincas. Álvarez mostró su pesar por las pérdidas de hogares y lugares referentes del pueblo, como el centro vecinal, el centro de salud o la plaza, diciendo que «ojalá se hubiese demolido solo la iglesia y todo el resto del barrio hubiese quedado entero».

Compartir el artículo

stats